Vivir y morir a diario

Vivo y muero a diario
casi sin darme cuenta
vivo entre el calendario
muero en cámara lenta.

Vivo al despertar
en humores risueños,
caigo a trabajar
y muero en sueños.

Diariamente algo muere
como un copo de nieve,
suavemente algo desaparece
y hay algo que permanece.

Siempre es quizás
un a veces, aunque a veces
quisiera serlo por siempre,
como renace en septiembre
jacarandá desde sus raíces
en primavera veraz.

Momentáneamente se vive
eternos parecen tormentos,
no mueren los monumentos
ni el amor que se despide.

Vivo si voy caminando
e incluso si estoy dormido,
duermo profundo seguido
a veces muero soñando.

A diario vivir y morir
parecen inseparables,
reír, crecer, existir
resultan indispensables.


Fotografía: Jorge Guardia

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s