Titulares

 

Sangre y muerte recorren las calles
el robo, moneda común y corriente
una encuesta revela que la gente…
anuncian nuevas medidas y talles.

En Europa estas cosas no pasan
nuevo tiroteo y país intervenido
devaluación lo agarró desprevenido
esta noche dos estrellas se casan.

Ganó con un gol sobre la hora
lluvias para todo el fin de semana
murió mientras limpiaba una ventana
por qué es que nuestro bebé llora.

Se aproximan nuevas elecciones
asaltaron cien panaderías en el año
corte de agua por rotura de un caño
se atragantó teniendo relaciones.

Manejaba estando alcoholizado
preocupan acuerdos comerciales
chicos intoxicados en dos recitales
cayó ladrón, de Batman disfrazado.

Liberaron a famoso delincuente
otra mujer víctima de femicidio
lenguaje inclusivo incita al suicidio
este título no conmueve a la gente.

Ganó la lotería un tipo con suerte
subieron los bonos y las acciones
la inflación nos deja sin reacciones
salió a bailar y se encontró la muerte.

Un asteroide se aproxima a la tierra
nuevo divorcio sacude la farándula
la soberbia hoy ya no se disimula
se oyen viejos tambores de guerra.

Mil trescientos accidentes viales
incendio por desperfecto eléctrico
goles de acá en Japón y Puerto Rico
la estupidez es razón de nuestros males.

Anuncios

Cae

Y cae la manzana desde el árbol
por su peso ya madura en tu barriga
no es de gravedad aunque se diga
y en el acto de testigo sale el sol.

Al río

Derrama al río tu llanto
que lo lleve la corriente
con su pena impertinente
su pesar y su quebranto.

Sólo déjalo que corra
que su cauce lo recorra
que allí en el agua se pierda
al derecho o a la izquierda.

Derrama al río tu llanto
que fluya allí tu tristeza
que te limpie de impureza
como al entonar un canto.

Y cuando te sientas viva
recobrar la alegría esquiva
verás que no es tan pesado
el dolor que tú has cargado.

Derrama el río su llanto
de tanta vida perdida
de tanta pena escondida
que al sol no parece tanto.

Surfeando

 

Surfea en la pantalla
las olas con su malla
emojis que divierten
en versos se convierten.

Llamada que se espera
el tiempo desespera,
el ansia moviliza
su herida cicatriza.

Cuando en un abrazo
dejamos un retazo
de sueño, de deseo
en vida lo recreo.

Pues cada paso dado
del sentir desplegado
se abre en la visión
que vibra en ilusión.

Envuelto en realidades
historias, novedades
encuentra bienestar
posible de gestar
libre de vaguedades.

Y salta de la silla
surfea la otra orilla
sin buscar escapar
navega el mismo mar.

Golpiza

Tan temprano se levantan las noticias
que amanecen entre besos y caricias
la ciudad que de noche nunca duerme
vibra como un indefenso, un inerme
que susurra con palabras de su boca
y en el corazón de la misma desboca,
si desembocan en oídos tan ligeros
no lo escuchan cuando cae el aguacero
y reaccionan por la fuerza con violencia
que no ceden al pedido de clemencia
va muriendo por unos golpes letales
que esa vida escapa por los laterales,
en lo onírico va olvidando la reyerta
que otro sueño en la vida se despierta.

La invocación del poeta

 

Al poeta se le fue la inspiración
él no sabe tecnicismos ni aviación
como para volando ir a buscarla
y observando paisajes va a invocarla.

Caminando va mirando las fachadas
imagina que los vidrios son cascadas
que las puertas son entradas y salidas
a otros mundos paralelos, otras vidas.

Invocando pensamientos y sentires
va escuchando de la gente sus decires
situaciones que suceden puntualmente
se trasladan a un poema gentilmente.

Vitorean en su pluma de guanaco
las esquirlas recibidas en atraco
que con tinta se plasman en papel
como versos tatuados en su piel.

Andante

El invierno se mitiga en el infierno
no se siente tanto frío en el averno,
los dolores te repican en los huesos
si te toman senilmente del pescuezo
no hay tutía ni excusa ya que valga,
el alma torturada sin paz cabalga
buscando deshacerse del entuerto
y la guía uno que ve, alguno tuerto,
a salir por las propias en su ley
sabe que con un solo ojo es rey,
y si los ciegos se unen a la causa
el camino se abre paso ya sin pausa.

Bosques

Arrasaban los incendios forestales
a los bosques y a especies animales
el fuego que devora todo quema
ni Tarzán lo detenía con su fonema,
los rezos que clamaban por piedad
le pedían a sus dioses humedad
los bomberos que hacían su trabajo
daban vida con mangueras a destajo
cada gota era un signo de esperanza
como llaman a la lluvia con la danza
y llegaban esos alivios pluviales
que al cielo le dolían los lagrimales.

Era o no era

Era torpe, desdichado y vanidoso
era oscuro, desgraciado, temeroso
era símil de una estrella apagada
era terco de semblante descuidada
era recio, anticuado y muy odioso
era infame, insulso y veleidoso
era feo cual sabor de agua salada
era poco menos mal que no era nada.

Un paisano

 

Un paisano renegaba de sí mismo
el sueño de ser otro lo arrastraba
lo llevaba derechito hacia el abismo
y en sus fauces el lobo lo devoraba
despertaba con sudor y nerviosismo.

El paisano soñaba con ser otro
no tan sano el país estaba enfermo
descuidaba su ganado y a su potro
en un rapto hasta le salía un cuerno
fatigada ya la sombra y ese rostro.

Y el paisano proseguía renegando
no quería, no sabía asimilarlo
preguntaba pero cómo y hasta cuándo
seré el mismo, sin querer disimularlo
iba en sueños en unicornio volando.

Ser parte

Ser parte
de la totalidad indivisible,
ser, en apariencias del saber,
como agua, como río
que va, que permanece
se mueve y no perece,
y atravesar el estío
sublime arte.

Ser parte
como arena en el universo
sin ceder singularidad
como billete y el anverso
sensible a lo que va y viene
amplitud que todo contiene
como lago, como cedro
que un rayo parte.

Ser parte
en unidad inseparable
en apertura cognoscible
como perro de la calle
como fruto en alto valle
en armonía amistosa
donde el alma goza
y se comparte.

Ser parte
de lo que no hay separación
pese a humana condición
que reposa en lo profundo
y se confunde con el mundo
como tierra con maleza
cual mendigo y la realeza
que reparte.

Ser parte
situación universal
que no tiene pedestal
y en el alimento encontrar
un sofisma para estar
mas en el espiritual
una verdad sin ritual
que aparte.

 

La roca

 

No muestra signos de reacción
¿indiferente al viento, al vendaval?
O siente del agua su tracción
y en verano celebra el carnaval.

Qué piensa, del hombre, de su paso
andante tranquilo en su regazo
de dura mirada para los tercos
derriba sin miramiento cercos.

Se posa, no mueve su espejismo
tan regia, de dioses y realismo
no crecen las flores en su fuente
montañas la llevan en su vientre.

El peso no es sólo un simbolismo
separa tierra y mares del abismo
no es medio, tampoco es conclusión
un piano le obsequia una canción.

Amanece

Amanece que no es poco
que se te ilumine el foco,
si el dolor te deja loco
esperemos no sea un toco.

Amanece que entre tanto
no nos cura ni el espanto
no nos doblega el quebranto
ni se nos derrama el llanto.

Amanece en tu estadía
que sobrevive la alegría,
como muestra una poesía
que no se derrite el día.

Amanece a todas luces
que no nos esperan cruces
si se esconden avestruces
resplandeces si desluces.

Amanece bien temprano
como el sol en el verano,
si a la vida no le gano
la muerte te da la mano.

Amanece de repente
una luz que es elocuente
y por eso ten presente
que amanece, claramente.

Amanece en libertad
la calle, la sociedad
amanece así en verdad
amanece en realidad.

Amanece y se renueva
se ilumina toda cueva
amanece que aunque llueva
amanece la buena nueva.

 

Unidad

Dos cabezas piensan parecido
se encuentran en lo desconocido
discrepan, discuten sin sentido
y entonces advierten desazón;
a veces no reconocen la razón
pues lo que une es el corazón.

 


//fotografía: Maru Coca

Los sentidos

Los sentidos pugnan
Entre sí,
La vista quiere prevalecer
Encarajinada entre pantallas
Y rostros que ha de reconocer
El tacto, con muchas agallas
Se la juega a morir
Tocando la piel, los labios
Tanteando ha de proseguir;
El olfato percibe con asco
El hedor, el aire pútrido, el olor
Y con paciencia y alegría
El perfume de una flor;
Los sentidos pugnan
Y el oído
Va quedando recluído
A escuchar
Oleajes, el bravo mar;
Al caer en el olvido
Ha de sentarse a esperar.
Los sentidos pugnan
Con gusto
Que permiten saborear
Dulces, salado y ácido
Sabores en el paladar.
Los sentidos pugnan
Y la vista
No se cansa de mirar
La memoria lo registra
Y algo ha de recordar.
Los sentidos pugnan
Y el olfato
Algo ha de sospechar,
Descansa la vista un rato
A la hora de pensar.
Los sentidos pugnan
Con el tacto
Se percibe suavidad
Aspereza y suciedad
Todo en un mismo acto.
Los sentidos pugnan
Y repugnan
Algunas cosas al ver
Los sentidos a veces otorgan
Un mundo por conocer.
Los sentidos pugnan entre sí
A veces con frenesí,
Con gusto las saboreamos
Palabras que no escuchamos.
Pugnan los sentidos
Mientras duren los latidos
Algo podemos ver
Y algo quizá entender,
Como cuando hay armonía
Entre ellos, hay poesía
No será cuestión de creer
Que tiene sentidos ser.

Duelo

La verdad sobre la verdad
no pasa por sobre si es verdad
o verdadera la única verdad.

En cambio, mentir sobre la mentira
sin carácter de única mentira
es más bien una mentirita.

A decir verdad, pero de verdad
no es que sólo eso sea la verdad
pero, en fin, sabemos es verdad.

En cambio, la mentira que se miente
contradice cuando ella lo miente
aunque sea de mentira, miente.

Y si acaso hablamos de verdad
no en serio, sino de verdad
entendemos sólo la verdad.

En cambio, si decimos una mentira
aunque sea de verdad es mentira,
mentirita, en verdad mentira.

 

Es a veces

Vivir es a veces
vivir es con creces
parir lo eterno
morir, infierno
andar, moverse
sufrir, dolerse,
escribir sin tinta
vestir con pinta,
tachar la historia
destejer memorias,
inventar un cuento
liberar el viento,
ser como el árbol
pensar al sol,
dar fruto, abrigo
dormir contigo.

 

Un verso esquivo

Existe un verso híbrido
mezcla de prosa y dialecto
que transgrede el intelecto
o lo sublima sin descuido.

Viaja y salta entre cuartetas
transversal a la poesía
cruza al llegar a la meta
consumada terca porfía.

Es un verso exagerado
mentiroso, descarado,
que se pierde en el tejido
sin indicios de un crujido.

Pobre verso convertido
nadie sabe en qué poesía
proseguirá su travesía,
ese verso se ha partido.

Si alguno lo ha encontrado
deberá ser declarado
verso rebelde anarquista
para aterrizar quiere pista.

Pobre verso desconocido
que no ha de tener proyecto
más de uno lo ha bebido,
se ha perdido en el trayecto.

Aunque el verso con valentía
cruzó de par en par esa vía,
descubriendo el entramado
que orgulloso lo ha cruzado
dándole forma a la estadía
que conforma una poesía.

 


//fotografía: Jorge Guardia

Tierra

La tierra pariendo vida
el agua la alimentó
donde el fuego devoró
el resto será comida.

En un mundo, realidad,
buscamos la fantasía,
entre sueño y libertad
te alimenta una poesía.

Pariendo pariendo va
formas conforman vida
memoria de piedra está
en cimientos escondida.

El mundo tiene secretos
y cosas que no se cuentan
poesías que sin decretos
sensaciones las inventan.

Y sigue pariendo vida
en las aguas, en los cielos
esta tierra prometida
que no se corre los velos.

Si de injusto tiene el mundo
que arregla todo con guerra
será de paz tan profundo
el sentir de nuestra tierra.

//fotografía: Jorge Guardia

Heladera

Mi casa es una heladera, tanto frío hace en el comedor
que a la hora de comer se congela el tenedor.
El baño hace las veces de freezer con conexión a internet
del lavamanos salen cubitos para el fernet.
Todo se conserva muy bien, no nos podemos quejar,
si alguien quiere salir a tomar sol, lo tenemos que dejar;
no vuela ni una mosca, no se oye un avión;
cuando nos vamos a dormir apoyamos la cabeza
en un sachet de mayonesa
y nos tapamos con una feta de jamón.

Dos punto cero

Una poesía que comience con una poesía
un verso que se estire tanto como converso
el espacio que se expanda hasta el universo
la palabra que llegue como voz de algarabía.

Un gol no es un poema, un verso no es mentira
un grito de rabia se distancia del grito de euforia
un olvido, un descuido que no queda en la memoria
la imaginación crea cosas, que con arte nos delira.

Trepa la vocal por el enjambre de las redes
sube a la nube mas baja al llano, a caminar,
viajan las fotografías que enfocamos al sacar
pixeles divertidos, el lunar, tú borrar puedes.

La gramática dicta las palabras por pulsar
el teclado predictivo nos enseña a chatear,
un emoji convincente dice más que mil palabras
a mí dame las palabras antes que muecas macabras.

Una serie que no es seria, sería o será que se ríe
y si usté está convencido es mejor que no se fíe
cuando sobran las palabras aparece la música
y si nos falta la música tenemos ruido de fábrica.

Titubeantes los sonidos que nos llegan al leer
no escuchamos los videos que los vemos proceder,
una cosa atrás de otra que no tiene relación
como una bolsa de gatos de distinta proporción.

Y se mezcla todo tanto que no se deja atrapar
tuits, posteos, likes y audios vuelan juntos a la par
en el medio, tras pantallas, está la brisa del mar
y entre sueños, realidades, nos vamos a descansar.

 

Crecías escuchando cosas

Crecías, escuchando cosas,
opiniones y sermones
en la radio, en la tevé,
leías sin entender,
mirabas, de lado a lado,
desordenado,
entre tu fiesta
y el velatorio,
y el oratorio estaba repleto
y en el tintero
quedaban otras
por comprender,
¿es lo correcto?
¿corre un destino
la sociedad?
Te preguntabas,
cuando crecías,
qué rol cumplías
y cuáles de ellas
podrías cambiar
torcer un rumbo
determinado,
corregir
enderezar,
caminos torpes
que ya trazaron
viejas promesas
como espejitos
cual camaleones,
que se alejaban
del horizonte.
Crecías, escuchando cosas,
y llegó un tiempo
para poner
manos a la obra
y corazón
a la estación.

Y…

 

Afrontar el desafío innato
tal como la aventura viva,
resplandece, sol timorato,
que entre nubarrones iba.

Y cuando todo oscurece
o la realidad languidece
vislumbrar, con oficio,
viva luz en un resquicio.

Y con ella todo aclara
silenciosa, no declara,
pero deja ver las cosas
margaritas, lilas, rosas.

Y afrontar el desafío
de fluir caudal de río
o remar contracorriente
y retornar a la fuente.

Y de uno u otro modo
viviremos codo a codo
canturreando veleidades
ni mentiras ni verdades.

Y tal como la aventura
si la suerte no nos dura
repetiremos como loro
la lección o como toro.

Y vivir, sueño o cuento,
es dejar de ir tras el viento
de la moda o la doctrina
es visión en la retina.

Y reír tras el porrazo
y sentir, quizá, el flechazo
de la vida que cautiva
que enamora y se cultiva.

Y volar sin la turbina
y parar en la banquina
observar el horizonte
escondido bajo el monte.

Y nadar en pleno mar
en presencia simple estar,
con la estrella de Belén
antes de que pase el tren.

Caras, dicen

Pedí un pucho y me dieron puchero
La cenicienta se llevó el cenicero.
Prendí el horno y me costó un hornero
La billetera se tornó monedero.

Dicen que las cosas están caras
Y que caras eran las de antes,
Que ahora tenemos caruchas
Tantas batallas, tantas luchas
Que igual seguiremos adelante
Con caruchas o expresiones raras.

Pedí un kilo y ¿qué me dieron? Kimono.
El censor se quedó con el verso
Un sensor detectó el universo
Y la descendencia del mono.

Dicen que han cambiado las caras
Que ahora algunas son tan delicadas
Tan ligeras como si fueran aladas
Que una app hasta te quita las taras.

Que la depre te vigila los pasos
Te persigue dando manotazos,
Dicen que se cura de un susto
Que la cara se torna rostro adusto,
Y se va dejándote zigzagueando
En el aire te quedás pedaleando.

Dicen tanto que por ahí confunden
Muchas voces son las que difunden
Algunas que nos llegan de caras
Caras viejas, maquilladas o claras
Que el tiempo no es, sólo es ahora
Que es dinero y te lo cobran por hora.

Las caras cambian con el ajetreo
Tu carita cambia cuando la veo
Las caras cambian y no es novedad
no me sorprende esta realidad
Quizá el asombro lo da la crueldad
No las caras, ni la vanidad.

Dicen que cambia hasta el alimento
Cambia en estación o con el viento
Y lo que no cambia es el firmamento
Ni los astros que le dan juramento.
Dicen que la cara es la única verdad
El semblante rubrica con veracidad
Lo que el alma siente con tenacidad
La otra cara de la inmortalidad.

Literal

Despertar, un día, incierto
ver el tamiz de la realidad
cómo teje la dramaturgia
oscilante fantasía verdad,
que socava los cimientos
de toda, incluso, literalidad
promueve sin condimentos
deletrear toda sonoridad
de la materia y su liturgia,
desdramatízalo con sobriedad,
en el punto estará el acierto.

Un puente

 

La cabeza que todo lo procesa
se despieza en alguna certeza,
y tropieza con dudas o rarezas.
Corazón en paciente situación
da razón para torcer el timón,
desazón que le causa comezón.

Todo cambia cuando algo permanece
-permanece no es la palabra exacta-
algo cambia, alguna queda intacta
el espíritu del ser también se mece.

Y ser, entre vacíos y renglones,
y ser, en plenitudes y verdades,
y ser, en multitudes, soledades,
y ser, entre silencios y sermones.

Un puente que surcara el abismo
que te separa a ti de ti mismo,
y desde él observar el firmamento
observar como bulle el pensamiento.

Un puente que surcara simbolismo
que te conecta a ti contigo mismo
lo indeseado con todo lo más amado
lo perdido con todo lo conquistado.

Y entre lunas pasajeras de la noche
relatar despilfarros del derroche,
y entre el sol con la luz del mediodía
crece el alma al ritmo de una poesía.

 

 

Aletea

Una mosca se pasea por la pieza
Aletea y se me posa en la cabeza
Científicos dicen que todo observa
Pero nada en memoria ella conserva,
Vuela cerca cuando el instinto pauso,
¡Qué lástima matarla de un aplauso!

No cortejes la tristeza

No cortejes la tristeza
Si te encuentra con flaqueza
Se te sube a la pereza
Y se te instala en la pieza.

Mejor trátala cual visitante
Obsérvala, sagaz, expectante
Como si fuera algo redundante
Que se viste algo extravagante.

Y si te resulta intrigante
Déjala sobre un estante
Que espere por un instante
Si te resulta estimulante.

Como adorno al que no rezas
Como vidriera de rarezas
Obsérvala con destreza
Que no ceda tu entereza.

A la sombra de un imbécil

No veía el sol
Cielo raso tenebroso
Ocupaba su lugar,
No era solo cielo raso
Había ojos en las paredes
que observaban a distancia
Plural y prudencial
Los actos del hombre
Sus manos laboriosas
Su pereza, su paladear
sin oír ni su pensar
¡Si estas paredes hablaran!
Temblaría el sacristán.
A la sombra de un imbécil
se albergaba el asombrado
No había luz ni al final
Ni al transitar el túnel,
Todo opaco, guarecido
De la lluvia, la tormenta
Que tronaba amenazante,
Era la sombra gigante
Que cabía hasta un camello.
Y con la sed del desierto
Fue viendo como un tuerto
Que el sol estaba detrás
Y al dar dos pasos nomás
Vio proyectada la suya
Pequeña cual hormiga criolla
Breve como aleteo de colibrí.
El hombre, de escasas luces
mas de sentir sereno,
Pensó firme con tenacidad:
¿A quién dará cobijo mi imbecilidad?

Acto seguido

Mediante este sencillo acto
dudando
si doy fe o me retracto
de lo hasta aquí expuesto
sólo dejo de manifiesto
pensando
haber pensado o sentido
sólo consta literario
que haber escrito o vivido
bailando
se itera en el calendario,
como todo miércoles,
constancia de caracoles
danzando
que devoran con ahínco
malvones sin dar brinco
manyando
lo que otrora fue obra
hoy es vida y se la cobra
pagando
que lo dicho puede ser
divagando
palabras por conocer
que al juntarse, al proceder,
forman algo al decir
marchando
que me puedan conducir
al camino a recorrer
andando
que al estar, que al existir
soñando
tiene sentido el vivir
cantando.

Luz de fondo

Con luz de fondo, cielo profundo
aquél horizonte me lo confundo
con ese otro que tiñe lejos
multicolores a los objetos
de pensamientos a los sujetos
todo a la vista con catalejos,
y en el perfume, pantalón roto,
ver el atardecer desde una foto.

En la palma de la mano

Un teléfono en la palma durmiendo
Plácido, en calma, navegando
Sube la marea hasta la red
Baja la vista cuando siente sed.
Toma un mate, observa alrededor,
Piensa si su suerte tiene redentor
Bebe, sorbo a sorbo, verso a verso
Respira hondo si se siente inmerso
La música, ¿compañía o distracción?
A veces transforma con inspiración
Cual notificación vibra en el pecho,
Y sugiere elevarse hasta el techo,
‘Trato hecho’, dicta la constelación,
Que le guía en la caída, la emoción,
En la búsqueda de -aún- satisfacción
Nadie dijo que ese no es un derecho.
Y en un rapto, un mensaje revelador:
Batería baja, conecte el cargador.

La poesía silenciosa

Nada decía
nada callaba
no blasfemaba
ni tarareaba
ni criticaba
otra poesía.

No era que abría
mil emociones
ni sensaciones
ni sentimientos
algo olvidados
eran sentenciados
a remordimientos
de otra poesía.

No elucidaba
varias cuestiones
ni reclamaba
nominaciones
ni premiaciones
en los concursos
pues sus recursos
escatimaban
con alevosía
los de otra poesía.

Simple y tardía
muy silenciosa
cual melodía
fiel, vanidosa
se maquillaba
como babosa
luego escapaba
por las baldosas
y su travesía
le recordaba
otra poesía.

Resfrío

La nube trae su carga
se acerca y la descarga
el sol hará lo propio
la luz es como un opio
despierta y te hipnotiza,
si el hito paraliza
renueva el movimiento
y en el presentimiento
renace la esperanza,
ser bienaventuranza
es como un artificio
que rompe el maleficio
de alguna mala racha.
Si tu suerte la tacha
cual pañuelo al resfrío
al resguardo del frío
revocará la idea
al subir la marea,
alegría contagiosa
de tu gripe amorosa.

Tiritaremos

Cuando haga frío
tiritaremos
Con la brisa
Con la llovizna
Y en un abrazo
Nos fundiremos
Entre sábanas
Entre frazadas
Y en la mirada
Nos perderemos
Como nave en el cielo
Como navío en el mar
Y en un beso
Coincidiremos
Como el ocaso
Y el horizonte
Cuando haga frío.

Congelados

Frío en la ciudad
Helados los campos
Brisa que congela
Sonrisas y llantos,
Castañea la muela
Esperando el juicio
Víctima de silicio
De costumbre, libertad,
Sin carga que duela
En batería de litio.

La soledad del boquete

Se sentía solo el boquete
vacío en su inmensidad
la pared era tan grande
como el ancho horizonte
en lo alto tocaba nubes
de las que caían granizo
y todo tipo de lluvias
lloviznas y algún hechizo.
Y en el medio, justo, justo
el boquete tan gigante
que pasaba por delante
un avión aterrizando.
Entonces, dijo pensando:
hoy me tengo que llenar;
se tragó un par de camiones
colectivos y tractores
roedores y muchedumbres;
seguía quedando espacio
y el boquete dijo desnudo,
por favor, no me alumbres
a pesar de lo tragado
me sigo sintiendo vacío.
Y, así, seguía pensativo
mientras las manos obreras
con cuchara y hormigón
de a poco lo iban tapando.

Enredados

Vivimos, envueltos en redes
De amistades y familiares
De sentires y novedades
Redes de cosas vulgares
Y esas cargadas de humores,
Telarañas de pensamientos
Ilusiones hasta el firmamento.
Y así nos damos la mano
Como noble ser humano
En fraterno sentimiento
Al cobijo del sufrimiento
Y con sueños compartidos
Con momentos divertidos
Damos brillo al presente
Que es nuestro referente.
Y así, entre redes, vivimos
Mas luego nos desenredamos
Perdidos sin saber qué buscamos
O por haberlo creído lloramos
Nos miramos bien, nos reímos
Y entonces nos encontramos.

Tu voz llega

 

Tu voz oculta una rosa
que regada por el llanto
crece en cada quebranto
crece y se rectifica
fructifica y dulcifica,
tu voz será luminosa.

Tu voz, que llega y toca
palabra que dice tu boca
al sentir que lo trastoca
le dan nueva vitalidad
al vivir, desear, realidad
tu voz, tu sensibilidad.

Tu voz habla de adentro
propiciando el encuentro
entre estos dos corazones
que se unen sin razones
y danzan juntos al centro
donde coincidimos, dentro.

Frío de frente

 

Frío que se siente
frío que no miente
y con un tapado
salgo agazapado.

Frío que te empaña
vicios, sexo, mañas
frío que amontona
a muchas personas.

Frío que avejenta
que corta la venta,
frío que se pega
cada vez que llega.

Frío de este lado
frío en el costado
frío que de frente
te seca la mente.

Frío que se queda
se irá cuando pueda
frío que en templanza
surge la esperanza.

Demoras

Se hacen largas las horas
A la espera del encuentro
Parece eterno el momento
Cuando cuento las demoras.

Será que esperar es amar
Y por amor desesperar,
Será que amar es hallar
Sabrá el amor esperar.

Y pasan las horas aciagas
se curan heridas y llagas
Se alejan las tardes nubladas
Nos envuelven nuestras miradas.

El encuentro se cubre de gozo
las sienes hallan reposo,
la vida observa con retraso
Nos fundimos en otro abrazo.

Y así, las horas contadas
Se nos hacen desgastadas
Perder el tiempo en pavadas
Serán lecciones pesadas.

Hasta que por fin nuevamente,
Compartamos el ambiente
Y vivamos libremente
Amor consecuentemente.

 

 

Música

Música de fondo
piano que estremece
la voz no languidece
el coro cala hondo.

Y todo se aproxima
se mezclan los latidos
conviven los sentidos
se junta, se te arrima.

La música transmite
con ritmo y alegría
con suavidad, en armonía
lo que la voz no emite.

Al darle una poesía
a ese mágico lenguaje
bebemos el brebaje
sorbiendo melodía.

Y otra vez la poesía

Y otra vez la poesía
invade con sensaciones
el comedor, las habitaciones
el baño, la celosía.
Invade los corazones
entrañas con alegría
huesos con algarabía
con tristezas, con desazones.

Y otra vez la poesía
invade con sentimientos
las obras, los pensamientos
con rubor y con valía.
Invade la palabra también
la voz, cada discurso
invade como recurso
en el camino del bien.

Y otra vez la poesía
invade también la Tierra
y en breves versos se aferra
a su sutil valentía.
Invade libros, pantallas
recitales y grabaciones
invade constelaciones
con ardor y con agallas.

Y la poesía, otra vez,
recobre como el mar al pez
nuestra fe, nuestra vida
al confiar comprometida.

 

Frío frío

El frío helando los huesos
narices, rostros, espejos
los dedos y los bostezos
helando llega muy lejos.

Hola ola polar, ¿qué tal?
¿has venido a curar el mal?
Dicen que tus heladas
traen pestes escarchadas.

Y con este frío tan vivo
se congela hasta el estornudo,
pero en el abrazo furtivo
el calor nos funde cual nudo.

Por suerte tenemos el mate
poesía, canción, disparates
para atravesar el momento
de este frío de escarmiento
tu boca, tu voz, tus manos
hacen el ambiente humano.

Ya cuando llega la noche
de tiritar a incandescente
decir algo intrascendente:
¡Pero mirá qué frío, che!

La poesía que cambiaría algunas cosas

Llegó con suavidad
Nadie supo bien
Si fue un atardecer
O una noche cualquiera
Aunque no las haya siquiera
O fue un amanecer
En un pueblo, dos o cien
Trayendo libertad.

Llegó con suavidad
Tocando las almas
Que doloridas clamaban
Piedad y esperanza
Calor y bonanza
Y en un coro cantaban
Batiendo palmas:
Llegó la libertad.

Llegó con suavidad
Cantada o recitada
Recorriendo los confines
Pasamanos y adoquines
Por las voces aclamada
Coronando libertad.

Llegó con suavidad
Con una tierna dulzura
Que bebían los oyentes
Propiciando entre las gentes
Que aunque nada asegura
Promovía libertad.

Y así como llegó
Con suavidad
Por libertad
El sentir nos legó.

Raso

Miraba recostado el cielo raso
Tan cercano que se confunde
Con un latido, con un abrazo
Mas sólo había temor que cunde
Cuando un pensamiento rastrero
Me hacía danzar por lo bajo.
Ya en la mesa, una naranja desgajo
Opté por el cielo verdadero.