Crear un ambiente

 

No todo está escrito pero todo se ha dicho
en diversos versos y en prosa profana,
si cambian las formas no tienen por norma
decirte lo mismo con tal magnetismo
que a ti se te pegue y el texto te llegue
que diga, que hable o calle para siempre
y si algo transmite que no se repite
es lo que destaca su carácter de único,
tenemos tanto en común que parece obvio
que la singularidad nos distancia y nos atrae
en el aire navegan los distintos pensamientos
nuestros sentimientos brotan tras la lluvia
como florecen los laureles y el naranjo
y al crecer, al amar es crear un ambiente
agradable, respirable como la primavera
donde la brisa permea lucidez y claridad
antes de que el calor todo se lo devore
y sólo queden en su sitio las catedrales,
porque hay movimiento sobre el cemento
porque todo va y viene y todo se mueve
el pensar, el sentir y lo que has de decir
la palabra que toca cuando sale de boca
llegará como un beso suave, dulce y fresco
alegando que vida eres todo querida
llanto, dolor, euforia y aburrirse
la espera paciente, el café caliente
la comunicación libre de conexión
el entendimiento mutuo, el trajín
expresarse en libertad, la soledad
y el encuentro, sublime instante
donde se redimen nuestras vanidades
la entrega gozosa, el ardor, el deseo
el momento oportuno, la torpeza
de decir hasta luego al terminar el juego
la tibieza que se disipa lentamente
y volver a empezar como los lirios
escuchar los delirios y los oprobios
trabajando sensible a toda presencia
cuando cada ausencia va dejando huecos
espacios sonoros, tiempos incompletos
perderse en el infinito mar existencial
y encontrarse en un reflejo sideral,
con convicción expresar ese amor
tan vital como el aire, como el agua, la flor
que perdura en el mar, en la roca, la sal
que se siente y se vive y se palpa en la piel
cuando brillan tus ojos, cuando vibras de sed
y escapar de la red extendida en la sien
desterrando las huellas que dejó el abismo
encontrando en el mismo sentido recobrado
saber que lo obrado fructifica a su tiempo
que resulta en confianza el haberlo labrado
el terreno florece, como el cuerpo se mece
que distingue virtual materialismo de realismo
y así el alma que crece, se recrea, se cuece
va tomando la forma, va recobrando nombre
el ambiente creado es como una atmósfera
donde la vida convive, se comparte, se ríe
que la pena, el pesar, ha sido amortizado
con todo lo conquistado que te invita a besar
a soñar, a tocar, a jugar, al del ser realizado.

Anuncios

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s