Desdibujándose

El llanto del niño reaparece
sonoro timbrazo de su voz
sombra de muerte que se mece
paciente espera con su hoz.

Se amolda a torrente tradición
el paso del tiempo es tan veloz
costumbre del hambre tan feroz
que arrasa, maldición, la población.

En fotos y en espejos su sonrisa
desdibuja su pena y su dolor
búsqueda frenética a toda prisa
de roces, de besos, de calor.

A cada instante hay movimiento
programan su respuesta para dar
al fin la libertad es monumento
proclama que es libre al malgastar.

En éxtasis deliran sus sentidos
el hombre nunca olvidó reír
ceden, poco a poco, sus latidos
aprende el perro a sonreír.

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s