Encantado, mucho gusto

Como en un clásico juego infantil, a veces la vida parece una cadena de encantos y desencantos, de situaciones que nos dejan petrificados y de sentimientos que nos ponen a correr de contentos a buscar contagiar esa alegría que nos desborda que no hace más que convertirse en un mágico encanto para aquellos que nos miran con ojos desencantados, esperando que alguien los toque para ponerse a correr nuevamente y que el juego cobre dinamismo.

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s