Andante

El invierno se mitiga en el infierno
no se siente tanto frío en el averno,
los dolores te repican en los huesos
si te toman senilmente del pescuezo
no hay tutía ni excusa ya que valga,
el alma torturada sin paz cabalga
buscando deshacerse del entuerto
y la guía uno que ve, alguno tuerto,
a salir por las propias en su ley
sabe que con un solo ojo es rey,
y si los ciegos se unen a la causa
el camino se abre paso ya sin pausa.

Anuncios

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s