No me sigas

No me sigas, no, no me sigas
No creas que aunque me veas
Andando por ahí, balbuceando,
Esgrimiendo palabras, poetizando,
Llegarás a algún lugar de reposo,
No, no me sigas. No me digas
Que querés algo de lo que tengo
No, o no ves que yo no tengo
Mucho menos de lo que tienes
Y no entiendo por qué vienes
Los bienes inmateriales no se ven
A simple vista. Llévatelos si gustas
Pero no me sigas, no, no me sigas
Llevate la tranquilidad, el deseo
La calma de la aurora, llévatela
Y si encuentras paz hazla tuya
Pero por favor no me sigas
Que no te arrastren las palabras
El pensamiento es un océano
Y es necesario saber nadar.
Por eso, atraviesa el firmamento
Desde el convento hasta las nubes
Busca la base del arcoiris
Zambúllete en el río dos veces
Y dime si eres el mismo,
Surca el abismo, merodea la inmensidad
Anhela la felicidad, vive tus sueños
Hazlo con la gracia de los dioses
Ríe con gozo, goza el placer
Degusta, saborea, palpa, piensa
Pero de ninguna manera me sigas
Que mi voz te acompañe,
Y que no se empañe tu vista
¿O no ves que yo no voy?
No me dejes tus huellas
Que guíen a otros caminos,
No vengas, no derrames el llanto
No pidas, sólo escucha el susurro
Del viento: no me sigas, no,
Que yo no voy, no, yo sólo soy.

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s