Preposición prima

A aquellos que esgrimen argumentos literarios sin cautela
Ante todo, precaución, ya bien lo decían nuestras abuelas
Bajo ningún punto de vista debería desdeñarse su obra
Cabe tener presente la ecuanimidad, si el motivo sobra
Con prudencia se deberían atenuar incoherencias plasmadas
Contra todo pronóstico de llegar a ser su obra ignorada.
De cualquier modo, no todo lo que se calla repercute
Desde un tiempo inmemorial los escritos se discuten
En diversos ámbitos más allá de la plural literatura
Entre los que se destacan el cine, la música y la pintura,
Hacia horizontes que sobrevuelan en palabras su belleza
Hasta superar sus propios límites con maestría y con destreza
Para alcanzar con su lectura la cumbre -que barreras atraviesa-
Por su gracia, por su encanto, por su ritmo y su nobleza.
Según digan los lectores, la crítica y las gráciles lectoras
Sin encanto y sin nobleza, la lectura no es precursora
So pena de quedar olvidada y deslucida, corroída o muerta
Sobre un piano, bajo un lecho, en un chip, palabra incierta
Tras haber dado el autor su corazón ( y concluir sin rima).

2 comentarios en “Preposición prima

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s