El rusito ( Microcuento )

Estaba soñando, y lo sabía, por lo que se fue del bar sin pagar el café, como una burla que en su estado lúcido no se animaba a acometer. Entonces todo se desmadró. El mozo comenzó a perseguirlo y el rusito tuvo que correr. En un momento sintió un dejo de arrepentimiento por su accionar pero se dio cuenta que era tarde para pagar lo que había consumido y que ensayar una disculpa ya no era la solución. Pero el rusito tomó coraje cuando el mozo se le vino encima, porque sabía que estaba soñando, y se le paró de frente. El mozo entró a tirar piñas totalmente desarticuladas, como si se tratara de un borracho a punto de desvanecerse y el rusito las esquivaba con gracia, hasta que se le estremecieron las entrañas con una risa irrefrenable que culminó en una carcajada estruendosa por la grotesca visión del mozo que le costaba mantener una postura erguida y soltaba las manos como un monigote circense, pero menos estruendosa que la trompada que le surtió el mozo en la nariz, cuando logró embocarlo y lo derribó.
-A ver si otra vez se te ocurre irte sin pagar.-le dijo, con el rusito yaciendo en el piso, que todavía no salía de la risa que lo embargaba.
Se despertó con la sensación de felicidad que dan las carcajadas en los sueños y la confusión que da la humedad que corre por la boca como sangre diluida cuando uno se cae de la cama y se rompe la nariz contra los cerámicos.

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s