El viento trae

El viento trae una copla
yo sólo escucho que sopla.

Las nubes no te dejan ver
el sol que brilla sin ser.
La brisa llega y te toca
y a vos eso te pone loca,
no tanto como el malviviente
que te robó hasta un pendiente.
Tu cara me dice contame
un cuento breve, salame,
entonces te cuento el del oro
que se transformó en un anillo
gracias a un alquimista pillo.
Después lo trocó por un toro
a un paisano de confianza.
Cuando el cura pidió la alianza
el hombre dijo: esto es falso,
de acá nadie sale descalzo.
Así, se suspendió aquella boda,
no hubo arroz, perdiz ni soda.
Un niño lloró sin consuelo,
dijeron: dejalo, es su duelo.
Seguro no estaba en la lista,
era el hijo del alquimista
ajusticiado por el campesino
que no toleró ese vil timo.

De viejo contaba una historia
con algo de pena su gloria
había encontrado el tesoro
que en su corazón, vale oro.
Dejó como herencia su alquimia
murió, según dicen, de arritmia.

El viento trae una copla
yo sólo escucho que sopla.

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s