En la arena

El ambiente se va llenando
de aroma político, ese lenguaje
carente de simbolismo, equipaje
como lastre que va cansando.

Abarcando todos los temas
que se quieran debatir,
ruido que transmiten fonemas
a quien quiere sólo vivir.

Dicen que es información
que te ayuda a subsistir
para el bien de la Nación
es que deben insistir,
pero guardan la intención
de lo que te han de vender
y el eco es sustitución
del hombre, o al parecer.

Y si acaso hablás de flores
te saltan los de un partido,
si enunciás lo desconocido
te agravian de otros colores.

Si en un punto tomás postura
en la arena movediza
la misma no te asegura
que alguien muera de risa.

Pues todo se banaliza
el clima, la muchedumbre
y cómo calmar el hambre
de los que no tienen prisa,
aquél de obtener ganancia
con los sudores del hombre
o cómo restarle importancia
y voz al que no tiene nombre.

Hay cosas tan predecibles
como agua de río al mar
hay otras que son posibles
el pensamiento al cambiar.

La cultura es un alimento
que lo puedes masticar
el camino es un movimiento
que lo puedes desandar.

Se va llenando el ambiente
de sopor e intolerancia,
se va cansando la gente
del dolor y la arrogancia;
y el mundo se vuelve oscuro
sin luces que lo iluminen
como un basural impuro
donde las ratas caminen.

No obstante, aún, sin embargo
los ojos, espejos del alma,
son como un río que empalma
y te despiertan del letargo.

Pues las ideas macabras
qué sólo ofrecen la muerte
no tienen valor ni son fuertes
como las dulces palabras.

Y cuando te sientas perdida
que nada tiene sentido
recuerda que en esta vida
importa más el latido
que alguna frase repetida
que huele a huevo podrido
y así tu voz enseguida
será un canto reconocido.

Haz como el loro barranquero
que canta firme a la aurora
tan cálido el mañanero
como abrazo a toda hora.

Y si el cielo se despeja
de dolores de cabeza
iluminarás con destreza
incluso con moralejas.

Por ello, a los cuatro vientos
ofrenda tus pensamientos
que surquen el firmamento
apaciguando tormentos;
la esperanza recobrada
con templanza bien labrada
le dará nueva estocada
al circo de las pavadas.

Anuncios

3 comentarios en “En la arena

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s