Inventos ergoeconómicos

Fui de shopping a un “todo por 2 ( mil ) pesos” y me di cuenta de todas las necesidades de las que carezco, a pesar de las bondades de los adelantos técnicos que cada día nos sorprenden, como el sacacorchos automático y el inflador a batería solar, en negocios de este tipo. Y más allá de que hay carencias peores que otras, la carencia de necesidades no por abundancia sino por carencia de interés, no deja de convertirte en carenciado.
Por mi parte, luego del paseo, me guardé los dos pesos en el bolsillo esperando que llegue de una buena vez el mate para tomar acostado.

2 comentarios en “Inventos ergoeconómicos

  1. Carencia de interés obviamente no es igual a carencia de necesidad, pero sí puede resignificarse como carencia de lo superfluo, de lo inútil, de lo artificial… Es bueno saberse y sentirse “carenciado” de ciertas cosas, pero no por falta de “recursos” sino, al contrario, por tenerlos y saberlos aprovechar… ¿O a la hora del mate, el sacacorchos automático (“¡Upss! Olvidé comprar también las botellas con corchos para sacarlos automáticamente”) cumplirá la misma función?… ¡La otra cara del humor!
    Cortito pero sustancioso.
    Vaya mi abrazo, Leandro.

    Le gusta a 1 persona

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s