Extraordinaria

En la esquina hay una verdulería
pasa el tren displicente cual tranvía
los glotones se compraron alfajores
un altar se levanta a los motores.

Marcianita que viajabas en cometas
bamboleabas con cadencia tus dos tetas,
marcianita tu presencia te delata
te lo dicta tu corazón de hojalata.

El asfalto nos ha legado sus boquetes
son portales hacia nuevas dimensiones
exploramos, marcianita, los piquetes
y, asombrados, fotografiamos las visiones.

En tu mundo, marcianita, no hay colores
todo es alba, rojo opaco, no  hay aviones
no se inquietan por dinero los millones
de marcianos se disfrazan los amores.

Marcianita tu mirada me deslumbra
tus ojos verdes y gigantes remolinos
deja grietas en mi alma en penumbras.

Marcianita tu cabello ensortijado
me acaricia cual blackjack en los casinos,
marcianita me has dejado desvelado.

En el barrio no hay quien diga marcianita
cómo vino a visitarnos esta dulce jovencita
atrayendo con sus curvas importadas
y su andar rozagante cautivando las miradas.

Te saludan los gorriones con su canto
los sauces inclinan sus ramas a tu paso

de los autos las bocinas su quebranto
sideral y magistral es nuestro lazo.

Motivo y razón singular para mi muerte
marcianita tus encantos pueden serlo
te deseo en tu viaje buena suerte.

Marcianita cuando vuelvas para Marte
no te olvides de llevarme a conocerlo
marcianita que tan sólo quiero amarte.

Marcianita me recuerdas una cosa
que en esta tierra de placeres, al besarte,
eres como todas las mujeres tan hermosa.

Anuncios

3 comentarios en “Extraordinaria

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s