Un dos tres… adentro

Mantenerse a flote entre tanta agua
Respirar e inspirar y volver a respirar
En este valle de lágrimas y sollozos
En la fachada festiva y de agitación
En el ajetreo, en la calma vacilante,
En el palabrerío, el silencio y el bullicio,
Respirar, volver a inspirar, suspirar
Y moverse, como transeúnte pensar
En el hospitalario sentimiento,
Ante el trajín de nuestras emociones
A flote, tras haberse hundido, a flote
Respirar, inspirar, volver a suspirar
Ver los sueños, y dormir, dormir
Porque es tan necesario dormir
Como despertar, como soñar,
Darle un descanso al parloteo
Y hablar, perderse en la conversación
Encontrarse nuevamente en la ensoñación
Trabajando, aprendiendo, discurriendo
Transitando, esperando, bostezando
Y levantarse tras el tropezón, auch,
Que a veces duele, que se resiente
Y avanzar a pura fuerza de voluntad
Porque es la forma de vislumbrar
Un porvenir que valga toda pena
Con las cargas a cuestas, la cuesta
Lo que cuesta la voz que perdura
La que sana, la voz que acaricia,
Y atornillarse a la silla, brincar,
Bailar en el medio de la disputa
Y decir lo que siento, en susurros
Al oído del viento, bajo el sol,
A la luna, con los rayos de Neptuno.

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s