Los zapatos ( Microcuento )

El viejo y la vieja del Pachu siempre enseñaban con sus consejos y ocurrencias. Recuerdo aquella tarde de abril en que don Sixto nos enseñaba cómo hacer para entender a los demás.
-Vos tenés que ponerte en los zapatos del otro.
Y doña Carmen agregaba elocuente:
-Pero primero esperá que saque sus pies.

ANA e INÉS ( Microcuento )

Dos amigas que cursaban la carrera de odontología en los años noventa, compartían la habitación de la pensión de Alcira sobre calle 4. Una de ellas, Ana, siempre respondía a destiempo los cuestionamientos de la otra, llamada Inés. Por su parte, Inés alternaba episodios de euforia y depresión, de bronca y alegría a intervalos regulares e irregulares. Ana sentía empatía por su amiga, pero cuando la quería asistir por su depresión, por ejemplo, Inés ya estaba cantando a grito pelado; o cuando la quería acompañar en un baile, Inés ya soltaba el llanto.
Así pasaron sus años de cursada en que Ana Crónica se desenvolvía en tiempos que ya se habían despedido sin que ella lo notara e Inés Table dudaba entre estados anímicos que duraban lo que un suspiro.

Te regalo una canción

Cada tanto me encuentro con un lindo diálogo vivaz. El chat es otra cosa que entretiene apagado. Cada tanto el día trae aburrimiento, y trae alegría, y trae gente, y trae movimiento. Otras veces se va a dormir con la noche, se moja con la lluvia, se lo lleva el viento. Queda poco del día: un beso, una sonrisa, llanto y carcajadas. El bullicio desaparece, la música se calla, los automóviles duermen. No hay lunas, pero está Júpiter. El día trae lo dulce y lo amargo, el júbilo y la decepción, el entusiasmo y el estancamiento, belleza y soledad, brillo y nubes. La nube se perpetuó, cubrió el cielo de grises. Parece mentira que sean las diez, parece mentira que sea diciembre, parece mentira que estemos vivos, lo que asoma como verdad, o como variantes de verdades son el dolor, el embole, el sexo y las enfermedades. Y aunque todo es pasajero, lo nuestro es pasar abriendo caminos. Necesitamos aire, música, ideas. Abriendo caminos, caminamos, pero los caminos están pavimentados con brea y hay mucho tránsito como para caminarlos por ahí, como para que se abran las aguas del mar Rojo, entonces caminamos por caminos ya recorridos sin abrir las puertas del cielo que golpearan rosas y pistolas. Escuchamos, quisiéramos escuchar, escuchamos, pero las voces se confunden. Entonces sentimos, sentimos no sólo con el corazón sino también con la piel, los órganos, los huesos y con el cerebro en su ajetreo, porque sentir es otra forma de pensar, una más entre muchas. Lo bellos púbicos sienten la proximidad, las manos sienten el tacto, la nariz percibe el perfume que nos indica un camino que nos vuelve a hacer sentir que es cierto que estamos con vida por delante: un minuto, cinco años, dos siglos, qué más da. Viviremos, esa es la promesa de la aurora, pero caminar es por lo pronto solamente una esperanza: descalzos, sobre aguas, en la arena, al trabajo. Quién puede decir qué es la vida sino todo: el amor, lo bueno, la pérdida, el sollozo, las cataratas del Iguazú. Quizás es algo que no se vende en el supermercado, que no se paga en cuotas. Y vemos en los chicos la alegría y el llanto, y vemos la vejez y los achaques, y vemos multitudes y vemos rostros dolidos, y vemos pasar las películas y los camiones, los perros y los gatos, el tiempo y las estaciones, lo simple y lo complicado, el crepúsculo, las canciones en videoclips, el chango del supermercado. Abrimos o no abrimos caminos se preguntan los cantores, los poetas, los obreros que hacen el pavimento y los inspectores de tránsito. Digamos que tampoco están todas las certezas al final del recorrido, tal vez algunas están a un costado o en la banquina o en el guard-rail o en el fruto de un árbol. Quizás nos espera la calma, el mar hacia donde todo confluye, la desilusión o la brisa nocturna. Una cerveza hace de néctar y nos apacigua; dos, hace de brindis y nos emociona; tres, hace de efecto, que nos traiciona. Y hablamos, y pensamos, y callamos, y soñamos. Caminamos, avanzamos y tenemos todas las posibilidades de abrir caminos para caminarlos o para observar el horizonte sin parpadear ante el ocaso.

DEL ABURRIMIENTO Y OTROS ENSERES

Si se apaga el sol

se apaga la vida,

si te apagas tú

me apago, querida,

de sólo pensar.

Tengo la cabeza

repleta de fantasías,

tengo el corazón

colmado de versos

soy como una droga

sin efectos adversos

cuidado que seguirme

es un viaje de vida.

En tiempos complejos

a lo cerca y a los lejos

le damos la bienvenida

a todo lo que nos haga

pensar, mi vida, pensar.

HAMLET YA NO SABE QUÉ DECIR



Hasta que no veas el sufrimiento no has visto nada.

-¿Por qué habríamos de no ser, chocolatín?

Dibuja un discurso sensible en el aire, con palabras delicadas, con gestos precisos.

Ser artista en un mundo maquinal. He ahí cien razones para vivir, cien almas para habitar, cien criptogramas para…

Ser humano en un mundo material. He ahí un sentido, una amplitud, una visión, sue…

Ser simple en un mundo virtual. He ahí una belleza, una paradoja, una cualidad, un sustento cuando todo se disuelve.

Ser singular en un mundo de fábrica en serie. He ahí una seriedad, una fantasía, una serenidad ante lo complejo.

Ser nada más ( nada menos ).

-Ya cállate Shakespeare, que me desesperas.

DEP ( Microcuento )

Querido, ya sé que Bill era insoportable, mala leche, insufrible, bestia, ignorante, belicoso, tártaro, déspota, tirano, ruin, vil, torpe, pendenciero, garca, jodido, autoritario, huraño, reptil, rata, holgazán, sucio, ladrón, malamigo, turbio y buchón, pero no te preocupes. Ya Dios lo tiene en su gloria.

Temáticas que no voy a desarrollar ( por el momento )

…pero que si al lector le interesan, deberá estudiar por cuenta propia.

*Las redes están pensadas para la frustración.

*La búsqueda de la verdad es la búsqueda de las verdades de las distintas cosas.

*El mundo tiene una gran capacidad para hacer en teoría todas las actividades que no le fueron asignadas, pero lo mandás a atarse los cordones y fracasa.

*No es que no sepa leer, es que no sabe escuchar. Y leer es saber escuchar.

*Todo afecta, mas no todo nos afecta igual ni de la misma manera.

Literatura universal ( Microcuento )

Un hombre nació, vivió decorosamente, sorteó dificultades, se enredó en otras, entabló relaciones, destrabó compromisos, tuvo problemas -es cierto- pero no por ello se amilanó, se desanimó, fue un ferviente entusiasta, incluso quizás trabajó, creyó, creó, se desilusionó, amó la vida por momentos, estuvo en guerra con la existencia, hizo lo que todos hacen. Murió. Pero el final nos deja una enseñanza.