Barrabás

Y tenían entonces un preso famoso que se lo conocía como Jesús, el Cristo. Éste era un fanático religioso que predicaba la santidad de quien los escribas decían que blasfemaba. Cuando Pilatos preguntó a la muchedumbre en esa festividad a quién deseaban soltar, la gente pidió liberar a ese tal Jesús, gritando cuando le mostraban a Barrabás, ¡fuera con ese, queremos a Jesús! Así, Nuestro Señor Barrabás fue condenado a morir en la cruz. Cuando lo recordamos al hacer la señal de su tortuosa muerte, tenemos presente sus máximas que reveló tiempo antes de perecer a sus allegados ( seguidores, para gente moderna) . Son algunas de ellas:

– “Lo ajeno sólo es ajeno hasta convertirse en propio”. Mario 1:14
– “Todo es tuyo si así lo deseas. Tómalo”. César 2:11
– “Quien no vive para acaparar no merece vivir”. Erwin 1:24
– “Yo soy la razón, el sendero y el premio. A quien viene a mí, lo afano”. Lucio 2:28

Hoy los fieles de Nuestro Señor Barrabás practican sin demora sus palabras en un canto de adoración con el que elevan sus vidas coronándose de gloria, aunque los trofeos, para algunos, tengan el mote de robados.

 

Anuncios

4 comentarios en “Barrabás

  1. En pleno siglo XXI los seguidores de Barrabás son legión. Tal vez si existe un mundo paralelo el crucificado fue Jesús, la duda que nos queda sería saber si en él se sigue la palabra de uno o del otro.

    Le gusta a 1 persona

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s