A Lola

Sube al engranaje de una maquinaria
colosal grosera ¡ring! ruda estrafalaria,
en sal la billetera, Leopoldo sube al traje
levanta la polera, Bordeaux telón, encaje.

Camina su elegancia, disuelve la fragancia
el éter que la envuelve se libra su distancia
pestaña y parpadeo, angustia y lloriqueo
maquilla sus dolores, enfrenta el ajetreo.

Gafas que la asisten, las calles que la visten
piltrafas en la esquina, cartón en la banquina
semáforos que cambian, colores que resisten.

Dirime y contesta, con razón aprueba su testa
eleva su mirada, que llueva, si no es resina
sonríe la victoria ¡clink! El viento no protesta.