Consejos para Lucecita

I  CUIDA LA SALUD.

La salud es algo que no valoramos hasta que perdemos parte de ella. Esto es así porque la salud generalmente viene “de fábrica”. Sin embargo, gozar de buena salud no es poco y es el soporte de otros disfrutes. La salud se puede ir deteriorando por sus descuidos, más allá del desgaste natural del cuerpo. Cuidarla incluye comer bien, dormir bien y realizar actividad física.
Gozar de buena salud es parte integral de tu bienestar.

II ALIMENTA LA CURIOSIDAD.

El anhelo de conocer es innato, pero con el ajetreo y lo cotidiano se va obnubilando. Por eso es importante redescubrirlo y permitirle que se abra. “Conocer” es una palabra que nos ayuda a conducirnos en la vida. Conocer algo o alguien es profundizar en él. Cuando conocemos algo lo podemos llegar a amar, y el amor ayuda a conocernos, nuestras limitaciones, nuestras particularidades y nuestra infinitud.

III FOMENTA EL CONOCIMIENTO

Dale tu mayor atención a las cuestiones que sean de tu interés. Empieza por hacerlo en tus momentos libres, aunque sea leer un breve texto o escuchar a alguien que sepa del tema o lo que sirva a tu interés particular por conocer más y mejor y fomenta que se despliegue en el tiempo. Los temas que te interesen merecen ser conocidos integralmente y no sólo de oídas. Hay asuntos que deben conocerse de primera mano, a esto se le llamaba “ir a la fuente”. La opinión difiere del conocimiento.
No es posible saber todo ni entender todo, pero lo que llame tu atención debés conocerlo bien.

IV DESARROLLA TU CREATIVIDAD

Crear es una posibilidad inherente (tuya), no sólo de excéntricos. Cuando algo surge de tu interior y se plasma en algo tangible, estás creando. Cuando le das forma a algo que sólo era un pensamiento, creás. La creatividad se fomenta en muchos actos cotidianos, cuando te preguntás ¿cómo se hace esto?, desarrollás tu propia creatividad para realizarlo. Un magnífico edificio que hoy toca el cielo empezó con un pensamiento. Con creatividad, el vivir se enriquece y brilla por sí mismo.

V PROCURA LA FELICIDAD

Concíbela no como algo lejano e inalcanzable sino como un estado natural factible. Lo que está bien es lo normal. Desde ahí se parte y allí se está. Ser feliz no tiene por qué ser un logro, pero puede ser una actitud. La felicidad además te sirve para ayudar a los demás a ser felices o a vislumbrar su propia felicidad. Y la felicidad es un lindo estado en el cual vivir en plenitud.

Anuncios

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s