Simbolismos

Foco luminoso
Faro majestuoso
Círculo vicioso.

 

Anuncios

Lunar

Luna lunita
Luna palpita
luz de ti Luna
como ninguna.

Luna lunera
Luna viajera
luna que acuna
tinte de Luna.

 

En el barro todos se confunden

La falta de educación es alarmante
La falta de interés es preocupante
La falta de respeto es irritante
La falta de criterio es intrigante.

En el barro todos se confunden
En el cielo todos se parecen
En la calle todos se sostienen
En el circo todos se divierten.

La música disipa la soledad
Los libros dibujan con seriedad
La radio difunde la novedad
La mañana oculta la oscuridad.

Desde alarmas a preocupaciones
como la soledad, como la oscuridad
parecieran nuestras divagaciones
sobre el firmamento o el pavimento
o de la sociedad y sus privaciones
rendir a la cultura un juramento:
quien mutila las interpretaciones
se adormece ante la realidad.

 

Indigencia espiritual

La pantalla capta la atención
De la era o la época en cuestión
No hay atisbo de alguna reflexión
En el rictus no se ve la complexión
No hay problema, dijo un Alf en extinción
En ‘tresdé’ no existe preocupación
Y si algo te aqueja, maldición
Apretá un botón y poné televisión
Que se colme el cerebro de información
O las redes que te den una emoción
Que el megusta no tiene saturación
Cuánto mucho te morís de inanición.

En el limbo

Nada me mueve un pelo
ni es razón para desvelo
que discutan, que se maten
las peleas, los dislates.

Ni siquiera me preocupa
aquello que tanto te ocupa,
que se sufra, que te duela,
los problemas de la escuela.

Si el mundo se vino abajo
o si todo se ha ido al carajo
pintar la cara color esperanza
y así renovar la confianza.

La ideología moldea
el pensar de nuestra aldea
lo que digan lo repito
afirman que eso es bonito.

Terminales de un sistema
ese no es mi problema
quien sucumbe a la alternancia
ha de perder su ganancia.

Más vale pronto que tarde
no es razón para el alarde,
¿quien quiere ser billonario?
Salió un nuevo calendario.

¡Eso no sirve pa´ nada!
se preparó la emboscada
y en el limbo continuaba.
La burbuja no explotaba.

El dolor ahora es azul,
¿Cuántos viven en Seúl?
Ayer me crucé con un loco
me contó que aumentó el coco.

No sé bien si será cierto
no seré vivo ni muerto
nunca tuve ese dilema
no encajaba en el esquema.

Y si la vecina llora
busque un dios así le implora,
el chancho no tiene la culpa
el ya ofreció una disculpa.

Los billetes de quinientos
vinieron para el contento,
no me sirve de escarmiento
leer un nuevo mandamiento.

El futuro (hace rato) llegó,
y de qué estamos hablando,
Él sólo sigue esperando
saber por dónde fugó.

¡Qué me puede importar!
Uno sólo quiere comprar
alcornoques de la Europa
y de Boston, una copa.

No es que sea indiferente
no confunda este presente
lo que pasa es simplemente
que soy parte de la gente.

Sin palabras

Necesito la letra de una canción
para sostener esta efímera emoción
y prolongar en el tiempo su duración,
pero no toda, me basta con sólo un renglón.

También me puede servir alguna frase
o un pedacito de ella que no se pase
de extensa pues luego debo recordarla
cuando otro sentir venga a taparla.

Una sentencia, seis vocablos, una definición
la emoción requiere algún tipo de expresión
verbal, no me alcanza con una sensación
que la grafique, no sirve aquí la imaginación.

De una enciclopedia puede ser alguna fase
astral o un ciclo vital o un cuento que versase
de aquello para lo que no tengo explicación
ni palabras, gestos, ni una torpe declaración.

Es un poco vergonzosa esta particular situación
pero como buen lingüista no paso ningún papelón
pues siempre tengo en un bolsillo del pantalón
para que me entiendan un expresivo emoticón.

Huir del infierno

Asomar la cabeza y conocer la tristeza
ver dolor en el mundo que diluye su color,
tratar las desdichas y las aflicciones
congojas, delirios y putrefacciones,
conocer la locura, tocar la sinrazón
caer en desazón, aspirar a la cordura
donde se ve lo insano, la insalubridad
confiar en la verdad, escapar a lo mundano.

Trastocar los conflictos que no cesan
esperar los veredictos que regresan,
caer en lo vulgar, surfear en lo grosero
soñar con lo sutil de un cielo verdadero
y ver entre tinieblas de lúgubre manto
un resabio de bondad, un lírico canto
que destrabe el malestar –de símil eterno-
y en gritos de libertad huir del infierno.

Comprender que escapar no es morir
que en la razón inmaterial existir es vivir,
que el dolor te despertaba de la pesadilla
que saltabas como ardilla entre faroles
que no veías flores junto a la gramilla
pues la oscuridad tremenda enceguece
y las luces en tus ojos nunca fueron soles
pero al levantar la vista el espíritu florece.

Y en la diáfana voz late el firmamento
que vibra en armonía, ya sin sufrimiento,
tiende puentes, abre puertas y crea lazos
que no pierde referentes en los abrazos
pues en el centro del pecho hay vibración
y el cerebro resplandece con la atención,
pues ya ves que, como todos, vive el árbol
que da frutos y que crece gracias al Sol.


Fotografía: Leandro Coca

Leo cualquier cosa

Leo una sonrisa
Leo una mirada
Leo una bombilla
Leo las entradas.

Leo tus palabras
Leo las tristezas
Noticias macabras
Leo las flaquezas.

Leo estupideces
Leo comentarios
Leo varios diarios
Leo por si creces.

Leo al despertar
Leo caminando
Leo si viajando
Vuelvo a cabecear.

Leo tus poesías
Y tus alegrías,
Rimas repetidas
Y también sentidas.

Leo al socialismo
Y al capitalismo
Leo al proletario
Y el abecedario.

Leo y lo interpreto
Leo algún soneto
Leo los mensajes
Leo los paisajes.

Leo lo complejo
Leo lo sencillo
Leo los bosquejos
Y leo flequillos.

Leo los tatuajes
Leo engranajes
Leo los manuales
Leo los triviales.

Leo y lo comprendo
Leo y me distiendo,
Leo predicciones
Y contradicciones.

Leo cada tanto
Leo cuando puedo
Leo como credo
Leo cada canto.

Leo lo que escucho
Y atados de puchos
Leo lo que escribo
Leo si estoy vivo.

Leo, algo me gusta,
Leo y me disgusta
Leo maravillas
Leo sobre sillas.

Leo las sandeces
Y piropos soeces
Leo los carteles
Y los anaqueles.

Leo simbolismos
Leo aforismos
Leo a luminarias
Leo las plegarias.

Leo sepulturas
Diversas culturas
Leo en las patallas
Y latas de caballas.

Leo ingredientes
Leo las recetas
Leo a comediantes
Leo a los profetas.

Leo y lo descreo
Leo y me recreo
Leo y me divierte
Leo, ¡puf qué suerte!

No sé por qué leo
Todo lo que veo,
Pero entonces creo
Que me llaman Leo.

Sensible

La materia va para adelante
el alma vuelve a la fuente,
a veces te arrastra la corriente
el templo parece un recipiente.

Tus ojos de a ratos iluminan
con ira a veces me fulminan,
si tristes, decaen o se obnubilan
contentos, felices dictaminan.

Tus manos por la causa trabajan
posibles, sin pausa, las barajan
si crueles, perdidas, nos ultrajan
oportunas, dignas, resquebrajan.

Tus piernas, corren luego saltan
te elevan, te llevan, sí, caminan
dichosas en suave ritmo danzan,
coquetas, bellos zapatos calzan.

Tu piel, que en dolores florece,
es libre en placeres mientras crece
susurra las voces cuando escuece
revela secretos, quién pudiese.

Tu voz es dulce con su canto
protesta si le produce llanto
sucumbe si algo le da espanto
murmura cuando lo sufre tanto.

Se nutre de ella la subjetividad
De quien no cae en la vanidad
que vive en la misma realidad
abierta a su vasta sensibilidad.

Doce verbos

Silenciar el pensamiento
Trabajar las decepciones
Sublimar las emociones
Cercenar el sufrimiento,
Disfrutar de los placeres
Derrocar la estupidez
Superar los aconteceres
Dialogar con madurez,
Escuchar a la aflicción
Crecer en la adversidad
Vivir con la ilusión
Subsistir en libertad.

Soñando

Dormido estuve soñando
Y que a mi lado estás vos
Soñando estuve creando
Así como crea un dios.

En el sueño era vertiginoso
El drama y la sensación
Y en un profundo reposo
Soñaba una dulce canción.

Un sentimiento rotundo
Me descubrió en otro mundo
Mas luego el sueño se olvida
Y descubrimos esta vida.

Soñé que el piso era el techo
Y un árbol de fruto da amor
Soñé que un niño en su lecho
Soñaba un mundo mejor.

Algo pasa

Algo pasa que nadie comenta
que no se oyen aplausos
ni silbidos de reprobación,
algo pasa, y pasa la misma canción
repetida, de soslayo, en diferentes emisoras
las fotografías se parecen unas a otras,
en tonalidades semejantes,
algo pasa que nadie observa el atardecer
ni nadie se ofende con afrenta alguna
los milmillones de hambrientos no se quejan
del mal que los acecha, o eso parece,
ni nadie quiere verlos, o no hay quien pueda hacerlo
algo pasa que las bestias no gruñen
no ladran, ni pían las aves
algo pasa que las estaciones se confunden
el calor nos devora y el frío nos quema
en cualquier momento sobre el cemento
las hojas y el viento más libres que nunca
en un remolino danzan a la par,
algo pasa que nadie camina
que ayer la vecina omitió saludarme
o no estaba aquí para golpearme la puerta,
algo pasa que ya nadie pasa
que nadie pregunta ¿cómo estás?
¿qué decís? ¿Qué contás?
Que las noticias son viejas
y las viejas no son novedad;
algo pasa y no pasa la muerte
quizás si la suerte llama equivocado
se crucen las líneas y sea otro el destino,
algo pasa que no sé qué pasa
que todo es lo mismo, que todo es distinto
que veo tan claro esta realidad,
que pasa de todo y en tantas señales
la noche en pañales y no vuelan moscas
y sé que algo pasa en esta ocasión
pues la comisión no pasa por casa,
algo pasa que sólo motores se escuchan
no hay obreros que luchan ni revoluciones
y no sé si hay tristezas, penas ni lamentos
porque no se sabe bien qué es lo que pasa,
chismes, chimentos será que no pasan
pero algo pasa, sé bien que algo pasa
porque en la plaza no hay migas de pan
ni ancianos, niños ni blancas palomas
y no hay bombas que estallen cerca
en la zona, ni en la otra punta de la trama;
algo pasa que no hay desocupados que esperan
ni hombres durmiendo entre cartones
ni limones, limonadas, ni gente limada
porque algo pasa que no hay gente por aquí
y las plantas crecen sin limitaciones
los árboles dan frutos que maduran
y sólo me pregunto si nadie se los come,
algo pasa que no quedan abismos
y ante una situación que parecería desoladora
llego a la conclusión, tal vez, reveladora,
que sólo hay un murmullo dando vueltas
y es el que en tu cabeza pide cuentas
y en la mía deletrea las repuestas
porque es tan grande el espacio que nos separa,
si los corazones están cerca no hay tantas distancias
hay barreras, tal vez complicaciones,
y hay revelaciones en un verso si algo pasa,
y a un poema de distancia, Tú y yo…
¿o será que estamos solos en el universo?

 


Fotografía: Mariana Coca

Ruido que agobia

Y pensar, que de todo el ruido que tanto agobia, hay una voz que llega y toca, cual lira antigua, cual piano choca, teclas y dedos que al cuore embocan, y en ese musical bagaje de palabras, que dicen cosas, algunas dulces otras hermosas, de sensaciones maravillosas, que en tres compases -como en canciones- obsequian frases, tan contundentes como elocuentes que uno las piensa, o las reflexiona, marea inmensa que la emociona y a veces tensa si la presiona, porque de tanto volver al canto el pensamiento con fundamento sostiene bases con sus disfraces para quien viene con sus preguntas, que algunas juntas -de malas lenguas- de vez se expanden, en otras menguan, mas le conviene cambiar de envases pues sus secuaces serán mordaces con esa crítica que mortifica y se desentiende, entonces se eleva por la pendiente de aquél surgente que se subleva, natura dona, y luego entona canción de cuna, para que duermas envuelta en piernas y sueltes riendas -también tus prendas- así lo intentes, como la gente. Que alguien te escriba: vive tu vida; si la descuidas, causa perdida, muy cuesta arriba se hará tu testa, un paso atrás, que otrora resta, será el impulso hacia la dicha. Y tú muy bicha tomando el pulso, irás andando, irás volando, cual ave regio, como un arpegio, y esa tonada es la explanada hacia un estado, reconquistado, del ser, que puedes ver es conocer. Entonces libre de vanidades, vivir verdades, vivir verdad es, es la respuesta que te contesta con alegría una poesía.

De alimento

 

De alimento no uso frases positivas
el alma se nutre de la palabra viva
el cuerpo sólo vive si le das comida
si hay salud, que si enferma pida
medicinas u oraciones divertidas.

No hay palabras que me resulten ajenas
mastico ideas, me trago todo lo dicho
incluso como idioteces y como bichos
de los vivarachos y aquellos de nichos
como casi todo, excepto las berenjenas.

 

 

Fotografía: Jorge Guardia

La lectura es detención

La lectura es detención
pero ustedes quieren seguir
quieren seguir leyendo,
pretenden seguir siguiendo,
a ello les debo decir
que persiguen una ilusión.

Y si seguimos y vamos
seguro nos encontramos
entonces cuenta el encuentro
de lo que llevamos dentro
por ello luego contamos
los deseos que persigamos.

Pues no es lo mismo seguir
el hilo de lo que pienso
versátil, límpido, inmenso
que hoy se deja traslucir
que pensar estamos yendo
a un sitio virtual u horrendo.

Cielo e infierno intercalan
señales en lo mundano,
aunque algunas nos resbalan
otras nos dan la mano
pues la tierra prometida
es un Reino en esta vida.

Pero no nos detengamos
persevera en movimiento,
la lectura de ritmo lento
propicia la reflexión
y ante toda conexión
después del punto sigamos.

La virtualización de la persona

Renace con cada emoticón
perece a golpe de ratón,
se nutre con la publicación
vomita su virtual emoción.

Caduca su imagen del ayer
reacciona a cada acontecer
succiona del chat, anochecer
despierta un like al amanecer.

Besos que ahora son virtuales
amigos que ahora son sexuales
polvos que ahora son rituales
pantallas que disipan sus males.

Piensa que piensa luego existe
piensa que piensa todo embiste
siente en sus ojos lo que listen
decora su rostro lo que visten.

Soy y no soy todo lo soy
soy sólo soy qué lindo soy
soy sólo sé miren qué soy
soy como vos qué sólo estoy.

Actualiza el rostro impío espejo
se parece un poco al de su viejo
se ve que su trino es triste añejo
enchufado a la red luego me alejo.

Estar es no estar en todos lados
aquí como tonto espero sentado,
no importa te sigo bien conectado
no cuenta si estoy incomunicado.

Y miro, y miro, y miro y sigo
escribo, lo callo, mejor lo digo
quiero comunicarme sólo contigo
qué digo, qué torpe, sólo conmigo.

Levanta la idea que de mí tengo
me marcho, me voy, mas luego vengo
lo que ahora no largo no lo contengo
mañana lo charlo, si lo convengo.

Me asombra, al tiempo, que me entristece
sin compus, sin celus, paz que se desvanece
qué buen entretenimiento este que crece
y a quien no le guste, por mí que rece.

Como en un spot publicitario
que se repite seguido a diario
reduce mi pena y vocabulario
si no se parece es estrafalario.

No sólo la imagen se virtualiza
el ser, es el alma que se realiza
la mente se empaña si se desliza
derrapa viviendo por la cornisa.

Lo que ha cambiado son las creencias
facilitadas por nuevas vistosas ciencias
y el comportamiento en las apariencias
se han ido al abismo por negligencias.

Lo paradójico es que, con tanta luminosidad,
todavía se presente en disonante oscuridad,
y que no se vislumbre sapiencia ni libertad
que no sea para comprar parcelas de realidad.

El rey desnudo

La estupidez invade todos los espacios
Y aunque este post es sólo el prefacio
Y en pocas palabras, tímido, despacio
Que anuncia torpe y sin displicencia
Trémulo, la victoria de la inteligencia
Que batalla a diario la contingencia,
Nadie aquí debería darse por vencido
Así aguarde en un refugio reducido
Quien por muy tonto será reconocido
A la zoncera del día, toque la puerta
Porque la misma se mantiene abierta,
Y no hay verdad estúpida cierta
Pues en la derrota siempre pregona
La inteligencia pierde, por remolona,
Si ve a la estupidez con una corona.

La manía de quererte

Qué manía, qué obsesión
esta la de quererte
y entre tu corazón,
que se marchita
en esas arterias
tapadas por humo,
y mi cabeza llena
de arandelas
hay algo que nos distancia,
y son los versos precedentes.
Pero no creas que los siguientes
son de ritmo y voz elocuente
sino que opine la gente.
Lo que digo irreverente
es que el poema no es conciso
tal vez bastante preciso
y ahora que lo pienso
el poeta parece menso,
mas no, mi querida
lo que sangra no es herida
es poesía prometida
son palabras derretidas
que quisieran ser vertidas
sobre un plato de comida
y el lector manye tranquilo
para no quedarse en vilo.
Y si te produce espanto
este canto, este quebranto
recuerda que no escribo el llanto
y que te he querido tanto,
recuerda que lo que digo
un día se pegue contigo,
pero ¡basta de hacer alboroto!
Basta de un corazón roto,
hablemos de la luz del día
que prosiga esta lunga poesía.
Y qué te estaba diciendo
mientras nos vamos conociendo
no te hablo de mariposas
tu bella sonrisa si posas
suelo verte mientras reposas
y compararte con las rosas
tu silueta es tan hermosa
de fragancia esplendorosa
y tu risa es contagiosa
tu calma, vertiginosa,
el recuerdo está en presente
con tu latido vibrante
el sentido es palpitante
tu palabra, tranquilizante,
pero entonces, de repente,
tú te escapas nuevamente
y me invade la nostalgia
eso que nunca tuve alergia
seré alérgico a tu ausencia
queda el aroma de tu esencia
en toda la habitación
no sé con qué condición
tú pronto regresarás
y no sé si volverás
nuevamente enamorada
o vendrás tan distanciada
sin sabor, sin emoción
no sabré qué sensación
entonces me invadirá
qué tu boca me dirá
si tus brazos me abrazarán
o tus labios me besarán.
Vas y vienes como canción
a ritmo de reggaetón
quizá te falte armonía
vivir en una poesía
y en mi lengua delirante
transita cual un errante
los pasos del caminante
orondo, sereno, campante
esperando la ocasión
de decirte, corazón,
que eres tú mi acompañante
una musa estimulante
con tus idas y venidas
con tus marcas conocidas
que espero, anhelo de preso,
ese excitante beso
que empieza locuaz y sin fama
y continúa en la cama.
Y no morir de impaciencia
le pido a tu boca clemencia
perdona mi mal humor
qué raro, no hablé de amor,
si el encuentro se propicia
y mis manos te acarician
recuerda que supe un día
manso o con algarabía
con la estampita de un santo
haberte querido tanto
y que al amar libremente
sabemos qué bien se siente
tan sólo exijo una moción
y no me hagas prometerte
que cures tú mi obsesión
esta la de quererte.

¿Qué consumes?

Dime niña si te nutres de chimentos
si tu alma se alimenta de diretes
de palabras tan fugaces como atroces
en tu día qué puebla tus pensamientos.

Dime, acaso, si consumes trascendidos
sí a tus ojos llegan trajes y vestidos
maquillajes de algún rostro conocido
o fonemas que sólo conforman ruido.

Dime niña lo que tus oídos escuchan
qué ideas, en tu cabeza, se luchan
y a cuáles les das más valor o poco
antes de que un día se te seque el coco.

Dime niña al despertar tu sensación
corazón, que ya no llama la atención
por qué acaso no alimentas tu interior
cuando el mundo que te aplasta, superior.

Dime entonces quién te dará de comer
si no observas siquiera el atardecer
si en la vida siempre hay para aprender
manantial de eternidad para beber.

Dime entonces cómo llegar a tocar
ese fuego que tu alma ha de abrazar
cuando te escondes en un caparazón
donde un golpe suena como un acordeón.

Dime niña por qué tu boca repite
lo que entra diariamente cual confite,
dime acaso si el sentir te hará pensar
que este canto también te va a alimentar

El psicólogo

Puede que te ayude
o puede que te hunda
puede que te aclare
o puede que confunda,
Él todo lo puede
y puede que tú nunca,
puede que no arranque
si pensar no funca,
puede que facture
unas cuantas lucas
y te dé soluciones
a neurosis de pelucas.
Puede que en sesiones
pagando consultas
crees obsesiones
o manías conjuntas,
puede que aleccione
con palabras sueltas
algunas funciones
que andan dando vueltas.
Puede el licenciado
atenderte sentado
si le relatas acostado
problemas olvidados
y dejar asentado
haberte escuchado.
Puede que tu mente
lo tenga presente
como un referente
como inteligente,
y observe atento
cada movimiento
que refleja lento
todo pensamiento.
Puede que se siente
y olvide diligente
todo lo que orquesta
tu frondosa testa
cuando de repente
tenga otro paciente.

Nube de seda

Una nube de seda en tu cabeza

Pensamiento volando por la pieza,

Te dormís soñando en el piyama

Se renueva de ilusiones tu tristeza

De esperanza con el sol en la mañana.

Fotografía: Leandro Coca

Artesanía

El comienzo es un dibujo en la cornisa
Abre grietas un adorno en la repisa
simpatía que te obsequia una sonrisa
no se olvida como golpe en la paliza.

De repente un sonido llama la atención
otro golpe al borde de la percusión
y la música comienza ¡Qué emoción!
Por fin alguien te dedica una canción.

Y tu rostro queda pintado en un cuadro
el agujero se hace con un buen taladro
lo colgamos, te parece, sobre el viejo
no confundas con tu rostro en el espejo.

La película se filma con tu nombre
la dirige quien se dice es un buen hombre
no conoce ni tu risa ni tu llanto
la dama y tu semblante se asemejan tanto.

Talla el escultor tu hermosa figura
en madera como la de una sepultura
y te eleva al firmamento de los dioses
en el templo que se inspira con tus poses.

Obra de arte es casi toda tu vida
bella, caprichosa, expresiva, divertida
en el muro ya tenés la fotografía
falta que alguien te regale una poesía.


Fotografía: Jorge Guardia

Paciencia

Te encuentra la trasnoche
dando vueltas en la cabeza,
navegando sola en la pieza
despeinada y sin un broche.

Dicen que es ansiedad
o ansias de felicidad,
ojalá el placer te sacuda
si la vida te desnuda.

A veces te da por pensar
o se te da por divagar
qué ha pasado, que pasará
si el amor perecerá.

En otras quisieras tocar
un alma para volar
que se vaya todo mal
lo bueno que siga igual.

En tus manos hay pasión
si descubren su vocación,
el mundo sabrá entender
a qué deben su proceder.

Es que las ideas dan vueltas
rondan tu cabeza sueltas,
si las sigues te pueden llevar
a naufragar en otro mar.

Por eso detente un momento
paciente como el firmamento,
confía en esto y verás
persevera y triunfarás.

La tortuga

La tortuga avanza a paso lento
con firmeza atraviesa el campamento
no distrae su ritmo el firmamento
ni se queja del contratiempo del viento.

Ella tiene en la mira un objetivo
y no pierde actitud durante el recorrido
no la abaten las burlas a su lentitud
avanzar es su lema, avanza su actitud.

Si un peligro la hace entrar en razon
se refugia dentro del caparazón
luego asoma, sigilosa, la cabeza
busca bichos de alimento en la maleza.

Bebe el agua que le obsequia la llovizna
si se encuentra una lechuga hay verbena
y a la noche ya se duerme tras la cena
al cobijo de la luz de luna llena.

Tempranito con el sol se ha de levantar
vuelta al ruedo con su tranco sin igual
caminando se propone cruzar un charco eventual
y el camino es enseñanza, su receta es avanzar.

La tortuga y su templanza, natural, añosa
como fruto y su bonanza, cual jazmín o rosa
da la pauta que la vida, gentil, bondadosa
corre como melodía sensual vigorosa.

*Fotografía: Jorge Guardia

Motivos para escribir

La numerología no es buena consejera
Te arrastra como en una carretera,
Desdibuja tu escritura tontamente
Lo notás si te aplaude terca gente
Donde todos han pensado ya lo mismo
Ya nadie ha de ejercerlo por sí mismo,
El arte tiene como eje el crecimiento
La lectura no es sólo entretenimiento
Te atraviesa hasta dejarte congelado
Se te clava como astilla en el costado.
Y parece que una ocurrencia se repite
Tantas veces invitada está al convite
Que no tiene ya el signo de novedoso
Es antiguo cual milagro de leproso,
Los números le hablan al que no sabe
Al que no lee y ni una palabra le cabe
Ellos por sí solos, su papel su vocación
Las palabras, el de la comunicación.

Cuerpos

Una vela apagada sobre la mesa
una sonrisa cálida frente a la acera
tus manos juegan con cierta destreza
mi voz distingue una palabra de cualquiera.

Tus labios se humedecen con los míos
surcan los pensamientos como los ríos
que entre orillas llevan dulce a la par
transmutando en minerales sales del mar.

Y se funden nuestras almas un momento
se confunden nuestros cuerpos, nuestro sexo
las miradas casi pierden el contexto
en el goce nuestro tacto es mandamiento.

Los placeres buscan nuevas expresiones
que se plasman en inarmónicas canciones
generando más tensiones que el hastío
todo sea por contrarrestar el frío.

En tu boca se disloca el filamento
quien hilara, con un beso, pensamiento
que tensara como presa de remordimiento
y mordiera de esa carne el alimento.

El reflejo del amor se da en el roce
en las piernas que al momento buscan pose
en las yemas de los dedos que acarician
en las lenguas que al tocarse nos envician.

El instante se prolonga tras la calma
es la imagen más oblonga de la cama
queda al margen esa historia del pijama
se retuerce la memoria de tu alma.

Se desviven en el encuentro los latidos
desfallecen de epicentro, tan temidos,
los dolores tan feroces sin sabores
que se pierden, en el clímax, los temores.

En tu pubis yacen viejas ilusiones
que realzan miríadas de alucinaciones
que contrastan con reales ensoñaciones
expectantes de dar cauce a las fricciones.

El averno es la impaciencia de los males
las miserias siempre fueron terrenales
nos redimen los fluidos corporales
en el cielo no seremos animales.

 


Fotografía: Manu Coca

Amar

Sufre tontamente
Siente no ser querida,
Olvida amar de repente
que amando se honra la vida.

¿Por qué lloras todavía?
Anda, observa la aurora
inspira a tu alma ahora
que vibre a la luz del día.

Sí, el amor causa desazón
O el sentir deja trabazón
En palabras otrora esenciales
Volviéndose insustanciales.

Qué pena, qué picardía
Que se apague la alegría.
Al día, el ánima sube y baja
La felicidad no viene en caja.

Tu piel suaviza la noche
Caricias que fueran derroche,
Ahora queda este olvido
Y un mundo descolorido.

Metáforas de tormenta
No llegan, ni así la afrenta,
Vivir de ideas no es natural
Donde sucumbe nuestro ideal.

Se entorpece así la razón
Pues levántate y anda, mejor
Que no hay miseria peor
Que ver llorar un corazón.

Y si no hay entendimiento
Que conste el mandamiento
Al amar todo se llena de luz,
Es que al amar, amor eres tú.

Esencias

De abajo, cambia la perspectiva
de infernal a terrenal nos cautiva,
hasta que nos seduce la celestial
a vivir la maravilla existencial.

 

 

 

Fotografía: Martín Díaz

Pichón de poeta

Nadie sueña ser poeta
Ni se tiene la receta
De pichón se lleva dentro
Como corazón al centro.

“Tengo ganas de escribir
Tengo algo para decir”,
Si camina va pensando
trastabilla vacilando.

Cada baldosa que pisa
Es un verso en la cornisa,
Si una metáfora exagera
Su poesía tórnase ligera.

Va mirando un espejismo
Si se aleja del abismo
Se inspira con las figuras
Coloreando las sepulturas.

Nunca le fata un pedazo
de cielo, así sea un retazo,
Al infierno esquiva el abrazo
Se lo saca de un manotazo.

Madura a trazo de tinta
Si usa pecé entonces pinta,
Y crece su alma fascinada
Alguno le dice es bobada.

Escucha lo suyo es inútil
sabe que andar no fue fácil,
Se abre paso a verso libre
Su visión mejora su calibre.

Tal pichón no sabe ser paloma
Aprende a volar cuando asoma,
Si lo maltratan como a torcaza
Busca migas en alguna plaza.

Se alimenta de las voces
De poetas de otros siglos
Que vivieran en los libros
Que quemaran tan feroces.

Si escribe y se avergüenza
Siente, vive y luego piensa
Vibra con algún sentimiento
Luego olvida su sufrimiento.

Titubea al trabajar la rima
simbolismo de este suelo,
Vital como el mismo cielo:
Hora de bajar de la cima.

Un alma a su pluma se arrima
Cobra sentido el trayecto,
El pichón sólo es un proyecto
Remonta y entonces se anima.

¡Vuela pichón de poeta!
No caigas en la vieja treta.
Háblame de tus sentires
De tus vivencias y decires,
Eres águila cuando escribes
Poetiza mientras lo vives.

¡Feliz día a la poesía!

¿Por qué dedicarle un día
internacional a la poesía
y no festejar la alegría
que nos brinda su valía?

Es que un día recordarla
es poco pa´ homenajearla,
habría que festejarla
y todos los días recrearla.

La poesía es la expresión
del alma y del corazón,
son palabras de emoción
algunas sin intención.

La poesía no es narración
de cuentos, ni de ficción,
la poesía es a la canción
lo que la música a la dicción.

Hoy puedo expresar sentir
de mi corazón el latir,
en un verso conseguir
un néctar o un elixir.

Un bálsamo para el alma
es la poesía que da calma.
Si la palabra es sentida
llega en verdad a tu vida.

Si una poesía es sincera
puede tocar a cualquiera.
Si una poesía es profunda
suena elocuente, rotunda.

Un verso es simplemente
palabras de libre mente
que anhelan ser solamente
leídas detrás de un lente.

Un verso no es diferente
de algún beso indiferente
que llega con tono urgente
y se va por una vertiente.

La poesía es inherente
a la vida de la gente
que goza impunemente
al saborearla, simplemente.

¡Feliz día a la poesía!
Despidamos su alegría
que mañana se termina,
como ésta que aquí culmina.

Frases que dicen cosas

¡Ah¡ ¡Hombres de letras!
obsesionados con números,
triste situación,
que cuántos lo siguen
que cuántos me gusta
que no encuentran
mayor motivación que contar,
dedicándose a las finanzas
o a la matemática aplicada
o a la contabilidad
quizá serían más felices
y le harían un gran aporte
a este mundo
tan pobre de espíritu.

Mensajes en una botella

Todo se puebla de mensajes
mensajes que tocan la puerta,
que te duermen cual masajes
que no te mantienen alerta.

Cubren cual sábana el momento
que te hacen olvidar el lamento,
mas no ayudan a comprenderlo
ni a crecer, o al bien conocerlo.

El bien, dícese, no tiene objetivo
tampoco tiene próposito, altivo,
contrariamente
no es lo que el beodo diga al beber,
sencillamente,
el bien es lo que debe ser.

Cuando estamos mal, qué desazón
se pierde sentido, se nubla la razón
todo nos parece mal a golpe de vista
el mundo infernal, la gente despista
y encerrados tras barrotes mentales
con temores, sufrimos los males.

A veces comienza como una diversión,
veamos qué es esto, ¡uy! qué emoción,
luego enredados nos vemos envueltos
atrapados, difícil deshacer los entuertos.

Y buscamos mensajes que nos toquen
que nos pinten el alma o la retoquen,
o nos guíen a conocer una buena vida
que sí, es posible, generosa, bendecida.

Las palabras sólo tienen importancia
si nos llegan, si carecen de jactancia,
otras veces le damos cierta relevancia
confundidos por su pompa y elegancia.

Ellas sirven cual mensaje si nos dicen
aunque a veces otros te lo contradicen
es que el peso que le damos a las cosas
no sucumbe a la fragancia de las rosas.

Se repite y nos parece verdadero
por el hecho de escucharlo repetido,
será cierto si lo dice mucha gente
va cegada al repetirlo tan vehemente.

Los mensajes son el mismo indiferente
que vacíos de sustento y alimento
se entretienen, placer de lo irreverente,
y en la rueda no nos dejan escarmiento.

Seguimos por suponer que vamos
lo mejor será decir que andamos,
nos movemos, sobre todo estamos,
somos, no sólo porque pensamos.

El destino puede hacernos un guiño
recobrando la alegría y el jugar del niño
si nos lanzamos al descubrimiento
al vivirlo con un regio sentimiento.

Hay mensajes que llegarán a tiempo
si buscamos, si caminamos atentos,
y si distraídos aventuramos el futuro
lo encontraremos escrito en algún muro.

La atención no deberías regalarla
a bobadas, ni en todo caso prestarla,
hay palabras que nos causan sorpresa
y hay poesías para conocer la belleza.

Atentamente, se disipan malestares
trabajando, codo a codo con los pares,
A una vida de dicha sacarás pasaje
cobra sentido y vigor ese mensaje.

El mensaje puede ser un señuelo
dicen que el mundo es un pañuelo.
Y si lo dicho cierto día hace mella
el mundo nos parecerá una botella.


Fotografía: Jorge Guardia

Poder

Terreno para florecer
Espacio para extender
Tiempo para ceder
¿Amores para poseer?
Voluntad para poder.
Hay cosas que hay que entender
Cuestiones para comprender,
Y otras que tú bien puedes saber;
Terceras que será mejor conocer.
Cosas que no son cosas al ver
Y hay de esas que puedes comer
Ideas que tal vez quieras creeer,
Sustento para crecer
Objetos para tener
Dinero para correr
Gente para querer;
Vida para poder ser.

Fotografía: Jorge Guardia

Ingredientes del vivir

Reacciona, no reflexiona
Degusta, pone megusta
Atiende, no se distiende
Aprende, luego lo prende.
Disiente, pero lo siente.

Trasluce, poco se luce
Presiona, si se emociona
Recuerda, suelta la cuerda
Conversa, si está dispersa
Medita, cuando amerita.

Pelea, aunque no lea
Describe, pero lo escribe
Escucha, pinta su lucha
Repunta, le saca punta.
Consigue, luego lo sigue.

Pretende, ropa que tiende
Repasa, a veces pasa
Malogra, si no se logra.
Emprende, quién la reprende
Clama, entonces ama.

Decanta, de a ratos canta
Reparte, aunque comparte
Reprime, o lo suprime
Sostiene, y lo retiene
Convive, también lo vive.

Fotografía: Mariana Coca

El servidor

Observa cual espectáculo
La labor del servidor
Que sobre tierra gana el cielo
Combatiendo con pasión
( esa de amar lo que haces )
Los arañazos del fuego.
Y allá arriba un compañero
aplaude y llora de emoción.
El tiempo le da la razón
Al presente verdadero.

Fotografías: Leandro Coca

Sube el mar

Estoy del agua hasta la coronilla
hasta el tuétano, hasta la barbilla
brota el agua de las alcantarillas
vivo con el agua hasta las rodillas.

 

Fotografía: Car Paz

Llovió tanto

Y llovió, trescientos días y trescientas
noches inundando hasta las bicisendas
hasta que una mañana sobre la acera
se reflejó una tenue luz cualquiera
y el hombre dijo: ¡por fin, es primavera!
mas no, era sólo un reflejo en la cartera
de una dama que buscaba su billetera
y tomó una fotografía del avistaje
luego de responder algún mensaje.
( desde lo alto, entre las nubes
se leía otro, pocos lo vieron:
“sonría, lo estamos filmando”
lo transmitieron, luego en iu tube,
y aunque se fue viralizando
no lo entendieron, pero sonrieron).

Buen día

Tenga usted un buen día
aquí le dejo una razón.

En este dialéctico mar
donde imagen y texto se funden
aquí se planta la semilla
lozana entre la gramilla
y hay quien aún se confunde
al hermano con un par
el alma con un cartón.
Si he de usar una vara
que sirva como medida
los mido por su fragancia
así son todos iguales
o sea, flor de porquería.

Igual le deseo buen día
y es de todo corazón.

 

Fotografía: Leandro Coca

Corre el tiempo

Pregunto si al paso que vamos
crecemos también los humanos
o sólo el avance de ciencia
atiborra nuestra inteligencia.

Velozmente a ningún lado
corre el tiempo y no lo evado.
Así también avanza el foco,
el teléfono, la nafta, ¿el coco?

 


Fotografía: Leandro Coca

Un gorrión

La bandada se acerca
migas de pan en la cerca.
Un gorrión es tan cómico
Que hace reír a los demás
Destierra con chistes sin más
La rídicula idea de ser único.
Carcajadas-gorjeos a montones
Y el pan no llena a los glotones.

Tu existencia no depende

A Car

A veces distraído
Obnubilado
Rendido a tus encantos
Perdido en cuentos,
Proyectando
Creando cosas,
Dibujando rosas
Parecidas a tu corazón
Hablando
Y a veces con razón
Entregado a la labor
Diaria del sustento,
Te observo contento
Cuando te encuentro
Pierde el centro
toda atención,
Me ocupo
Acierto
O me preocupo
De lo incierto,
Y piensas
Y sientes
Me acerco
Te alejas
Insisto
Y en el calor
En esa unión
Somos
El cosmos
Sin interferencias
Sin referencias
En comunión
Como estrellas
De Neptuno
Efímeras, fugaces
Hasta que aves rapaces
Cenan los restos
Que escupe el mar.

Y cada uno
A vivir
A reír
A dormir y soñar
A querer el reencuentro
A confiar.

No depende de mi
Ni de este amor
Que revistes
Pero es verdad,
Eres, existes
Y esa es la novedad.

Dinámica

Avanza postras post
Llega la voz hueca
se reitera el contenido,
Rasca la superficie
la laguna se seca.

Repeticiones incesantes
cotilleo fulminante
¿Existe la esencia?
Hablar satisface
Al orador maltrecho.

Viaja la palabra
Se interpreta
Se transforma
Se eleva y cae.
Se deforma.

Se repite el posteo
Variaciones de tinta
Una letra distinta
Un nuevo peinado
Distendida tensión.

Conserva la moda
Del cambio, del camping
Del zap zap zapping
Mental abismal
Soledad bautismal.

Cambalache dinámico
Nada es lo que parece
Ya ni el ave florece
La flor no suscita
Nuevas ideologías.

El discurso que atrapa
Tóxiconfortable
Típicamente perverso
Sostiene el anverso
De ese rostro complejo.

Rescatando consejos
Salidos de galeras
Mágicas, redundantes
Dormitando en sueños
De bailes estimulantes.

La congoja postrera
Es tras perder el tiempo
El tic tac de los años
De visitas al baño
Marchita oportunidad.

Va y viene ( vaivén )
Vuelve que te vuelve
El mensaje lo envuelve
confiance, gurí
Misterioso el andén.

La escena repite
Se repite la escena
Ya ni el ave florece
Rasca la superficie
Misterioso el andén.

 

Fotografía: Jorge Guardia

Atestados

Atestados de saberes
Atestados de análisis
Atestados de juicios
Y de opiniones.

Adornados de imágenes
Adornados de fechas
Adornados de vicios
Y de opiniones.

Camuflados de síntesis
Camuflados de poses
Camuflados de voces
Y de opiniones.

Cubiertos de elogios
Cubiertos de prendas
Cubiertos de flores
Y de opiniones.

Disfrazados de humanos
Disfrazados de hermanos
Disfrazados de normas
Y de opiniones.

Atestados de nociones
Atestados de reacciones
Atestados de dolores
Y de opiniones.

Signo de paz

Con supremo ideal
Levántase temprano
Desdeña el mal
No combate fulanos.
Trabaja con ahínco
(Zapatero a tus zapatos),
De pronto, pega un brinco
Como de noche los gatos
Caminando por cornisas
De luchas tan cotidianas
En el auge de las prisas
De las tardes y mañanas.
La tranquilidad asoma
Como signo de paloma
El espíritu festivo
Tanto alegre como vivo
De repente toma vuelo
Sin olvidar el suelo
E invita a sus coterráneos
De corazones foráneos
A redimir malestares
A conquistar voluntades
Por una causa tan noble
Tan serena como roble
Que se eleva tan veraz
Sobre el fragor contumaz,
Y al tipo le cae la ficha
De que la pax es la dicha,
Y ante el afán arrogante
Encuentra un estimulante
Para brindar con sus actos
de sus pensamientos rectos
Por esa luz que ilumina
Al que sin saber camina
Buscando un lugar, un momento
Donde no exista el tormento
Y encuentra satisfacción
Quizás en algún rincón.

Fotografía: Jorge Guardia

De pensares y pesares

Pensar, pozo sin fondo,
caer al abismo tan hondo
y nunca llegar a golpear
soltar el paso al flotar.

Y en el éter naufragar
espacio común vital,
que conviven bien y mal,
regio, burdo, espectacular.

Nunca perder el asombro
con la ruina, del escombro
de la flor viva sensciente
como el resto de la gente.

Como el niño troca llanto
por ver cumplido el deseo,
cual amor de madre un manto
timbre alegre de recreo.

Cuando corren tan contentos
en la ronda o el evento,
cuando copian bien atentos
el dictar de lo violento.

Cuando el dolor sensibiliza
o conocer lo moviliza,
cuando frente hay un espejo
tan gigante como añejo.

Donde el pensar y el alma
vibran como aquella alarma
y la voz poco elocuente
suena lindo tan frecuente.

Como flotan sobre el agua
problemas que se olvidan,
como cubre cual paraguas
de las lluvias que liquidan.

Y confiar en la natura
que de tan sabia tan mansa
y si algún pesar te cansa
haz de vivir la ventura.

Cruzar el río

Amar lo simple
en cada cosa,
tener el temple
de una babosa.

Dejar que hable
la bella rosa
seguirle el baile
a la mariposa.

Sentir el frío
lleno de trinos,
Cruzar el río
color del vino.

Tras el vacío,
Sortear el destino.
Vivir el desafío:
la vida de uno.