El tiempo y la naturaleza

 

La mentalidad conservadora no admite lo cambiante y se relame en la constancia. Por eso, no es sorprendente que se sorprenda cuando durante un mismo día, llueva, salga el sol y se nuble, exclamando “qué tiempo loco”. Y puede ser que el tiempo ( y la naturaleza ) no esté en sus cabales, por lo que los diferentes cambios de humedad, nubosidad, presión y temperatura hagan del día algo inestable. Porque la estabilidad se define por continuidad de un estado común: lluvioso, soleado, caluroso, frío; y para ella debería ser así desde el amanecer hasta que cae la noche.
Pero eso no es todo. Si tres días seguidos estuvo soleado, debería ( en su lógica ) estar soleado otros tantos, plasmándose en estabilidad del tiempo imaginado por ella. Pero además, esa estabilidad debe ser agradable, pues un estado estable pero insufrible no es tolerado por demasiado tiempo. En casos así, el tiempo no está loco sino que simplemente es guacho y la quiere joder.
En todo caso, la lógica conservadora se mantiene centrada en sí misma aislándose del tiempo y la naturaleza con diversos inventos, como la calefacción, techos, aire acondicionado, paraguas, ventiladores, etc. facilitándole creer que hay una constante de un día a otro, permitiéndole atravesar lo cambiante sin cambiar demasiado, qué loco, ¿no?

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s