La decisión

Es difícil decidir un me gusta
con tantas hermosas visiones
palabras suaves, dulces poesías
todo tipo de familiares emociones
fotografías que representan alegrías
y tiempos de distintas diversiones
es cierto hay berretas filosofías
pero no por ello reprimen sensaciones
también hay videos con melodías
y algunas graciosas canciones
palabras que llegan de corazón
y otras que nos brindan una razón
para celebrar este milagro vital
de existir y jactarnos de tal.

Lo mejor es no complicarse
poner me gusta si te da la gana.
Y si acaso algo no te gusta
andá a visitar tu hermana.

Anuncios

Espacial mente

Cuando nos comunicamos por escrito, los espacios son importantes ( al igual que los acentos ) y hay que saber usarlos, porque sino dan lugar a distintos malentendidos.

No es lo mismo:
mantengámonos que mantenga monos.
diversos que dí versos.
revestido que Re vestido.
simiente que sí miente.
nómina que no mina.
eximio que ex simio.

Esto es un ex orto a cuidar la cultura en tretodos.

É X I T O

El secreto del éxito radica en saber que la inicial acentuada que, seguida por una consonante de poco uso, oculta en el punto de la incipiente vocal que precede a la cruz, que muchos piensan que se trata de una ilustre letra, una de las últimas de nuestro alfabeto, culmina con el signo que representa que el círculo está cerrado, mostrando la perfección de lo que pocos conocen.

Por el desagüe

Esta mañana me pasó algo curioso. Entré al inodoro y salí por el del vecino. Caminé embadurnado en líquidos cloacales y materia fecal por la habitación en busca de una toalla para limpiarme un poco, pero no la hallé. Regresé al baño y me di una ducha con detergente para higienizarme bien. Cuando me estaba secando con una remera, por el inodoro asomó un vecino ( otro ) que estaba buscando enajenado a su mujer que se había fugado con el panadero por el desagüe del bidet.

Cambios culturales por descarte



Ahora que la ciencia y la tecnología han descartado toda existencia de Dios se han propiciado varios cambios culturales en nuestra sociedad. A saber:

* Nadie madruga con la esperanza de ser ayudado.
* Mucha gente se junta a pesar de que no se los ha criado.
* Hay gente que muere ahorcada por falta de un apretón.
* Hay muchas averiguaciones y escasea el perdón.
* Todos proponen pero no hay disposición.
* Nadie provee.
* Los desdentados mueren de hambre a falta de pan.

Ni un minuto de silencio

Un día como hoy se nos fue Hans Brugger, gran pensador, de esos que escasean. Prominente pensador nato, una eminencia del pensamiento que tanta riqueza bien pensada nos legó. Si la eternidad fuese un reflejo de nuestra existencia, Hans estaría en ella por los siglos de los siglos pensando.

Línea directa

 

-¡Si Dios quiere!
-¿Y si no quiere?
-Habrá que preguntarle…
-¡Llamalo!
-Tenés razón. ¡Basta de especular!

(Llama)
-¡¿Y??!!
-Ocupado.
-¡Siempre lo mismo viejo!
-Si… Si no, es ‘fuera del área de cobertura’.

Pantallas

Se me pegan los ojos a las pantallas
veo ninfas, ruinas, olmecas y mayas
hay emojis y poses, tatuajes y espías
y un mensaje me da los buenos días.

El sabor del encuentro

La historia no es otra cosa
que oler el perfumar de la rosa.
Ocurrió hace tiempo lejano
fue entonces me habló aquél marciano.

Me dijo contale a tu gente,
cuidado hay que ser displicente,
la historia que aquí se remonta
a un hombre de Venus e impronta.

Él le comentó que algún día
estuvo en Mercurio con tía
quien Júpiter había visitado
y mucho no fue de su agrado.

Allí de Saturno le hablaron,
dijeron que vida encontraron,
había una mujer de Neptuno
profesaba su amor por alguno.

Aquél por Plutón ha viajado
cansado, después, lo ha dejado
volvió tras pisar esa Luna
durmió como un niño en su cuna.

Él mismo halló otro planeta
dijéronle sólo es un cometa.
Le puso por nombre Gabriela
quedóse admirando la estela.

Después pisé viejas estrellas
me recordaron a doncellas
de tiempo, de antaño, remoto
no pude tomar ni una foto.

Volvió a contarme de Marte
me habló de sus obras de arte,
del bingo, del té, del casino,
lo lejos que vive un vecino.

Que pasó su vida viajando
el espacio ha cruzado surcando
mujeres celestiales fue viendo
de todos los planetas conociendo.

Y halló que no hay más hermosa
mujer en la vida que su esposa.
Él todavía está enamorado
de la mujer a quien ha besado.

Llorando me ha confesado
las veces que la ha engañado
con mujeres de otros planetas
e incluso de algunos cometas.

Hoy día, recuerdo la historia
que, riendo, trajo la memoria,
el marciano no era otro que Nacho
un amigo que inventa borracho.

Hacer carrera

Si te explicara las razones de por qué mi carrera artística quedó trunca no me las creerías. No obstante, puedo recordarte los papeles que me ha tocado desempeñar a lo largo de mi trayectoria para envidia de más de uno. Te podría narrar cómo llegué a interpretar diversos roles, pero nada de cuestiones menores. No señor. Todas para la pantalla grande. Me he llegado a topar con grandes de la época, gente que hoy descansa en paz, estrellas de ayer que iluminan el firmamento de los nuevos artistas, para qué nombrar. Pero, ¿por qué motivo me voy a quedar sólo en la narración cuando podemos pasar a lo pictórico? Acá tengo la colección de mis papeles en cine en estos videos. Como ves, no son muchos; sin embargo son mucho más de lo que cualquier actor de esos del montón puede llegar a aspirar. ¿Vos sabés cuántos darían la vida misma por haber ocupado mi lugar? Sobre todo en “Milagro de medianoche”. Hubo cierta crítica que quiso minimizar el papel, como dando a entender que es un papel menor, casi irrelevante. ¿A vos te parece que un canillita puede ser irrelevante? No señor. Es un papel que exige una máxima concentración. Pero, ¿para qué quedarnos en el ámbito de la narración? Esta parte la vamos a adelantar porque no viene al caso. Acá es cuando Julen sufre el accidente; después en el hospital lo conoce a Giles. Ahí lo ves. ¡Qué pareja, mi dios! Es de esas parejas que pueden hacer de un mal guión una excelente película. Vamos a seguir adelantando porque toda esta parte no tiene la mayor importancia. Por eso vamos directo a mi participación y vos me dirás si te parece de menor relevancia. Acá está. Mirá. Minuto 48, de los segundos 22 a 25. Sí, son 3 segundos en pantalla. ¡Mirá qué fondo! Pasa Giles Fanduzzi, ni más ni menos y ¿quién está detrás? ¡Ahí me ves! Sí, es verdad, se me cayó una revista, pero ¿qué querías? Hay que tenerlo a Giles a un par de metros y que no te tiemblen las piernas. Pará que retrocedo y lo vemos de nuevo. Ahí está. ¡Qué barbaridad! Sabés que después no lo volví a ver a Giles. Estuve cerca en la filmación, pero entre peinadores, maquilladoras y vestuaristas el tipo está siempre rodeado por cincuenta. Con ese papel inscribí mi nombre en la historia grande del cine. La crítica nunca me lo reconoció. Si no tenés ciertos enganches te ningunean. Te basurean, entendés. A los tipos no se les inmuta un pelo. Mirá que hablé con uno de los más influyentes en aquella oportunidad. Le fui franco, le dije que un papel así merecía que me dedique al menos una columna en el diario en el que escribía, que creo que el hombre del que te hablo era del diario Perfil. Y no, ni cinco de bola me dio. No obstante, mi carrera continuó en pleno auge siguiendo su curso ascendente. Si bien es cierto que no serían muchos papeles más, no hay que desmerecer el rol que cumplí en “La dama y el ruin señor”. Sé que se habló mucho después de esa interpretación, pero a veces es más importante llegar así al público que pasar desapercibido, ¿qué querés que te diga? Pero basta de parloteo, vamos directo a los bifes. En esta película me tuvo de compañero Robert Sullivant, que hace las veces del ruin Winston, que ahí ves en pantalla. Te digo que trabajaba bastante bien el guacho. Las veintisiete estatuillas que se llevó en su carrera bien merecidas las tuvo. Acá estoy, minuto 32, segundos 13 a 15. Lo pongo en cámara lenta porque te quiero explicar algo, para que se entienda bien. Mientras en primer plano lo vemos pasar al ruin Winston, ahí atrás, el de la bicicleta soy yo. Como ves, me estampo contra esa camioneta blanca que estaba estacionada ahí. Te quiero explicar bien dos puntos: el primero, tiene que ver con la bicicleta, porque te cuento que esa bicicleta que usamos en la película no es con la que estuve ensayando. No señor. La otra tenía frenos a contrapedal, además estaba bien inflada y ésta no. Esta era más linda, qué se yo, tenía más chiches, setenta y dos velocidades, pero tenés que frenar con las manos, entendés. Y lo segundo que quiero aclarar es que cuando ensayamos, lo que había estacionado ahí era un autito chiquito, de esos de dos puertas que para manejar te tenés que sentar arriba de las rodillas, entendés. Y cuando llegó la hora de actuar me encuentro con el armatoste ese ahí, qué se yo, un poco que me abataté y cuando quise frenar con los pies me desayuno que la bicicleta era de las que tiene los frenos en el manubrio, ¿qué querés que te diga? Y si, la crítica no tiene piedad de esas cosas. Pero seguí adelante con lo mío por amor al arte, entendés. No me quedé en eso, aunque podría haber bajado los brazos en ese momento. Pero no, de tozudo nomás. Y así fue como logro otro papel, que si bien no es de las mejores interpretaciones que me tocó realizar, se destaca porque la filmamos mar adentro en el “Coloso III”. Además, te recuerdo que en esa película actuó nada más ni nada menos que Linda Moon. Sí, vos me vas a decir que era una adolescente, pero que una estrella como ella me haya tenido como compañero en el inicio de su trayectoria me llena de orgullo. Te digo que para esta película estuve seis meses trabajando de mozo. Porque a mí los papeles que desempeño me gusta llevarlos bien adentro. Me gusta entender el corazón del personaje, entendés. Además, como la escena es en un crucero, estuve navegando dos meses para perderle el temor. Y si, un poco me mareaba, no te lo voy a negar. Pero bueno, me la banqué bastante bien después de todo. No vomité ni nada. Pero, ¿para qué quedarnos en las palabras cuando podemos ir directamente a la acción? Ahí vamos. Esa es Linda, creo que tenía dieciséis años ahí. O diecisiete. Porque durante la filmación cumplió años y se lo festejamos entre todos. Acá estoy actuando. Minuto 29, segundos 8 al 20. Este fue un papel bastante largo en pantalla, comparado con mis otras interpretaciones. Creo que fue de lo más extenso que realicé. Sí, ya sé, la crítica no me la dejó pasar. Pero yo te lo puedo explicar. Vos ahí me ves simulando que le sirvo la comida a esa señora. No, no es mímica. Pasó que olvidé cargar lo que tenía que llevar. Creo que el que me descuidó fue el director. Él tiene que estar en esos detalles. A mí si me dan para que sirva un plato de ravioles o un vaso vacío lo mismo me da. ¿Me vas a decir que no es un papel jugado? Fue la mejor escena. La crítica, como de costumbre, te da con un hacha. Algunos argumentaron que si contrataban mimos o clowns les salía más barato que pagarle a un actor. En fin, ¿qué querés que te diga?

Y ese fue mi último papel. Después de esa película me presenté en varios castings, pero sin fortuna. Además, con pavada de currículum, digo acá me entran a llamar de todos lados. Pero no. La crítica es jodida, entendés. Después de eso me llamaban para hacer de mimo en distintas fiestas. Fiestas infantiles. Pero no quería saber nada. No señor. Lo mío es hacer carrera en la pantalla grande. Y así fue. Mi carrera artística quedó trunca prematuramente. Pero no te voy a explicar las razones ahora. No señor. Si te cuento, capaz que no me creerías.

¡Filme! Le estamos sonriendo

Oiga Usted, no se haga el distraído
mire para acá que le estoy hablando,
¿cree que me puede seguir estafando?
¿Quiere que le crea y me tenga confundido?
Sus proposiciones las conozco de memoria
no es que Usted sepa mucho de esta historia
pero lo que dice es recontra conocido
ya lo han dicho tipos muy bien vestidos
de corbata y alta gama que nos venden
con sus oscuras filosofías que pretenden
que compremos pensamientos inconclusos
que nos dejen el cerebro bien difuso,
¡mas no! Mi querido y altivo compañero
veo que no sabe Usted cuento más fulero,
lo disculpo si se rinde a mi plegaria
que le pide renunciar a estrafalaria
venta de propuestas no pensadas
que no por mal pensadas fueran dadas
si no que estuvieran ya mal formuladas
desde el vamos, es decir desde la entrada
y cualquiera se da cuenta de esa estafa
con un poco de paciencia, seguro zafa
no sin antes devolverle por venganza
advertencias como el título en bonanza
de esta pieza literaria que impensada
fuera dada cual metáfora de espada
que combate sin desgaste y sin temor
los embates del engaño y el sopor
se aventura al elevar una certeza
y de frente va y le corta la cabeza.

A vivir

Esqueleto_sentado

Calavera no chilla
Esqueleto no canta
El cajón no te espanta
Si te espera en cuclillas.
La intrépida danza
De la muerte macabra
No habrá ni Abracadabra
Que resurja en tu panza,
El dolor es un limbo
Que así parezca un bingo
Te retuerce el pescuezo
Casi sin aderezos,
Y el placer un narcótico
Que aunque parezca exótico
Te mantiene cebado
Cual un pobre drogado,
Y esa mente bastarda
Que se mueve a tientas
No replica a esta afrenta
Con la línea no cuadra,
Como un triste borracho
Tiene cientos de excusas
¿Quién te tiene reclusa?
Dictador mamarracho.
Cuando tu celu vibre
Si tu espíritu es libre
Sonarán las campanas
De la liberación
Llorarás embargada
Con estupefacción.
En mi pecho tu risa
Peinada por la brisa
Con la piel de los mares
Ojos de otros lugares
Será estrofa tu canto
Tu plegaria, tu rezo
Trocarás tu tropiezo
De haber querido tanto,
Si el amor corresponde
Puede que muera en pena.
Se termina el poema
mi pecé no responde.

Técnicas de escritura posmo

En el futuro la gente no va a escribir. Dictará cosas que alguna secretaria tipeará en algún dispositivo móvil y otros con apariencia intelectual supondrán que se adentrarán en la lectura de un texto cuando en realidad lo que ellos hacen es tratar de interpretar signos-letras-palabras-símbolos que alguien le dictó a una secretaria y ésta, sin mucha lucidez, sin demasiado sentido crítico ni literario tipeó en un dispositivo móvil y otros simularon leer incluido aquél que dictó su pensamiento a dicha secretaria. Los ocasionales lectores buscarán entre dichos signos, entre las palabras tipeadas por la secretaria intrépida algún mensaje como otrora la cultura nos ha brindado a través del arte, especialmente la literatura, en épocas donde la mierda no era tan abundante, pero no por eso escaseaba. Hoy día la encontramos en cualquier texto escrito en cualquier nota de voz que una secretaria tipeó en un dispositivo móvil y eso debería ser fuente de inspiración para nuestros bosquejos o al menos para considerar a ciertos autores que nos brindan con su obra literaria piezas de calidad como una bella poesía, un texto reflexivo, un relato veloz o una novela que pudiéramos leer antes de entrar en reposo eterno. En el caso puntual del presente texto mi secretaria se quedó dormida durante el dictado y fue ella la autora de las lineas subsiguientes al título que da nombre al texto en cuestión. La revelación fue dada por ella misma que se atribuyó la composición de esta pieza que firmó el autor desprevenido. Para cualquier reclamo puede usted dirigirse a la editorial o estampar aquí debajo su queja con total libertad. Queda usted debidamente notificado de la presente situación. Para mayor comodidad puede usted solicitarle a alguna secretaria que le lea el texto en cuestión incluyendo alguna interpretación con aclaración de firma. Y si nos obsequia una moraleja, bienvenido sea. Tenga usted un buen día.

mujerdurmiendo

Todo el mundo da consejos

Bien-y-mal

No le dé a nadie el poder de arruinar su día cuando puede hacerlo Ud. mismo/a.

Cuando estés en negativo procura cruzarte con una persona también negativa y del encuentro saldrá algo muy positivo, ya que menos por menos es más.

Una sonrisa te puede cambiar el día. Sonríe cada lunes hasta que sea viernes.

Ten la idea presente de que algo maravilloso está siempre a punto de suceder pero, dada la vastedad del universo, es probable que suceda lejos de tí.

Nunca dejes que un mal trago te impida probar uno peor.

La pereza del escritor

Hace tiempo que no escribe
que ni cuenta lo que vive
que ni inventa, ni describe
que siquiera hoy se desvive
por narrar sólo algún suceso
o hilvanar y recrear un deceso.
¿Será que no tiene ganas
de salir de sus pijamas?
¿Será que estará cansado
de escribir atormentado?
¿Será que se ha imaginado
que esa historia ya ha narrado?
¿Será que encontró en el día
lo que cuenta una poesía?
O será que, en todo caso,
su pereza marca el paso
que le otorga en libertad
y, en cada palabra, claridad.
Pues como volcán inactivo
que así ruge su apariencia
surgirá con displicencia
un poema rico y vivo
en sus letras y potencia
cargando con elocuencia
letargo, agonía y pudor
que desprenderá con ardor
magma, energía y calor
dando al poeta el valor
de escribir ¡pura proeza!
adiós maldita pereza
gracias por tu inspiración
te dediqué esta canción.
Y si vuelves y me duermo
y por tu gracia me enfermo
me dirás levántate y anda
solo con tu propaganda,
no existe contradicción
entre escribir y vivir
la vida me da una lección
que debería descubrir.
Hoy el tiempo es escaso
y el escritor tiene un plazo
si no cuida sus papeles
se dormirá en los laureles,
o bien perezca de tanto
aplazar escribir su quebranto
su gracia, tino o algarabía
que le dio letra a esta poesía.

 

Cambio de planes

Este mediodía ocurrió lo increíble, no sé si todos estarán al tanto. Al tiempo que se descongelaba Walt Disney, se desmomificaba Tután Kamón. Ambos están en perfecto estado de conservación, conservan intactos sus signos vitales pero, al no ejercitarlo, han perdido la facultad del habla, su fluidez. Según algunos intérpretes, Kamón estaría interesado en saber qué ocurrió durante los últimos años con su reino en que disfrutaba su siesta, mientras que Disney pidió la colección completa de la discografía de Ricardo Arjona. A ambos se les negó las solicitudes, y se los puso a hacer algo productivo para la maquinaria capitalista neoliberal. Como nadie los entiende cabalmente ( pues han perdido también su capacidad de transmitir sensaciones ) no se sabe si lo aceptan gustosos, a regañadientes o lo estarían rechazando. No es conocido tampoco si es lo que han planificado previo a su deceso.
Los que pretenden resurgir en un futuro posterior al de sus muertes, tengan en cuenta que la gente también cambia.

Verdad de perogrullo

Todo es más simple de lo que parece. Para comprender basta la ecléctica meticulosa situación de anglosofismo, compararla con la insolvente retícula parcialmente elaborada de fabricación autárquica, someterla a la equivalente inmanencia del ser indudablemente sempiterno, recluirla al nicho ambivalente de la colosa facción en apertura y relegarla a la noción de ilusoriedad estelar bajo el manto del conocimiento general de las cosas y su pragmatismo posmoderno. ¿ Viste que no era tan difícil? Buenas noches.

Tipo

Había un tipo, muy famoso, que andaba por canales de televisión y radios dando charlas y entrevistas, escribiendo libros y publicando videoconferencias y ensayos, que en verdad era nada ( tenía dos o tres títulos, sí, pero eran títulos de cuentos, novelas y canciones y alguna que otra noticia ), pero especialista en todo. Tal es así, que tenía un doctorado con tesis incluida en todología.

toga

Actualidad actualizada

En algún punto indeterminado de la Historia, el juicio y la comprensión de los demás tomó forma de ‘verdad’. La opinión general apoyada por una mayoría hegemónica constituía la última palabra ( y muchas veces la única ). En ámbitos o ambientes donde algún saber existe, esto es lo primero que se descarta para arribar a tal o cual conocimiento, como por ejemplo el científico y cualquiera de sus ramas. No bastó entonces con la revolución científica para desterrar esta noción apócrifa sino que la radicalizó con disidentes de diversos y variados sistemas del saber donde no hay verdad alguna ni nadie la conoce pero lo que apoyen las masas pareciera ser el eje central de una oscura verdad, obsequiando como resultado una época donde somos capaces de discutir con un analfabeto sobre gramática, con un iletrado sobre química, con un linyera de economía y con un ególatra de distribución del ingreso.

Viene

Viene un canelón caminando y te dice: Hola, ¿Verdura? No, alelí con arroz, le respondés bajando la voz. No te escucho, dice el bocado, y vos das media vuelta y así te limpiás la nariz, por si sale un loco. ¡Colorado 23! Grita el saltimbanqui cubierto de crema de leche, ensartado con algún cubierto. No es cierto, me parece, le replicás vos, y ahí termina la escena.

La película termina con un final conmovedor, pero vos estás distraída, pensando en otra cosa, y no lo ves. Todos aplauden de pie, llorando de estupefacción, pidiendo “una más” al unísono, excepto el morrón envuelto que se quedó sin vos.

Ayer ibas a venir, y viniste, cuando te ibas. Como vino, no hay iva, ni ibas, al final no viniste y ese fue el principio.

Entonces, sonaba una melodía armoniosa en tus pensamientos, no tenía estrofas, ni poema alguno. Ahí pensaste: es de Neptuno. Aquella noche, recomenzó. La hoja en blanco, escribiste vos: Gracias por tanto, mi loco hermoso. Eternamente, teneme al tanto…

Encuesta modelo

Aquí les dejo la siguiente encuesta a quienes se atrevan a responder. La misma tiene el patrocinio de L´oreal.

1-¿Qué le parece esta pregunta?
A-Muy buena.
B-Interesante.
C-Todavía no tengo criterios para evaluarla.
D-Mala.

2-¿Cómo respondería a esta pregunta?
A-Bien.
B-Con conocimiento de causa.
C-No sabría decirlo.
D-Mal.

3-¿Cómo le gustaría que fuera esta pregunta?
A-Buena.
B-Mejor que la presente.
C-Me es indistinto.
D-Más mala.

4-¿Cree Ud. que esta pregunta mejorará la calidad de vida?
A-Sí.
B-Sólo de la vida de quienes respondan.
C-Como cualquier pregunta.
D-De ninguna manera.

5-¿Por qué está respondiendo a esta pregunta?
A-Porque me gusta.
B-Para ayudar a la ciencia.
C-Por curiosidad.
D-No estoy respondiendo.

6-¿Prefiere responder esta pregunta o pasar a la siguiente?
A-Responder.
B-Déjeme pensarlo.
C-Todavía no tomé una decisión.
D-Siguiente, siguiente.

7-¿Esta pregunta le resulta incómoda?
A-Un poco.
B-Por momentos.
C-Depende quién me la formule.
D-De ningún modo.

8-¿Es válida esta pregunta?
A-Perfectamente válida.
B-Si no lo sabe Ud…
C-Tal vez si, tal vez no.
D-No lo es.

9-¿Cree que esta pregunta resolverá sus problemas?
A-Claro que sí.
B-No, pero me ayuda a pensarlos mejor.
C-No sé, pero me ayuda a olvidarlos.
D-No lo creo.

10-¿A qué le destinaría el tiempo que le demanda responder esta pregunta?
A-A responderla otra vez.
B-Tengo que evaluarlo.
C-Tomaría unos mates.
D-A Netflix.

Diálogo con face without faces

¿Qué estás pensando?
No te incumbe.
¿Qué estás pensando?
Ya te respondí.
¿Qué estás pensando?
Si seguís insistiendo te lo voy a tener que decir.
¿Qué estás pensando?
¡Uf! Tantas cosas…
¿Qué estás pensando?
No sé porque lo que estaba pensando cuando me hiciste la pregunta no es lo que pienso ahora que no me preguntás qué estoy pensando.
¿Qué estás pensando?
En realidad, nada, pero debo tener cara de que pienso bastante y eso a vos te tiene intrigado.
¿Qué estás pensando?
Estoy despejando una incógnita.
¿Qué estás pensando?
Que X debe pasar restando.
¿Qué estás pensando?
¿Que qué estoy pensando?
¿Qué estás pensando?
En la misteriosa composición de tu pregunta y las azarosas respuestas que obtenés.
¿Qué estás pensando?
En la opacidad del gris de la materia.
¿Qué estás pensando?
Tenés demasiado tesón, ¿ya te lo dijeron?
¿Qué estás pensando?
Si las subas tarifarias del agua buscan con un sentido común reducir el perjuicio de la humedad en las cosas y la gente.
¿Qué estás pensando?
No, ahora te equivocaste, estaba hablando por teléfono.
¿Qué estás pensando?
Qué es eso de qué.
¿Qué estás pensando?
Vos sos el que ríe último, pero reís peor.
¿Qué estás pensando?
Me remonto al siglo catorce.
¿Qué estás pensando?
Volver al veintiuno.
¿Qué estás pensando?
No sé, porque todavía debo ir por el dieciocho y el pensamiento viene rezagado.
¿Qué estás pensando?
Bueno, eso de estar…
¿Qué estás pensando?
En lo reiterativo de tu canto. ¿Qué pretende usté de mi?
¿Qué estás pensando?
Bueno, te lo voy a decir, pero con una condición.
¿Qué estás pensando?
Cuando vos ponés las condiciones yo te las acepto, aunque tus términos no me convenzan.
¿Qué estás pensando?
Me tenés cansado.
¿Qué estás pensando?
A esta altura del tanque el agua no sube frecuentemente.
¿Qué tienes en mente?
Parece que cambiaste de argumento…
¿Qué tienes en mente?
Aserrín, por si preciso tocar madera.
¿Qué tienes en mente?
Nostalgia por tu pregunta clásica.
¿Qué estás pensando?
No sé, pero le voy a trasladar tu pregunta a los demás para sacarle temas de conversación.

El juego vacío

Pueden participar desde 0 ( cero ) hasta 0 jugadores. Los de afuera son de palo.

REGLAMENTO

*Ningún jugador, bajo ningún punto de vista, podrá violar el presente reglamento. Asímismo, ningún jugador -bajo ningún concepto- deberá atenerse a él.
*En caso de que ningún jugador juegue, comienza el juego.
*Ningún jugador reparte las cartas. En caso de que las cartas estén repartidas previamente, ningún jugador deberá tomarlas.
*La dinámica del juego consiste en que ningún jugador juega solamente una carta, que deberá jugarla cuando ningún jugador la esté jugando.
*A medida que avanza el juego, las cartas deberán ser recogidas por ningún jugador que las volverá a repartir de acuerdo al siguiente criterio: a ningún jugador se le dará una carta.
*Ningún jugador resultará ganador cuando juegue la carta y la gane.
*Ningún jugador pierde si ningún jugador gana.
*Cuando ningún jugador gana, el juego continúa.
*Si ningún jugador se retira por motivos ajenos al juego, el juego prosigue.
*En caso de que ningún jugador quiera participar, ningún jugador le dará una carta para que juegue.
*Por último, ningún jugador puede abandonar el juego cuando así lo desee.

Olor a gol

Basado en “El veterano”, relato de Martín Díaz, quien conserva los derechos de autor

El olor a átomo impregnaba todo el ambiente familiar y era impresionante cómo le despertaba los sentidos. Temprano, ya antes de despertar, había empezado con la ceremonia de los sábados. Le había dicho a la gorda que cocine unas pastas para estar liviano a la hora del partido. Su amabilidad y benevolencia potenciadas ese día pasaban desapercibidos en su ritual de entrar en partido mucho antes que el rival pise la cancha. Enrolló las vendas, preparó las canilleras, estiró las medias y el pantalón de fútbol… y cuando abre ese húmedo ropero para sacar el par de botines le da la sensación que tiene en sus manos la joya más preciada. Cada noche con la bruja, la cena en familia, el café matinal de cada lunes antes de la semana laboral, la cervecita y picada con los muchachos del miércoles, el asueto del viernes en el trabajo, los domingos con el viejo viendo el partido por la tele, todos son sueños lejanos, muy lejanos o borrosos y se olvidan en la yema de sus dedos. ¡Cuánta ilusión en un pedazo de cuero! Las vendas giran sobre los pies casi al compás de las agujas del reloj, pero mientras las medias y el pantalón lo visten él aprovecha la libertad de vuelo del pensamiento y ya está pensando la próxima jugada que hará. Los botines en sus pies le piden que ate fuerte los cordones y el reloj en la pared le dice que es la hora de partir hacia la cancha. La ansiedad lo invade y un cosquilleo en el estómago no pasa inadvertido. Qué deporte visceral, si los hay. Llegó el momento, lo sabe, ahora no puede dudar. De la casa hasta la cancha hay una cuadra de distancia. Rodeada de altos y frondosos árboles, las redes ya están colocadas y preparadas para asistir a los arqueros cuando su estirada sea insuficiente, las líneas están bien pintadas por lo que hoy no habrá discusiones estériles con el arbitraje. ¡Ahí está! El lugar más sagrado del mundo, un monumento a la vida: la cancha de mi barrio. La querida Juventud Unida, donde tantas glorias jugaron, como el Colo Vidal, fullback impasable por ningún frente, el Quelito Almada, el wing izquierdo más rápido de la pampa, el Lungo Cárdenas, centrofowar de esos que no ves en ningún lado y muchos otros que después los venían a buscar los clubes de la liga o alguno de afuera para jugar un regional, con decirte que hasta mi viejo hizo incontables goles en ese arco, aquél donde está esa casita rústica y mal pintada. Pero incontables porque en ese tiempo nadie llevaba la cuenta y hasta les daba un poco de vergüenza repasarlos verbalmente, las estadísticas vinieron mucho después para enmarañar el deporte y llevarse una buena tajada mercantil. Sin embargo, él no se los acuerda, se le presenta de vez en cuando el instante en que tiró la pelota por arriba del travesaño con el arco vacío. Las cosas que se presentan por única vez en vida son las que más se quedan grabadas en el registro memorial. Las que te sacan del abombamiento, como el fútbol de los sábados, como ese sánguche de mortadela que esperaba junto al mate cocido después del partido que nunca llegó por una derrota que puso en tela de juicio la actitud del equipo dentro del campo de juego. El grupo ya está reunido y el Pelado está dando indicaciones. Me miran y me dicen: ¡Apurate, Tinchín! La puta madre, hay que firmar la planilla. Es un trámite que no me distrae pero me jode un poco la burocracia en este deporte. Mientras estoy en la fila para estampar la firma escucho algunos consejos del entrenador: ¡Vos no te compliqués! ¡Reventala para arriba nomás! Que se vaya a cagar, quién me dice lo que voy a hacer en la cancha. Me tiran la camiseta y me la coloco. En la panza queda un poco estirada. Entro a la cancha con la pierna derecha dando saltitos y haciendo la señal de la cruz con la mano sobre el torso. Acá no falta nada. Está todo listo, es el momento sublime para el que pisa el césped. El partido va a empezar, entre algunos se miran, dan la orden y arranca. Detrás de la línea de cal lo veo a mi pibe, ¿ está nervioso o ya siente el perfume del gol? El Pelado cambia de frente y Pancho me la tira larga. Como lateral con proyección que soy, arranco con todo y siento el puntazo que me sacude el muslo.

Vasta, reina

Para ese tiempo ya era un hecho el mate inteligente, que se cebaba sin necesidad de un cebador y guardaba un registro de los gustos de cada uno de los participantes de la ronda. Inclusive, el mate se tomaba sin la necesidad de succionar pues tenía un sistema mediante el cual cuando advertía los labios sobre la bombilla el mate enviaba su tradicional líquido en la cantidad justa, con la temperatura exacta, carente de polvo, con la fuerza necesaria para llegar directamente hasta el estómago y a velocidad precisa.

Por supuesto que existía el libro inteligente, el cual era leído sin necesidad del lector, llevando todo lo que contenía directamente a la conciencia de quien lo tomara en sus manos en una fracción de segundo, creando una sensación en la práctica incomparable con otra. De esa forma, había quienes leían en sólo un momento la cantidad de libros que le hubiese tomado la duración de su existencia fenoménica y lo que era más destacable es que se había eliminado la necesidad de comprender los escritos, descartando la tediosa tarea de distinguir entre obras buenas, regulares, malas y de terror.

Para ese entonces ya se habían inventado los cubiertos inteligentes, que pinchaban y cortaban la ración de alimento exacta de cada comensal, ateniéndose a los gustos del mismo respetando el tamaño justo preferido para ingerir. Cada uno podía así relajarse durante el acto mecánico previo a deglutir y darle otra distracción a las manos que durante tanto tiempo habían estado relegadas al papel de la servidumbre.

Existía el calzado inteligente, el cual advertía el faltante de baldosas sobre las veredas evitando pisar pozos, esquivando baldosas flojas que escondían agua debajo de sí mismas evitando de esa manera las célebres manchas por haber sido salpicado. El mismo también regulaba el paso de quien los usara de acuerdo al agrado que sentía por el paisaje, que apreciaba a cada momento de su andar.

Todas las cosas eran inteligentes, además del televisor. El papel era inteligente además de higiénico. El fuego era inteligente además de vivo. El alimento era inteligente además de light. El aire era inteligente por fin. La silla era inteligente además de la mesa. Las ventanas eran inteligentes además de infinitas. El jabón era inteligente además de tocador. La paz es importante además de la inteligencia. El vino era inteligente además de embriagador. La música era inteligente además de la electrónica y la física. La materia era inteligente además del espíritu. La goma era inteligente además del lápiz. En fin, todas las cosas alcanzaron el grado de inteligencia necesario para ser consideradas inteligentes, incluso el presente texto.

De esa manera, cuando todas las cosas finalmente fueron inteligentes indudablemente la inteligencia pudo prescindir de la humanidad. Y lo hizo. No quedó nadie sobre la tierra porque la inteligencia era vasta en sí misma.

Tan sólo quedó usted con un texto delante, las manos ocupadas y con un pie afuera de la inteligencia.

Tengo faltas

Tengo la certeza de haber sido un día feliz.
Tengo entre mis labios un beso que no te dí.
Tengo la promesa que me hiciste vos a mí.
Tengo la esperanza de que un día estés aquí.
Tengo alguna imagen que no supe bendecir.
Tengo mientras tanto mil palabras por decir.
Tengo la costumbre de picar el perejil.
Tengo tu sonrisa merodeando en mi jardín.
Tengo tu recuerdo que también me hace reír.
Tengo tus peluches que me entibian al salir.

Falta tu presencia que algún día estaba aquí.
Falta tu mirada que todo hacía relucir.
Falta tu palabra que acercaba paz a mí.
Falta tu cariño que me dabas sin medir.
Falta lo que siempre quise darte y lo perdí.
Falta eso que tuve cuando me hiciste feliz.
Falta que regreses para hacerte a ti un festín.
Falta que me digas que yo he sido un infeliz.
Falta solamente que vos dejes de latir.
Falta un sentimiento que no supe transmitir.

Tengo todo aquello que perdí en mi corazón
solo en la memoria divagando por tu amor.

No me falta nada si te tengo amándome
sólo a ti te pido que sigas buscándome.
Pues no sé realmente en verdad ni dónde estoy,
ni de dónde vengo ni muy bien a dónde voy,
y si me apurás te digo que ni sé quién soy,
sólo que este amor y mi corazón te doy.