Los chinos mandarines

Por si algún caído del catre todavía no se avispó, creyendo que la hegemonía norteamericana gobierna el mundo con su influencia económica-política-social-cultural-mercantil, sabrá a su debido tiempo por los coros de voces que se harán oír cuando sea merecedor de tal conocimiento que es la dinastía Wong la que rige los destinos del universo, no ya de los astros, estrellas, cometas y galaxias, sino en lo que respecta a la esfera del ser humano y sus actividades.
Sin necesidad de realizar una revisión histórica, pues es conocida ampliamente por la población, cabe destacar cómo es la influencia desde las sombras de esta casta privilegiada del imperio. Ellos, vale decir, no están interesados como muchos creen en la acumulación de riquezas, el dominio territorial o las directivas políticas, aunque en tales ámbitos también actúan acordemente a lo que los motiva, que es, para sorpresa de otros, la pacificación, el amor por sus semejantes, la felicidad –suya y de terceros- y, por qué no, la diversión. En esa línea se ufanan en pos de una humanidad sin dioses pero con una alta dosis de hermandad entre sus integrantes. Claro que no hacen de ello una religión ni proponen afianzar un nuevo o viejo culto, que para los tiempos corrientes sería desechada por la confianza popular. De ese modo, conociendo los recovecos más profundos del alma, realizan todo tipo de experimentos, a veces con infantes otrora con países emergentes enteros, para llevar adelante sus beatíficos planes en concordancia con su filosofía. Tal es así, que por ejemplo los dispositivos electrónicos actuales surgieron de los conocidos experimentos ya clásicos con mascotas virtuales que los niños tenían que alimentar, cuidar y proteger, sean ellas alguna especie de animalito en extinción o alguna artemisa u otra simpática plantita que había que regar y darle luz solar. Hoy, esas mascotas se han difundido a gran escala y se respira cierto aire de paz en el ambiente. Los Wong lo sabían muy bien: si el hombre está muy entretenido no tiene tiempo ni ánimos de belicosidad con sus semejantes. Pero no sólo el entretenimiento les propiciaba buenos augurios a la población con sus planes; también lo fue en su momento el trabajo: hombre con trabajo, contento a destajo, decía un viejo proverbio. Ellos diseminaron la cultura del trabajo por todo el globo hasta tal punto que en un momento faltaba mano de obra en muchas fábricas. Pero no fueron los únicos entretenimientos que diseñó la dinastía Wong; es más, la mayoría de los entretenimientos actuales son ideas originarias de ellos, aunque luego los usufructuaran otros entes. Aunque los Wong no son tontos y algún rédito le sacan a sus invenciones, ellos no se preocupan por los beneficios que a posteriori le redituará a alguna empresa, pues son también ideólogos de las leyes del mercado. Ellos, tras ser los primeros en acuñar monedas para facilitar el intercambio de bienes, pergeñaron la idea de los billetes que diseminaron en todas las economías subsiguientes para quienes se relamían por acaparar. Fue de la dinastía Wong la idea de contar billetes en cantidad. En su socialismo ideal, consideraban que era de mayor beneficio para la sociedad en su conjunto que los de mayor capacidad de ahorro cambiaran la propiedad de muchas cosas por la potencialidad de propiedad sobre muchísimas más, y que los más acaudalados se regocijaran sobremanera en su imaginario con la idea que aún hoy está vigente, aunque vaya mutando el dinero de cambio. Los que no comprenden la estratagema de la dinastía Wong se creen en la cresta de la ola, mostrándose como en la cúspide de la pirámide y los chinos mandarines se tapan la boca para no morirse de risa ante la ingenuidad de los que practican el extendido ritual. Así mismo, las democracias occidentales fueron también pensadas por la dinastía Wong, a fin de darle un sustento a la identidad del hombre y crear la sensación de que es uno quien gobierna, pues era sabido por ellos que el mismo necesita aferrarse a alguna idea que lo contenga pues sin ella se sentiría minusválido. Así se desarrollaron los nacionalismos que proliferaron los últimos años y que le daban sentido de pertenencia pues se mostraba la contraparte como algo a lo cual rechazar. Cuando la gente dejó de creer en ellos ( bueno, en Argentina aún quedan vestigios de nacionalismo duro de domar), pues los nacionalismos contenían en sí mismos valores que los propios nacionalistas terminaron por rechazar también, se concretó la idea de liberar el mercado, que es en lo que todos confían hoy por hoy. Pero eso no es todo, si el día de mañana el mercado pierde la confianza de la gente amenazando con acrecentar el descontento popular con la existencia, la dinastía Wong tendrá preparado un nuevo designio para la humanidad. Lamentablemente no lo puedo adelantar, aunque estimo que será para beneplácito de todos, como casi todo lo que han creado en la cultura desde las raíces de la humanidad. Claro que mucho de ello no lleva su firma porque para algún caído del catre le resultaría inverosímil ver un film o un libro con su sello. Esto lo sé porque también crearon el marketing publicitario y, a mí, que soy parte de la dinastía, me aconsejaron firmar con otro nombre. Pero mi verdadero nombre es Wong. James Wong.

La vida esdrújula

La vida cíclica
la vida aséptica
la vida escéptica
la vida ecléctica
la vida esférica
la vida es módica
la vida es cómoda
la vida en brújula.

La vida esdrújula
la vida estúpida
la vida mágica
la vida cínica
la vida tórrida
la vida mórbida
la vida sórdida
la vida es única.

La vida lúcida
la vida lúdica
la vida impúdica
la vida implícita
la vida ilícita
la vida práctica
la vida empírica
la vida en táctica.

La vida teórica
la vida lógica
la vida intrépida
la vida íntima
la vida pública
la vida lírica.

La vida onírica
la vida óptima
la vida insípida
la vida inhóspita
la vida rígida
la vida flácida
la vida frígida
la vida es química.

La vida escuálida
la vida es mística
la vida víctima
la vida vívida
la vida ínfima
la vida efímera.

La vida tácita
la vida apática
la vida cívica
la vida cándida
la vida en cápsula
la vida espléndida.

La vida pérfida
la vida lóbrega
la vida típica
la vida erótica
la vida es gótica
la vida exótica.

La vida en bóveda
la vida análoga
la vida sólida
la vida plácida
la vida frívola
la vida crítica.

La vida cíclica
la vida aséptica…

Avisos inclasificados

¿Le preocupa el incipiente porvenir? ¿La atormenta el inclemente pasado? ¿La asfixia el insidioso presente? Tenemos la solución para usted: viva fuera del tiempo. Puede hacerlo completando el formulario que se le presentó antes de su llegada. Precios módicos. Aceptamos tarjetas. Envíos al interior.

****

¿Está cansada de la polaridad de la vida, entre positivos y negativos, y que la gente la clasifique? ¡No viva como una pila! Piense neutro. Con nuestros servicios de telepatía lo logrará en pocas sesiones. Trabajos a distancia. Llame al número que le estamos transmitiendo o a su complementario. Si no recibe número alguno, lo ha logrado. Pronto un cobrador le hará una visita por los honorarios.

****

El aparente caos conceptual que lo envuelve es un entramado cuya víctima es solamente usted, como una mosca atrapada en una telaraña. Con nuestros matarañas en aerosol, líquido o untable se deshará del entuerto en menos de lo que aprende a cantar un gallo y sonarán las campanas de la liberación en un entrar y salir de ojos sin que llegue a sospechar el detective de su intrincado accionar que lo depositó allí donde no llega la luz, aunque sí lo hagan las boletas. Ventas por mayor, costos superiores. Descuentos al gremio. No olvide hacer su reserva. Disque ya el número serie de su copia pirata de Windows.

****

¿Problemas de memoria? ¿Olvida con facilidad? ¿Se le escapan los nombres? ¿No retiene información? ¿Pierde conocimientos adquiridos? ¿Se le hacen lagunas conceptuales? Le damos el soporte para vivir sin temor. Recuerde estas palabras.

****
¿Está cansado de que lo estafen? ¿Siente que lo vienen abrochando desde hace tiempo? ¿Piensa que lo han defraudado continuamente? Quizá no ha tomado conciencia de estar en el bando equivocado. Dice un viejo proverbio: si no puedes vencer a tus enemigos, úneteles. Con nuestras abrochadoras La Estafa lo logrará cómoda, rápida y fácilmente, y sentirá el placer de defraudar. Reclame las originales, no acepte imitaciones. No se deje embaucar.

****
Si ha soñado con la idea del negocio propio este aviso es para usted. Montamos nuestras franquicias en todo el país para darle seguridad y transparencia al cliente, además de la seriedad y el compromiso en la educación de sus empleados para su confort, y el estupendo servicio de asesoramiento legal para evitar litigios. Sólo necesita un pequeño capital inicial. Préstamos Contraflor al presto. Si no tiene el capital inicial nosotros se lo prestamos ( a devolver en cómodas cuotas ). Comuníquese ahora mismo, no deje que le ganen de mano.

****
¿Está cansada? ¿Está podrida? ¿Está harta? Al menos está y nos puede llamar para resolver nuestros problemas de cansancio, podredumbre y hartazgo. Esperamos su llamado. Contamos con usted. No nos deje a la deriva. Comuníquese por correo, teléfono, face, tweet, whats, mail, chat o el medio que menos la pudra. No prometemos responder pues estamos hartos ni escucharla o leerla, ya que nos cansa bastante. Pero recuerde que lo que cuenta es la intención ( aunque no haya quién lleve la cuenta ).

****

Necesitamos ideas al por mayor, en escritos o bosquejos, que sirvan de inspiración para los guionistas de nuestras telenovelas. Redacte o dibuje todo lo que se le haya ocurrido sin preocuparse por coherencia, razonabilidad, lógica, verosimilitud ni ningún marco de ese estilo que nosotros se lo damos luego, y envíelo por correo a nuestra casilla postal que nuestros expertos lo estudiarán y, en caso de hallar algo de valor, no decimos que se lo vayamos a pagar todo, pero al menos habrá servido para monetizar sus ocurrencias. Aunque puede que usted que no vea un peso, claro.

****
Diariamente fotografías y videos ocupan cientos y miles de gigabytes, terabytes y yottabytes en diversos dispositivos con la lógica consecuencia de que deberemos cederle espacio para poder almacenarlas todas. Si tiene un terrenito o pedazo de patio para donar en el que podamos realizar nuestras excavaciones para hacerle lugar se lo agradeceremos. Somos una ONG en procura de un mundo sustentable. Excavaciones Julio Verne. También aceptamos voluntarios ( traigan pala ).

Confurcio

No conozco el significado de las palabras. Por eso, cuando, por ejemplo, digo que me pica la barriga en realidad quise decir pasame el talco. Mi novia está acostumbrada y tenemos una comunicación profunda más allá de mi torpeza lingüística. Ella tiene una sensibilidad increíble que jamás conocí en otra maceta. Su nombre es Llanta, pero de carajo le digo piropo. A veces me trae el descalabro cuando todavía estamos durmiendo y se me vuelca la almohada para ver qué pasa. Si de buen humor estamos te besé. Sino pegame un sopapo. Piropo no me habla maldiciéndome, pero me levanto y tomo uno. En el café hay un soretito, entonces le tiro con la cadena y el sucio bicho escapa por la azucarera. Abro una radio porque soy ducho. ¡Ésto es una tibia!, gritó un piropo. Ella la sube al calefactor y besame un jamón. ¿Con queso?, te pregunta. Zitarrosa de mi plebeyo jardín, le dijo. Él ya incinera la melódica campaña al tocar el disco, hasta que me basta y se dirigió al orfanato.

Con mi roberto Hermano es igual porque nos llevamos comiendo perro y gato. No me enamora él. A veces me dirá que soy un  colon irritable o que me haga el pelotero didáctico. Entretanto le paso la bola. Si tomamos mates, qué frío están. Charlamos, sí, con pocos peros. El ademán me daría que confundo los terminales y los cuentos que son una distorsión o no de helechos. ¿Pero es así? No. Mi roberto tampoco simpatiza con resentimientos que expresamos y le doy la razón. No está en pedo. Como es mutuo el final nos amamos a trompadas cadáver que nos despidamos a brazo partido.

Con Laura, tu marido, me pasa lo parecido. Ella no mira tus novelas porque dice que sos un director del montón y prefiere escuchar un libro de Victoria Laplaza. El amor nos llevó a traer quintillizos inmundos: mayonesa, arándano, ventiluz, etcétera, caramelo y telescopio. ¡El otro no, che! compuso un poeta que Laura se leyó y me dirigió al deber de aprendizaje de puntos insignificantes, pero no le entendí como guiso, decile que me mande al zeimer. Antes me preguntará alguna que me ha dejado confundido: ¿Myanmar? Pero como reconozco el significado de las parábolas le preparo un adjetivo de jabón y le unto mortadela. ¿Eso? Es amor (No).

Respuesta un poco soez de cliente efervescente de nombre Brenon a empleada de compañía telefónica llamada Burbuja ante los reiterados intentos de vender lo mismo

Bellota:

Te daría mil razones
que desestiman tus servicios
ocultando así mis vicios
de no dar explicaciones.

Pero prefiero evitarte
que revienten tus neuronas
pues mi corazón palpita
con tu voz cuando se excita
se fusionan las hormonas
y sólo quisiera besarte.

Mas si continuás insistiendo
con eso que estás vendiendo
he de seguir repitiendo
de interés estoy careciendo.

Mejor cambiemos de tema
así le das letra al poema
contame de tus problemas
o si tenés algunas penas.

No perdamos tiempo en pavadas,
si querés quedate callada.

Te propongo un nuevo trato:
te devuelvo la alegría
al calor de esta poesía
si dejás ese laburo ingrato.

Y si esta lengua se derrama
en alguna palabra grosera
no creas que por sincera
quiere desnudarte en la cama.

Ella insiste en recrearte
y no es su intención insultarte.
Tan sólo te pido bellota
oír este ruego que implora
no me llames a toda hora
( tan sensual y sugerente
aunque un poco irreverente
con la vida del cliente
que no oculta lo que siente )
con la misma cantinela
mercenaria que desconsuela.
Y si no me das pelota
entonces debiera tatuarte
-aunque me duela decirlo
mal que me pese sentirlo-
en el culo esta obra de arte

chota.

Un café antes de morir

Me picaban las estrellas
y me las rasqué.
El café humeaba caliente
la sombra del Tiempo
enfrente
con silicona
endulcé.

Me empezó a doler Saturno
y me tomé un cometa.
El efecto no se sintió
hasta que un meteorito
me golpeó la luna.
Como no pasaba nube
llovió.

Una estrella fugaz
me divisó.
El firmamento tuvo
además, fuga
de divisas.
Tres deseos me pidieron:
un genio, una lámpara
y se los di.
El ocaso no se hizo
esperar
y escaseó.

Los zapatos se me
habían llenado de
casinos, con indulgencia
los suprimí.
Las fichas rodaron
hasta el océano, igual
la banca, saltó en garrocha.

A un camión lleno
de talco de paso
me saludó.

La cordillera se puso
fastidiosa
y la amainé.
Me tomé el Paraná
para bajar la España
que me había provocado
dolor agudo
en las Andrómedas.

La Amazonia
hablaba fuerte
bajo la voz
el jilguero cantaba
el silencio
evidenció
eclipse y tos.

Los salitres
escribían leyendas
en los pupitres
universales
con corrector.
El director
corregía errores
gramaticales
con fijador
y un doctor
curaba dolores
estructurales
vestía sport.

Los titulares no daban
cuenta
que no cerró.
A la ecuación
se sumó
el Nilo
normalizando la situación
quedó en vilo.

Se me vino la eternidad
encima
una naranja
la borra
amaneció.