Anclado en París

Y aquí estoy
Observo la estela de un avión,
Hay movimiento
Sensualidad en la marea de gente
El trajín del peatón
Las palomas caminan ligero
Pican y vuelan hacia las cornisas
De sólo pensar también me muevo
En sintonía vital
Con todo lo que siente,
Subo escaleras
Bajo despacio, silbando
Aminoro el andar
Y pido un café que no tarda en llegar
Como la luz del alba
Como su presencia
La compañía mitiga el dolor,
La tarde cede y se sucede
Se despliega en noche
Disfrazada
Hay luces que distraen
Y luces que llaman la atención
Cumplen su función
Como la arquitectura
Pensada para atravesar los años
Para disminuir los daños,
El automóvil muestra inquietud
Esa ansiedad de una época
Marcada por las marcas
Sin nacionalidad
Que se hacen llagas,
Pero sigo aquí
Sin pesar
Sin el peso del olvido
Sin descuidos
Inadvertido
Nunca me voy.

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s