Amanece en el Facebook

Amanece en el facebook, no me importa dónde estoy
me he dormido chateando y he soñado tan intenso
y en ese sueño yo me veía en el whatsapp, pero no
no era un sueño porque me clavaban el visto.

Este paisaje es tan extraño, se parece un balón esférico
los participantes opinan de todo, como si supieran algo.
Y en ese sueño yo me veía en una foto, pero no
no era un sueño porque en la selfie estaba yo.

A medida que megustamos mis recuerdos me estremecen
y en un soplo veo proyectado como un flash mi biografía.
Ya no sé si el facebook está arriba, abajo o dentro de mí
y aunque el paisaje sea tan extraño parezco haber estado allí.

Anuncios

Monólogo de Laurelio

Cuenta el poeta que es poeta, y vive
con este engaño soñando,
despertando y poetizando,
y algún elogio recibe
por lo que su tinta escribe
que en cenizas se convierte
y con suerte vence a la muerte.
¿Qué hay quien intenta escribir
con metáforas y símbolos decir
en papel, por no gritarlo fuerte?

Cuenta el loco con su locura
que la soledad le ofrece,
Cuenta el narrador que perece
ante una musa y su hermosura;
Cuenta el vil mal sus proezas
cuenta el ladrón lo que pretende
cuenta mentiras y no se ofende
y en el mundo, en conclusión,
todos cuentan su ilusión
aunque ninguno comprende.

Yo cuento que estoy aquí
detrás de un papel en blanco
y cuento el cuento de un manco
que de un quijote leí.
¿Qué es el cuento? Una lección.
¿Qué es el cuento? Una ficción.
Un símbolo, una ilusión.
Y el menor cuento es hermoso:
que toda la vida es cuento
y los cuentos, cuentos son.

La noche oscura del alma está estrellada

Puedo escribir los versos más tristes ésta noche
escribir por ejemplo: “la noche está estrellada
y tiritan, azules, los astros a lo lejos”,
pero en vez de escribir toda esa paparruchada
que nadie comprenderá, me tomaré un buen fernet
y esperaré con paciencia, sonriente y feliz
que todo se vaya de a poco a la mierda.
Y veré mi cadáver pasar por la esquina
entre el llanto amoroso y la risa vecina
que recordará con ternura mi gracia feroz
cuando lleve el cajón con flores el coche
a despedir con alegría y sin rencores
a saludar a queridas y viejos amores,
que los muertos caminen es un artilugio
pero occiso que hable es un privilegio
de la dicha divina que toca al vivirla
pues la muerte es una sola y hay que morirla.

Cartonero

Era cartonero por derecho propio
su filosofía de la libertad
fue juntar cartones sin robar a otros
y desarmar cajas para juntar más.
Recorrió las calles de todo su reino
recogió cartones y empezó a crecer
para el barrio era nuestro cartonero
nuestro y de la calle que lo vio nacer.
Era cartonero con el sol a cuestas
fiel a su destino y a su proceder
sobre los cartones dormía la siesta
y bajo la lluvia solía amanecer.
Era cartonero y era la ternura
esa que hace falta cada día más
y era una metáfora de la aventura
que con gps no se puede hallar.
Digo cartonero porque es lo que dejamos
que nos despojamos sólo del cartón
era el que juntaba lo que le tiramos
ni siquiera sobras de tu corazón.
Era un callejero y era el personaje
visto tras la puerta de cualquier hogar
y era en nuestro barrio parte del paisaje
como un perro, un bondi y todo lo demás.
Era el cartonero de comprar botellas
y se fue con ellas cuando las bebió
se tomó de golpe todas las estrellas
se cayó rendido y ya no despertó.
Nos dejó cartones como testamento
llenos de esperanza, llenos de ilusión
viaja su recuerdo por los sentimientos
que quedan plasmados en esta canción.
De principio a rabo, amigos míos
era un ser humano nuestro cartonero…

Volverán esas musas fugitivas

Volverán esas musas fugitivas
otra vez con sus cantos a inspirar
y de nuevo con la pluma y con la tinta
escuchando escribirás.

Pero aquellas que lejos de inspirarte
te hacían temblar y tiritar
con sus cantos de guerra y de violencia
esas…¡no volverán!

Volverán cabalgando cual jinetes
las musas en todo su esplendor
llenando tus papales de hermosura
poesía y seducción.

Pero aquellas lúgubres y vanidosas
que te hervían la sangre al delirar
cuyas lágrimas caían noche y día
esas…¡no volverán!

Volverán en amor, prosa y gemidos
sus palabras ardientes a inspirar
tu corazón, tu sexo, tu latido
vibrando escribirá.

Pero si no les das todos tus sentidos
ni te abres con su regia inspiración
por más haikus que escribas… desengáñate
¡una mierda serán!

Entre el infierno y el cielo

Yo siento que me provocas
más allá de tu deceso
no me lo dice tu boca
parece está de recreo
y apenas puedo pincharte
pareces una armadura
presiento voy manyarte
a pesar de tu locura.

Voy a comerte el corazón con queso
a devorar sin límites tu cuerpo
y aunque derrame sangre en bota, suave
gota a gota, voy a emborracharme en tu factor.
Voy a comerte el corazón con queso
a devorar sin límites tu cuerpo
y voy a hincar en tus pezones muelas y colmillos
voy a masticarte sin rencor.

No pienso comer tu pelo, tus uñas son como espinas
tu sangre es dulce con hielo, tus muslos paso en harina
tu páncreas sabe a podrido quizá deba hacer el duelo
dicen que hay un purgatorio, entre el infierno y el cielo.
Voy a comerte
con ardor.

Voy a comerte el corazón con queso
a deglutir sin límites tu cuerpo
y aunque derrame sangre en bota, suave
gota a gota, voy a emborracharme en tu factor.
Voy a comerte el corazón con queso
a devorar con interés tu cuerpo
y voy a hincar en tus tendones muelas y colmillos
voy a masticarte sin rencor.

Desde que tú te has ido

Tengo bastante tiempo para ver qué hacer
despierto y puedo disfrutar amanecer
espera otro día tan lejos de tí.
El espejo no miente, me muestra mi semblante
aunque no estás tú.

La gente pasa y pasa camina normal
el ritmo de la vida me parece bien
era muy semejante cuando estabas tú
sé que era parecido cuando estabas tú.

Qué asunto tan sencillo que es vivir sin tí
no tengo que esperar, ni verte ni escuchar
el calor de mi cuerpo no clama por tí
ni idea dónde estás
Desde que tú te has ido me siento feliz.

La gente pasa y pasa camina normal
el ritmo de la vida me parece bien
era muy parecido cuando estabas tú
sé que era semejante a pesar de tí.

Poema del escritor ignoto

*
No lo lee su madre, ni menos su hermana,
no lo leen en redes, ni en papel,
no lo lee el amigo, no lo lee el vecino
no lo lee tampoco ni su mujer.
Nadie lee historias de éste
prefieren releer La peste.

No lo leen sus hijos, ni lo leen los viejos
ni los que comparten su profesión,
le escribió al sentido, le escribió al caso
no perdió el trazo ni la inspiración.
Ni una profesora leerá sus rimas,
tiene olor a mierda le dirá su prima**.

Si escribe apariencias llenas de inocencia
ni con elocuencia va a disimular,
si escribe aforismos o algo de sí mismo
así sea simiesco ni siquiera Chita se va a enterar.
No escribe nada para aprender
ni divulga versos del saber
no escribe nada serio
ni tampoco por joder.

No escribe líneas que parezcan sueltas
no escribe en paredes, ni en el pizarrón
no escribe de corrido, ni tampoco vueltas
algo rebuscadas como de religión.
No escribe editoriales,
cartas de amor ni manuales.

No escribe las notas de la economía
si hablara del clima todo sería igual.
No escribe contratos, tampoco tratados
de filosofía, ni va a comentar.
No insulta a delincuentes
menos a los dirigentes.

No escribe de apuro, ni se va a cansar,
nadie va a pensar en leerlo al cagar
y si lo que escribe vale sólo un peso
ni siquiera eso se le va a pagar.
No busca motivos para escribir
no deja señales para seguir
mas si usted quiere leerlo
puede hacerlo justo aquí.

*Basado en “Canción de los desposeídos totales”, de Leo Masliah. También se lo puede cantar.

**Pero tampoco lo leería.