Fotografías

Fotos de la noche
fotos de tu coche
fotos del mañana
fotos de tu hermana.
Fotos de alborotos
fotos muchas fotos
fotos e ilusiones
fotos de camiones.
Fotos de la cena
fotos de tu melena
fotos en el desayuno
fotos de Neptuno.
Fotos tomando helados
fotos por todos lados
fotos en la fiesta
fotos de la siesta.
Fotografías en la red
tomo fotos por la sed.

 

 

 

*Fotografía: Maru Coca

Anuncios

Lógica

Todos tienen razón, razonamos,
Y si no la tienen se la damos.
Aquí no cuenta a dónde vamos
Sólo cuenta si no la contamos.
Mientras tanto te cantamos
Y ese canto te lo regalamos
Como ves no te lo cobramos
Y si no lo ves te lo estampamos.

Una palabra

Hay una palabra
para cada situación,
hay una palabra
viva en cada ocasión,
hay una palabra
que te saca del apuro,
hay una palabra
que ablanda al más duro,
hay una palabra
que te abrirá mil puertas,
hay una palabra
que destruye las inciertas,
hay una palabra
difícil de predecir,
hay una palabra
que no te voy a decir.

La vuelta

Vuelve el genio y su locura,
vuelve y cura con su ingenio.
Vuelve y canta melodioso,
canta volviendo, es ingenioso.

Recita cantatas que saca del alma,
saca cataratas al recitar, te da calma.
Le escribe a tu cuore, le lleva alegría,
alegre es cribiendo, tu cuore es mi ría.

Se canta, se baila, se vive, se roza.
Cantando y bailando, la vida es hermosa.
Se mira y se ve, quien mira gustosa.
No quiere mirar, piensa en otra cosa.
Se escucha en la vida el canto y su rima,
quien oye levanta su alma a la cima.
Se pasa la vida vendiendo estampitas,
te canto, mi vida, prendeme velitas.
La luz de tu encanto cautiva mi mente,
ya voy terminando, por hoy, suficiente.

Te despido, este día, te echo fuera, despedida.
No traigas tu llanto, quedátelo vos, bienvenida.
Vos volvé cuando quieras, mi preciosa no cosa,
alma etérea, corazón, vida, siempre mía, rosa.

Por eso no es desatino,
cantarle a un peregrino,
él da vueltas el mundo,
cree ser vagabundo.
Mas cuando encuentre su rumbo,
de un plumazo, yo lo tumbo.
De estupefacción, un segundo.
Su satisfacción, es pa´l mundo.

Hoy

Hoy escucha,
ya no hay más lucha
en tu vieja cucha.
Ya todo es paz
no queda más
sólo capaz
disputar, nada,
tal vez, quizá,
por una empanada.

*******

Hoy he sucumbido al insondable universo que hay en ti
he caído en lo profundo que hay allí
he tratado de salir y veo que
tú posees ya las riendas
o el timón
de esta nave que no tiene
corazón.
***********

Hoy sueño
que soy tu dueño.
Hoy vuelo
abandono el suelo.
Hoy lloro
y tu amor imploro.
Hoy veo
a tu novio el feo,
Hoy pienso:
he sido un menso.
*******

Hoy canto
a pesar del llanto
que haberme, embargado tanto
y después de tanto quebranto
hoy pienso: ¡No fue para tanto!

***********

 

Finales

Y si el mundo es destruido
si tu recuerdo se desvanece
si tu flor marchita y perece
y todo se pierde en olvido…
¿Habrá tiempo para entender?
Lo que se comprende por ser,
tu nombre sólo será un rumor
mas nunca morirá el amor.

Cara de libro

Me gusta
la lluvia que no moja
El viento que no sopla,
El sol no me calienta
La luna no me llena.

Me encanta
La noche más oscura
El alba clarifica,
La tarde que temprano
Llega más vale tarde
que nunca .

Me divierte
El grillo y saltamontes
Con sus patas traseras,
El traste de mengana
con sus tartas caseras.

Me enfada
El motor iracundo
La bocina que relincha,
La fruta la disfruto
El globo que se pincha
Yace moribundo.

Me entristece
Verte padeciendo
Felicidad esquiva,
Saber que al ir creciendo
Te sentirás tan viva.

Me asombra
La voz que llega justo
El tacto inesperado
El momento oportuno
Un verso disfrazado
Tu risa y lo veraz
fugaz.

Casi

todo está mal.
Los árboles son la excepción
la regla es la deforestación
de la naturaleza más pura
como así también de la cultura.
Los buzos rotos están mal cosidos
los miserables están mal paridos
la intención está mal camuflada
la contaminación está mal disimulada
la estupidez está mal publicitada
la propaganda está mal concebida
la conciencia está mal comprendida
los pulóveres están mal tejidos
los matamoscas me tienen podrido
los dirigentes me da igual.

Las canciones están mal cantadas
los hechos están mal contados
los cuentos están mal leídos
las mentiras están mal narradas
las falacias están mal envasadas
y los soretes están mal cocidos.

Los dibujos están mal pintados
las poesías mal recitadas
las uñas están mal cortadas
las cabezas están mal peinadas
los huevos están mal rascados
y los loros están mal hablados.

Las comidas mal masticadas
las personas están mal pensadas
las frases están mal escritas
y ni hablemos de las papas fritas.

Los planetas están mal nombrados
los nombres están mal llamados
las llamadas están mal marcadas
y las marcas mal registradas.

Los sentidos están mal tratados
los tratados mal redactados
los flujos están mal encauzados
los calzones mal confeccionados
los pensamientos mal encaminados
los caminos mal señalizados
las señas mal interpretadas
las palabras mal utilizadas.

Las semillas están mal sembradas
las tierras están mal labradas
las yerbas están mal del mate
y la cordura está de remate.

Las preguntas están mal formuladas
las mascotas mal alimentadas
las familias mal comunicadas
los consumidores mal informados
los productores están mal parados
y los maestros mal educados.

También está mal el exceso de sal.
Las discográficas están mal orientadas
la música mal escuchada
las fotografías mal enfocadas
las redes mal entrazadas
los refranes están mal dichos
los castigos mal legalizados
los poetas están mal vistos
y los crápulas mal bichos.
Los escritores están francamente mal.

Las casas están mal de entrada
las calles mal asfaltadas
las ciudades mal iluminadas
las fortunas mal acumuladas
la basura está mal repartida
las migajas mal distribuidas
los doctores están mal pagados
los enfermos mal acompañados
los tiempos mal cronometrados
y los naipes están mal barajados.

Los actores (tienen) malos repertorios
las películas malos augurios
los augurios malos guiones
los conciertos malos preludios
los programas malos estudios
los estudiantes malos programas
los cuadros malas exposiciones
las exposiciones malas conclusiones
las novelas tienen malos dramas
los dramas malas actuaciones
las actuaciones malas filmaciones
las filmaciones malas direcciones
las directivas malas perspectivas
las perspectivas malas percepciones
las percepciones están mal observadas
las observaciones mal diagramadas
los diagramas
parecen estrofas
las estrofas
se van por las ramas.
Pero hay algo seguro
el arte tiene futuro
indudablemente promisorio.

Y se irán

Pensamientos imprevistos se acercan hacia mí
sobrevuelan mis ideas y confunden mi pensar.
¿De dónde vienen estas oscuras golondrinas
cuando cambia la estación? Es seguro volverán
son algo vertiginosas, por aquí no anidarán
rondarán los sentimientos al doblar la esquina,
y en dicho sobrevuelo harán mi cabeza tensar,
mas después se alejarán, por un rato les temí.

Cuando las veo volar en mi oscuridad y ruinas
pienso que traerán magras novedades al pasar
luego sé que es poco más de lo que algún día vi
porque a tientas supe andar, por ese camino fui
entonces puedo esperar, la luz vuelve a regresar
solitas se marcharán, las oscuras golondrinas.

 

La mitad

Eleva tu plegaria hacia la aurora
Que el sol se ocupe del asunto
Pues quien se descuida rememora
Aquellos dilemas sobre el vaso
¿Está medio vacío? Te pregunto,
Conserva tu pena ante el ocaso.

 

Del olvido

Calma al amanecer despejado
brilla el sol tibio sobre el tejado,
qué será de la noche inoportuna
ha quedado olvidada con la luna
entre estrellas de luz y de esperanza
en el cuadro celeste hacen su danza.

Pero el día se anticipa fervoroso
tras ese buen renovador reposo
hace olvidar el mundo de momento
todo mal, todo pesar, todo tormento
y la calma se parece al optimismo
al saber que abajo quedó un abismo.

Y te elevas con los brazos hacia el cielo
infinito bondadoso, tan paciente verdadero
donde brota el amor inconmensurable
por sentir, por amar, vivir lo perdurable
porque a veces el olvido es el perdón
y olvidar es un alivio a la tensión.

No todo cambio se gesta por decisión
hay algunos imperceptibles sin opción
cuando a tientas ya madura el corazón
que explicarlo no encuentra una razón
cómo algo nuestro ha venido a perecer
y eso muchos tienden a llamarlo crecer.

No por mucho recordar el mal obrar
lograremos a una solución llegar
pero puede una reflexión persistir
que le otorgue sentimiento a este vivir
pues abiertos a una nueva dimensión
obraremos tal como una bendición.

El buen hombre

El buen hombre coincide
en su muerte con el mal;
hasta aquí novedad no hay
ya lo sabe cualquier pibe.

Lo curioso de este asunto
es el interín llamado vida
el buen hombre no pregunto
se distingue con su salida.

Salida de las situaciones
de problemas, malentendidos
clarificando las confusiones
enseñando a los confundidos.

Será también que interviene
con su palabra sincera
será que ella lo sostiene
con la verdad verdadera.

Pues el buen hombre conoce
de la existencia sus roces,
de las penas y los dolores
conoce a sus promotores.

Entonces lleva el sentido
que vive en su realidad
brindarle a cada afligido
tanto paz como felicidad.

Lluvia insolente

Lluvia persistente
lluvia intempestiva
lluvia tan insolente
lluvia incomprensiva.

Agua sobre la acera
agua sobre el cemento
agua en el pavimento
agua que trae goteras.

Goteras en el techo
goteras sobre el colchón
goteras en el lecho
goteras en mi corazón.

Cómo nos distraen las redes

Cómo distraen las redes
de lo que uno debe ser
y ya ni hablemos de hacer
hacer haces lo que puedes.

Pero hablando fuera de broma;
¿compongo un verso con rima
después de ese punto y coma
o le pongo megusta a una prima?

¿Esta linda estrofa la retuiteo
o la guardo y después la leo?
Hoy hay muchas dicotomías
y las publicaciones varían.

Si quieres un verso sincero
el de un poema duradero
no lo busque en la red
un buen libro, sabe Usted.

Como aquél de Rubén Darío
que hablaba de la Argentina
no sabía que el calendario
le dará un like de propina.

Los poemas y las canciones
se adaptan a todo entorno
del ambiente es su contorno
y en el Face notificaciones.

¿Eso me enfada o me asusta?
Alguno dice que le encanta.
Copió y pegó como un chanta
al chancho le llega su megusta.

Y cada megusta caduca
caduca porque está harto
de usar calva su peluca
¡qué bien! eso lo comparto.

Así conocemos gente
de pensar tan divergente
quizás alguno te espía
se topa con tu poesía.

De una foto en bikini
salió una comparación
¿natural o usó photoshop?
¿un tango o música pop?

Pierdo lo que estaba diciendo
entre whatsapps me confundo
tal vez estoy reproduciendo
un sentimiento profundo.

Lo dudo, es muy superficial
en blog mucho es artificial
y éste poema inconcluso
ya no ganará un concurso.

En fin, se despide el poeta
las redes no son su receta.
Me llega en este momento
La invitación a un evento.

Una canción que no hable de amor

Una canción que no hable de amor
que no invite a coger en la cama
en el techo de un auto sin pijama
que sirva para apagar el calefactor
canción que puede ser un reggaetón
tango o rock que cante una dama
que ponga nervioso al Dalai Lama
que conmueva con su composición.

Una canción que amanse las fieras
que apacigüe la confrontación
que no enerve pasiones arteras
vivificando el sol en la canción
y nos lleve a entrar en sintonía
de una misma total humanidad
que nos dé de comer la verdad
que favorezca vivir en armonía.

Una canción para que celebremos
el corazón de la natividad
lo excelso en la festividad
canción que todos escuchemos
que transforme nuestra realidad
más allá de un placer pasajero
que nos toque el mensaje certero
de vivir en la autenticidad.

Castillos de opiniones

En castillos de opiniones
adornados con prejuicios
decorados de emociones
pintados con mil juicios
les faltaban eslabones
que describan los vicios.

Marionetas a montones
cien figuras y siluetas
festival de sensaciones
caras, rostros y caretas
celebraban muy glotones
felicidades sin recetas.

Fastuosas construcciones
que albergaban señoritas
replicaban las canciones
que entonaban vocecitas
repitiendo las nociones
de ideologías marchitas.

Otros tiempos de jirones
mendigando en callecitas
y también en callejones
esperando que fortuitas
esperanzas, remendones
les obsequien las visitas.

Pero eran días amargos
plagados de emoticones
que te sacan de letargos
cuando penás en rincones
sólo llegan por encargo
pálidas ensoñaciones.

Endereza tu camino

Amigo, endereza tu camino
tu andar veloz de peregrino
observa bien con atención
el movimiento, la intención
no sólo es cuestión de llegar
sino además, sabes, de pasar,
dicen: pasar abriendo caminos,
que morigeren los destinos.

Porque un recto transitar
nos da la calma al pasar
de haber obrado para bien
aún no sepamos en quién
recaerá nuestra ofrenda,
si saldásemos la cuenta
de nuestro balance vital
en el equilibrio universal.

Endereza tu camino, amigo
crece en amor al estar vivo
por la vida, por tu gente
por tu obrar irreverente,
convéncete en gratitud
que florezca tu actitud
de embellecer el camino
tender la mano, peregrino.

Porque al obrar certero
verás también verdadero
que eso te llena de gozo
en un andar armonioso.
La luna siempre te guía
por eso a veces te fías
y si tu camino enderezas
andarás bien con certeza.

Fotografía: Leandro Coca

Tras la tormenta

Salió el sol al fin, tras la tormenta
dulce mañana que ( ya ves ) es hoy
a todo esto de decir soy quien soy
alma que no replica ninguna afrenta.

Palabras que suenan tan alegremente
aunque duras algunas, traen cordura
de escuchar atento de una boca pura
corazón se enciende resplandeciente.

Porque no existe, vida, luz sin sombras
ni en la penumbra, ni en las tinieblas,
haz de esperanza cuando me hablas
y fe profunda cuando me nombras.

Una palabra libre soltada al viento
busca encontrarse con tu presencia
que la recojas, vida, con displicencia
cuando el eco al decirla a ti te siento.

A veces iluminas cual un simple farol
en otras, de la galaxia, eres epicentro
ambas propician el supremo encuentro,
hoy tras la tormenta, al fin, salió el sol.

Fotografía: Leandro Coca

La vida pasa

Pienso en vos, día y noche,
la vida pasando en coche,
por eso llená el tazón
y tu alma con mi corazón.

No olvides que a ti te espero
cantando un blus duradero,
y si tienes una idea fija,
traé camarón, tengo lija.

Yo no busco ser grosero,
le canto al amor verdadero:
al de madre, tierra y buen vino,
es que el amor es divino.
Así es, tu luz no se apaga,
pero esta poesía se acaba.

Fotografía: Jorge Guardia

Ser y estar

Ser y no ser
Estar, con pesar
Estar liviano de cargas
Ser algo para otros
Ser alguien para pocos
Estar a pesar de
Estar líbido despierto
Ser y aparecer
Ser y aparentar ser
Estar vivo al pasar
Estar muerto al rodar
Ser dormido con sueños
Ser y sueños de no ser.
Estar alerta vital
Estar vivo al soplar.

Fotografía: Leandro Coca

La conquista

La noche se acerca rotunda
en silencio te habla, profunda,
la luz de una estrella te excita
brincando tu cuore palpita.

Se funde el alma en la penumbra
la luna te sigue y alumbra,
la mente se calma, reposa,
se duerme cansada la rosa.

Despeja de nubes el cielo
el viento tras levantar vuelo,
un ave nocturna divaga
tu herida conviértese en llaga.

Observas así el firmamento
trocada tu pena en lamento
ahora es olvido lejano
vacía ha quedado tu mano.

Arrojadas todas las piedras
desnuda estabas en la hierba,
la vida pasa y no detiene
su andar, aunque no va ni viene.

Es ella, busca conquistarte
y a veces conviértese en arte
proverbial, elocuente, elegante,
sublime, sagaz, no pedante.

Susurra al oído bajito
te habla de lo bello y bonito
maravillas de la creación
un tucán o una linda canción.

Y encuentran cierta resistencia,
aceptando en tremenda paciencia
que algún día serán reconocidas
por quienes malgastan sus vidas.

Son obras que no forman parte
del temor que a ti suele azotarte,
ellas son piezas de libertad
que cuestionan vuestra realidad.

Como lunas nunca te rechazan,
más bien ellas siempre te abrazan
te invitan a pensar o lo intentes
que al pasar por aquí no lamentes.

Un recuerdo no escrito te acerca
prestale atención, no seas terca,
te eleva a alturas soñadas
te lleva verdades impensadas.

Él dice debes conocer
lo amable y profundo de ser
paciente, tranquila, rebusca
de tu corazón que se luzca.

Pues todo pasa y nada queda
ni esta poesía aunque pueda,
como esta noche fue pasando
ahí viene el sol asomando.

*Fotografía: Leandro Coca

Vivencias

Sufrir puede ser poesía
llorar puede ser de alegría
gozar puede traer dolor
vivir puede ser en color.

No todo será sufrimiento
aunque escuches su lamento
pues de todo lo penoso
surge algo que es valioso.

Aprender de los errores
si ajenos serán mejores
pues aquellas experiencias
son también vuestras vivencias.

A no dudar, que el dolor
siempre te deja el sabor
de haber purgado tu pena
un bálsamo a tu condena.

Pues no sólo lleno de gozo
vibra en su calabozo
el dolor así purgado
es un trance superado.

Como toda desazón
se va y deja su razón
maduro así el corazón
logrando en él su sazón.

El gozo será primero
efímero, aunque ligero
dejando una sensación
reclamando repetición.

En ella se aprenden cosas
ingratas, son vanidosas
de flores, las más hermosas
sin dudas serán las rosas.

Entre ellas y jazmines
se perfuman los jardines
tienen su encanto y olor
que le dan vida y color.

A una conciencia serena
libre ya de cualquier pena
que apague como un hechizo
lo que la vida no quiso.

Ella se brinda armoniosa
tiene su magia, es vistosa
luce en la flor, en la rosa
en la luna y la mariposa.

En la paz a la mañana
y a tras luz en la ventana
cuando pasa caminando
la belleza, así, danzando.

Sufrir puede ser sin motivo
llorar puede ser despedida
gozar puede ser efectivo
vivirla puede ser vivida.

Simpatía por el dinamismo

Simpáticas marionetas del imperialismo
que expresáis devoción y fanatismo
por limones apostáis al capitalismo
que ha brindao confort y dinamismo.

Vuestros ojos se han cegao al virtuosismo
y aplaudís tristemente el exitismo
entre idiotas brilla algún favoritismo
de reñir en la butaca del mercantilismo.

Comerciáis puerilmente individualismo
con frases que enunciáis con erotismo
no sabéis que al promover el egoísmo
suscitando con ahínco el infantilismo
de sentir que todo es más de lo mismo
propiciaréis en la gente el humanismo .

De viaje

Me aburre siempre lo mismo
Normal me parece el exotismo
Lo raro no me da desconfianza
Lo extraño sugiere añoranza;
Todo es igual, nada difiere
Un plano existencial prefiere
No distinguir entre esto y aquello
Como si lo real dejara allí su sello.
Decí que mantengo el aseo
Mi alma se fue de paseo.

Las horas muertas

Es tiempo sin sabor
Un dibujo sin color
Una flor sin aroma
Niño que no asoma
al mundo, a la vida.
Pendiente sin subida
Acontecer desabrido
Un músico desconocido
Un cuadro descolorido
Un poema sin sentido
Un verso que no cierra
Es el ruido de una sierra
Que no corta la madera,
Es una célebre espera.
Así, las horas muertas
que parecieran no pasar
son las únicas ciertas
que nos regala el azar.

Luminoso es el camino

En momentos de incertidumbre
primordial es ver los problemas
de frente, con luz, y los dilemas
crear claridad que a ti te alumbre.

Pues las sombras nos confunden
se entremezclan, se transforman
otras cosas engorrosas así forman
y entredichos sonoros las difunden.

Aunque iluminado es recto diferente
si se observa bien con mirada curiosa
nadie ve en la espina rosa indiferente.

Luminoso es el camino que te lleva
al cruzar en las oscuras pedregosas
calles donde tu noble alma se eleva.

El cielo paciente

La noche, apacible, cae dormida;
La luna oculta en su fase la sonrisa,
Una estrella displicente sueña
que abajo las luces fugaces
le cumplen tres deseos anhelados.
El cielo observa todo, ferviente,
esperando que el espectáculo
nocturno irreverente ecléctico
cambie su ecuanimidad abyecta
por el ajetreo diurno cotidiano.

*Fotografía: Leandro Coca

La plaza

No hay ciudad que no conozca
el llanto, la angustia ni el tedio
ni plaza céntrica que no luzca
vanagloria en mandato del medio.

El gentío allí se amuchedumbra
a conversar de los niños sus juegos
la farola de noche le alumbra
el andar zigzagueante a los ciegos.

Ni la luna que tanto me llama
nos invita a dormir en su cama
ni la estrella fortuita declara
que su manto celeste la ampara.

Las palomas ya no comen tanto
sus jubilados buscan otro encanto
como darle placer a los nietos
y que aprendan saberes discretos.

Vigilada hasta la medianoche
conectada con cámaras nuevas
forman charcos que dejan los coches
los triciclos el día que llueva.

Fotos solas, también de los niños
fotos viejas que muestran los cambios
fotos riendo, corriendo y desaliños
fotos de estatuas no tienen recambio.

Todo el mundo pasa por la plaza
si va o viene no tiene importancia
por la plaza que es como una casa
bajo el cielo y llena de fragancia.

Horizonte

Aprendiendo a vivir
De instante en instante
Día a día a resistir
Vencer el ritmo vacilante
Frenar, seguir, insistir
Recrearse, subsistir
Sentir el flujo cambiante
Adaptarse, convivir
Como vertiente fluir
( Valga lo redundante )
Y otra vez resurgir.
Aunque se crea distante:
Ir presente, persistir.

Fotografía: Leandro Coca

Escribir

Me voy a sentar a escribir
para no tener que sucumbir
ante la corrosiva sociedad
que te desgrana sin piedad;
escribir o en el intento morir
en el final esbozar un decir.

Con la antorcha de lo veraz
escribir, descifrar perspicaz
en resabios de comunicación
ofrendar al lector sensación
verbo apalabrado contumaz
sostén de la cordura sagaz.

No quedará dicho rezagado
que al escribir tan porfiado
caiga presa de algún vicio
simiente en su sano juicio
que por vivir ha rechazado
callar, y locuaz ha versado.

Así entre magno palabrerío
se refleja un sentir tardío
del mundo sólo una causa
el tiempo tiene su pausa
sacándote de ese hastío
corre y corroe como el río.

Escribir es del alma vivir,
la palabra tiende a desistir
al llegarle su vencimiento
y  lejos de dar escarmiento
es loable poder predecir:
Escribir puede ser resistir.

Seducir no querer convencer
subsistir, no caer, ni ceder
escribir con maestría y ardor
con simpleza, tesón y rigor
al obsequiar un verso perder
levantar la palabra es vencer.

Un volcán

Una palabra que sembró la confianza
que despertó tu fuego vivo interior
tomó nota al fin tu sentir aletargado
que no hay dios que no haya superado
el mal trance de un pesar anterior
recobrando fuerza, valor y templanza.

Yacía moribundo, hibernaba confortable
opacado por siluetas que danzaban
al ritmo de diacrónicas canciones
le asustaban opulentas emociones
y palabras virulentas que trazaban
un insensato sentido descartable.

Pero el fuego al estallar que todo arrasa
no distingue del tenor del sentimiento
ni detiene su pasar en la pendiente
lavará con su fulgor en la vertiente
todo signo, todo mal, remordimientos
es el otro mismo tú el que te abraza.

Y al ser uno esos dos es una vida
plena, la luna también tiene sus caras
una llena, la  otra algo desconocida
alza el vuelo aunque te sientas perdida
que no es cierto que ya no te despertaras
que la dicha sólo estaba algo escondida.

Al leer

Acaricio las palabras al leer
me detengo en cada frase
descompongo el entramado,
asimilo veraz lo trazado
lo refuto tenaz, lo descreo
lo intuyo sagaz, lo comprendo
perezco ( ¡oh!) en la metáfora
renazco –zaz- en otro verso
deduzco leal lo simbólico
disiento y retengo al leer
regresa la vista en lo retórico
suavizo mordaz el rasgo terso
gano tiempo sin línea, la hora
vaivén atroz del mundo
me aquieto locuaz, me recreo
y el espíritu fiel desplumado
vuela lungo al cielo perfumado
observa lunar astral su fase
siento, pienso, suelto al leer.

La hoja en blanco

hojablanco

No me causa ningún terror, ni espanto
como a otros escritores, la hoja en blanco;
por el contrario, le tengo cierta simpatía
verla ahí vital, agazapada, esperándome
avergonzada, quizá, por mi escasa lucidez.
¿Llegará la inspiración? ¿Tendré algo por decir?
La hoja en blanco ni se inmuta con mi inquietud
ni se preocupa, sigilosa, ante mi propia ineptitud.
Atenta a lo que pienso no anticipa mi escribir
cual regia soberana solapada en placidez
sigue ahí, delante mío, como mirándome
paciente, pudorosa, sin dudar de mi apatía
que cual otros escritores -a veces- me estanco
a pesar de los sentidos, parezco de Lepanto.

Le hablo en turbulencias ( evitando mentir )
contemplo lo que escribo, vestigios del pensar
que leo con sorpresa cual un lector dichoso
y me siento, con mis trinos, a verla atiborrada
de palabras, sentimientos, a ceder malhumorada
porque se creerá perdida, sin su blanca palidez
sin textura, calidad, solitaria con mi estupidez
a esperar que alguien la lea y perciba desdichada
que ya no es una hoja pura, ha sido desvirgada.
Y lejos de aterrarme, ni de sentirme orgulloso
la guardo en un cajón, la observo descansar;
saco otra hoja en blanco y le escribo mi sentir.

Crecer

 

Al crecer, tu ser se esparce,
se extiende, crecés cual arce.
Tu vida se suelta al viento,
se rinde, se mueve a tiento.

Si distraída, caés, volvés,
seguro un día retrocedés.
Porque tu alma no fue de aquí,
se te desliza, como en esquí.

Confianza plena, calma serena.
La mar en coche, preciosa noche.
Tal vez tu suerte, no tenga muerte,
si vos querida, comés comida.

Tu plato lleva, tierno alimento,
se te subleva, si hay condimento.
No metas chinches, en tu barriga,
dejá, no linches, es una hormiga.

No mezcles huevos, sabores nuevos,
con mandarinas, truchas y harinas.
A ver, probá. Comé. Degustá.
Decime si la tierra fue injustá,
o acaso te alimentabas de un tornillo,
que uno molió, se le zafó, algún pillo.

Tu alimento es lo sustancial,
yo te recito en tono cordial.

A mis hijos no doy de comer,
peces podridos, eso es joder.
Nunca comerán huevo en esprai,
ni gasoil sólido, ni harán bonzai.

Ellos amarán su propia tierra,
perros, gansos, gorrión, mi sierra.
Tu pasto, agua, la flor, la lluvia,
¡Qué bendición! Say aleluia.

Y si un ojo se abre de repente…
¡Ay! mi dios, Qué de… de… mente
amplitud colosal, pasmosa.
¡Bienvenida! ¡Divina!… Hermosa.

Ahora que nada te falta
corre, ríe, llora, canta, salta,
baila, habla, besa, mira, come,
escribe, sirve, vive, la vida asome.
Que el corazón latirá, incansable,
ahora eres guía: era realizable.

Los mediomundi

 

Te pinto todo muy oscuro
azabache y un cielo eclipsado,
levanto a tu lado algún muro
así veas que estás separado,
te enseño que vivir es duro
que aquí el amor se ha olvidado.
Lo rancio, lo espurio, lo impuro
me dice que lo he conquistado,
tranquilo, me siento y un puro
degusto en cuarto iluminado.

Como quien no quiere la cosa
lo dicho era sólo un esquema
ahora que no tenés problemas
tu mundo te pinto de rosa.

El auto quiere ser otra cosa

 

Y a mi auto se le cruzó
( dícese se le ocurrió )
la idea de llegar a ser
camioneta o colectivo
avión, máquina de coser
pensó ser algún ser vivo
una milenaria secuoya
lagarto, urraca, centolla
se le antojó o quizá creyó
ser bicicleta o tranvía
muchas cosas él quería
ser pulmotor, lavarropas
horno, maíz, lavacopas
heladera o bate de béisbol
quiso ser duende y hurón
ovni, tractor, sol y furgón
radiante estrella de fútbol.

Todo somos

 

Semo’ el lenguaje o las tripas
Semo’ la comunicación o la sangre
Semo’ el conocimiento o los huesos
Semo’ la información o los pelos.

Semo’ lo que ha dejado, la vida
Semo’ lo que anhelamo’, los sueños.
Semo’ eso que amamo’, sentires
Semo’ lo que pensamo’ y semo’
Lo que ha purgado el llanto
Lo que ha dejado la risa
Lo que ha tocado el dolor
Lo que ha logrado el placer.

Semo’ lo particular y lo total
Semo’ vacío y semo’ plenitud
Semo’ el espacio entre lo que semo’
Semo’ todo lo que conocemo’.
Semo’ ante todo, chas gracias
Aunque de a ratos, de nada.

El discurso

 

No es al nacer sino al formarse
Las ideas tejen el engranaje
Que cimenta de palabras su bagaje
Y el intelecto comienza a enredarse.

No es al comienzo sino en el ruedo
Que se colma el proceso del lenguaje
Un término sirve un nuevo brebaje
y se embriaga el intelecto en el espiedo.

No es al inicio del discurso interno
Que se jacta la palabra de elocuencia
Satura la atención sin displicencia
Se engrampa el intelecto en el averno.

No escarmienta la conquista intelectual
Ni escatima recursos ni seducción
Cual bella dama de firme convicción
Resiste en su congoja de tinte residual.

En tu mirada

entumirada

 

Viste destellos de felicidad
belleza en risa de monstruos
alegría escondida en rostros
esperanza al pasar la edad.

Viste lo que se podía cambiar
y al mal obrar viste claudicar
lágrimas, viste al amor pasar,
sonrisas, viste al dolor golpear.

En tu mirada, diamantes y oros,
En tu mirar se esconden tesoros.

Viste sentido, ocurrencia
viste delirio, ignorancia
sensible a toda presencia
viste crecer tu inocencia.

Viste de todo, el hastío
viste el estrago del frío
viste la tumba y la cuna
y la miseria de alguna.

En tu mirada, asuntos responden,
En tu mirar tesoros se esconden.

El cielo llora

 

Será porque estás triste
por la alegría esquiva
será que también siente
el dolor de estar viva
será que en ti presiente
confusa mirada cautiva.

El cielo también llora
espera como vos paciente
no sólo a quien implora
ruge calmo clemente.

El viento me acompaña
ofrenda sus servicios
oculta así mis vicios
desentraña mis mañas.

El cielo también llora
denota su presencia
sabrá que en su hora
regará la persistencia.

Será porque estás triste
por el pesar y el tedio
será que también siente
que te satura el medio
será que en ti presiente
respirar el misterio.

El cielo también llora
y al tiempo lo devora.

Un día ¿cualquiera?

Un día gris, de lluvia sin truenos
poco inspira para hablar de flores
de dicha, día propio de escritores
que le dan al teclado ( sin frenos ).

Días de preguntas sin respuestas
de parates, reflexiones, propuestas
donde surgen desde las alcantarillas
pensamientos a través de las rejillas.

Un día gris, así el que sale se moja
diferente al de aquél que se festeja
el día del emoticón del que te deja
sabor entre agridulce que no enoja.

Días de palabras húmedas y extrañas
el pensar como el ventanal se empaña
el latir invade de diversas sensaciones
el sentir opaca en variadas emociones.

Un día gris, del que surgen mil razones
para dar libertad a los parcos corazones
que ellos rompan las cadenas que los atan
y delaten qué sufrir son los que matan.

Días de vigilia por si el agua se te cuela
de esperar que vuelva el sol, la claridad
de aclarar lo que aprendiste de la escuela
de paseos aplazados, pantallas y vanidad.

Un día gris, que te roba una sonrisa
que buscás entre las redes y sin prisa
un motivo que sacuda los cimientos
de los rancios más oscuros pensamientos.

Nubes en tu corazón

 

Podrás conocer el dolor
perderle al paso el sabor
tu alma ( triste sin canto)
podrá caer en desencanto
y lo que la vida prometía
desaparecer en la travesía.

Sabrás qué es sufrimiento
y lo que deja un tormento
cuando tus cielos se cubren
de nubes que te descubren
despojada en tu almohada
de amor y casi olvidada.

Porque el olvido aligera
todo penar a cualquiera.
De la impureza su fin
florecerá cual jazmín
y si tu corazón danza
es que nació la esperanza.

No ilumina, alumbra

Pensamientos inconexos
Sin distinción de sexos
Pupilas que estrangulan
Fotogramas manipulan
Percepciones alteradas
En cabezas ajetreadas.
La luz que no enceguece
No calma y no perece
Se vuelve intoxicante
Adictiva, estimulante,
Lejos de conocernos
De amarnos, poseernos
Más bien entretenernos
Tiempo no es aquello
Que peina tu cabello,
La vida se debate
El corazón bien late
Entre dos parpadeos
O algunos cacareos.
Sentir es relegado
Rescato su legado
Que deja como herencia
Fulgor e incandescencia.

Tan nuestro

Cada frustración
Que nos malogra
Es como una flor
Que se marchita,
Cuando creemos
Que somos la flor
Algo de nosotros
Muere con ella.
Pero la lluvia
Vuelve a caer
Y con ella misma
Hay otra flor
Que vemos nacer,
Con la esperanza
Imperturbable
De vida y sol
Que nuestro deseo
Más perdurable
Va a florecer.

Crear o reventar

Mens sana, comé manzana,
la salud es para el mañana,
no basta corpore sano
se pudre y come el gusano.

Libera de ti esa amarra,
la mente es como una garra
que no deja despegar
cuando tú quieres volar.

Corazón que cruza el abismo
que separa a vos de vos mismo
dará las explicaciones
que otrora eran confusiones.

Pregunta mal formulada
no puede ser contestada
mas debe ser repensada,
mejor no preguntar nada.

De la nada surgió todo,
del agua y la arena, lodo,
el cielo inspiró un suspiro,
¿Desnuda estás o deliro?

Tu belleza es la evidencia
que Dios padece demencia,
o cómo podés explicar
que acaso te dejó escapar.

Tal vez en su imaginación
piensa en otra creación
como un gorrión o aguilucho
que no lo distraiga mucho.

Pues si quedara observando
a ti, bella, contemplando
no atendería las plegarias
que claman a sus malarias.

Pero no hablemos de algo
que tú ni yo conocemos.
Dale de comer al galgo
así fuertes creceremos.

Él es otra maravilla
ya sé, dirás, que se pilla,
es un pequeño tesoro
no es un lingote de oro.

Todo lo bello y bonito
ocupa un espacio finito
de esta manifestación
que algunos llaman creación.

No sólo crearon los dioses
¿Te pasa algo que toses?
Cuidá la salud querida
es lo más preciado esta vida.

¿Cómo surgió la alegría
que te creó una poesía?
Así surgirá esplendorosa
tu alma y será asombrosa
una vida o fantasía
plena, solemne, hermosa.

Mi escuela

Todo mundo, hacer escuela.
Y a visitar a mi abuela.

Te voy a enseñar la A:
Antuán San Exuperí.
A comerse El principito,
crudo, seco, cocidito.

Y si de una no entendés,
tragátelo dos o tres;
doscientas cincuenta más.
Seguro que un día entrás.

No hay nada, más, sólo vos,
el vino, el pucho, la tos.
Pan comido un día será,
la noche el día convertirá.

Es que me desvivo por tí,
pará un poco con el ají.

Yo quiero lo mejor… Para usted,
simple, bella, stop: pared.

Por eso le hablo del día,
tu paz, mi gracia, alegría.
De un pavo, real o imberbe,
hace que el ritmo te enerve,
del canto de un loro azabache,
andá despacio, ojo: un bache.
Del vuelo del perro andaluz,
no tiene capa, cual avestruz.

Del salto de las calandrias,
y el correr del esturión.
De la calma del centurión,
y la luz de las centurias.
De la guerra, antigua, atroz,
empezá por el arroz.

De eso que han de beber los dioses,
del queso, el pan, agua, y las voces.
De tu andar, sereno, brilloso, cautivo,
las nubes, el agua, repito, es río vivo.
Del santo, tu tumba, el rumbo, azulado,
la voz, un ave, los pinos, jazmín, el prado.
Los campos, la vida, el viento, una flor,
tu fruto, será, para el mundo, el color
que ilumine, a su paso y encienda, veloz,
como un rayo, destino, cual lobo feroz,
en un cuento creído, por tí, mi alborada.
Si un día caés, entre garras, malhumorada,
al alzar la mirada, ese día verás, cansada,
que te fuiste a lo vano, gusano, paspada.

No hay nada, mi vida, mi amada, mi alma, mi luz, corazón, mi lumbrera, fulgor.
Sólo tú, tu espejismo, tu sueño, mi voz, la poesía llega y te saca de tu sopor.

A veces, pasa.
Ayer, llegó.
Anoche, vino.
Alguna es.
Al verte soy.
Al ver, sería.
A ser sin más.
Adiós poesía.

 

Sin palabras

Necesito la letra de una canción
para sostener esta efímera emoción
y prolongar en el tiempo su duración,
pero no toda, me basta con sólo un renglón.

También me puede servir alguna frase
o un pedacito de ella que no se pase
de extensa pues luego debo recordarla
cuando otro sentir venga a taparla.

Una sentencia, seis vocablos, una definición
la emoción requiere algún tipo de expresión
verbal, no me alcanza con una sensación
que la grafique, no sirve aquí la imaginación.

De una enciclopedia puede ser alguna fase
astral o un ciclo vital o un cuento que versase
de aquello para lo que no tengo explicación
ni palabras, gestos, ni una torpe declaración.

Es un poco vergonzosa esta particular situación
pero como buen lingüista no paso ningún papelón
pues siempre tengo en un bolsillo del pantalón
para que me entiendan un expresivo emoticón.