Mensajes en una botella

Todo se puebla de mensajes
mensajes que tocan la puerta,
que te duermen cual masajes
que no te mantienen alerta.

Cubren cual sábana el momento
que te hacen olvidar el lamento,
mas no ayudan a comprenderlo
ni a crecer, o al bien conocerlo.

El bien, dícese, no tiene objetivo
tampoco tiene próposito, altivo,
contrariamente
no es lo que el beodo diga al beber,
sencillamente,
el bien es lo que debe ser.

Cuando estamos mal, qué desazón
se pierde sentido, se nubla la razón
todo nos parece mal a golpe de vista
el mundo infernal, la gente despista
y encerrados tras barrotes mentales
con temores, sufrimos los males.

A veces comienza como una diversión,
veamos qué es esto, ¡uy! qué emoción,
luego enredados nos vemos envueltos
atrapados, difícil deshacer los entuertos.

Y buscamos mensajes que nos toquen
que nos pinten el alma o la retoquen,
o nos guíen a conocer una buena vida
que sí, es posible, generosa, bendecida.

Las palabras sólo tienen importancia
si nos llegan, si carecen de jactancia,
otras veces le damos cierta relevancia
confundidos por su pompa y elegancia.

Ellas sirven cual mensaje si nos dicen
aunque a veces otros te lo contradicen
es que el peso que le damos a las cosas
no sucumbe a la fragancia de las rosas.

Se repite y nos parece verdadero
por el hecho de escucharlo repetido,
será cierto si lo dice mucha gente
va cegada al repetirlo tan vehemente.

Los mensajes son el mismo indiferente
que vacíos de sustento y alimento
se entretienen, placer de lo irreverente,
y en la rueda no nos dejan escarmiento.

Seguimos por suponer que vamos
lo mejor será decir que andamos,
nos movemos, sobre todo estamos,
somos, no sólo porque pensamos.

El destino puede hacernos un guiño
recobrando la alegría y el jugar del niño
si nos lanzamos al descubrimiento
al vivirlo con un regio sentimiento.

Hay mensajes que llegarán a tiempo
si buscamos, si caminamos atentos,
y si distraídos aventuramos el futuro
lo encontraremos escrito en algún muro.

La atención no deberías regalarla
a bobadas, ni en todo caso prestarla,
hay palabras que nos causan sorpresa
y hay poesías para conocer la belleza.

Atentamente, se disipan malestares
trabajando, codo a codo con los pares,
A una vida de dicha sacarás pasaje
cobra sentido y vigor ese mensaje.

El mensaje puede ser un señuelo
dicen que el mundo es un pañuelo.
Y si lo dicho cierto día hace mella
el mundo nos parecerá una botella.


Fotografía: Jorge Guardia

Un comentario en “Mensajes en una botella

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s