Movimiento

Supongamos que la vida es un remolino
que pone todas las cosas en movimiento
las criaturas, las ideas y el pensamiento
hace girar a todo el mundo en su destino.

Supongamos que es así de proverbial
que no deja ni un atisbo de piedad
y que entonces sólo existe libertad
de ser al unísono con su tranco sideral.

Supongamos que ese mismo movimiento
da el sentido de lo que es nuestro vivir
que al caer presa de algún remordimiento
nos topamos con lo oscuro del sentir.

Supongamos que cada cosa que no gira
se estanca, se atrofia, decrece y muere,
que al mover nuestro interior si se quiere
nos renueva, nos sensibiliza y nos delira
la atracción por otras formas nos satisface
es el mismo movimiento y sus disfraces.

Supongamos que no por suponer mucho
llegaremos algún día a la verdad,
que no hay tinta que describa realidad
ni ficción que supla íntegro aquello
son señales del camino que indican,
muestras que transmiten lo que evocan.
¿Queda entonces destino para un yo?

4 comentarios en “Movimiento

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s