Niñatos

Hoy vi con curiosidad un niño con vestimenta y comportamiento de adulto. La crianza que le habían dado a Albert había salteado etapas que en otros se veían con mayor claridad.
Albert claramente era un niño, incluso por su estatura, pero su conducta reflejaba la de cualquier adulto modelo, al menos de esos modelos que buscan influir sobre los demás. Esto me hizo sospechar, no ya del pobre Albert que difícilmente saldría de las garras de la programación recibida y, probablemente, la emularía con lujo de detalles, sino de que cualquier adulto que se jacte de tal sólo está emulando la conducta estereotipada y catalogada como de adultos, por niños que perdieron su infancia.

 

 

Año nuevo, vida nueva

El nuevo año trajo cosas nuevas. Ya desde la mañana del primero me asombró ver un piripipichi en el tejado. El piripipichi es una variedad del gorrión que hasta ese momento nadie conocía y lo bauticé, junto con Doménico que es el entendido en la materia, con el nombre científico de Passer piripipí. Es un poco más flacucho que el gorrión común y sobre el pecho tiene una ‘p’ blanca. Se alimenta de lombrices, migas de pan dulce que sobraron de la navidad y alimento balanceado para perros, preferentemente de los baratos, ya que el Eukanuba le produce picazón en el pico.
Pero eso no fue todo lo que trajo el nuevo año. La tarde del dos trajo un ventarrón que partió el ventanal del quincho en cientos y miles de pedacitos de vidrios que barrimos para que no se los coma el perro que había caído con el viento desde el otro lado del paredón. De nombre, Clarita le puso Tugurio y al otro día le dimos un buen baño para sacarle las garrapatas que se habían aferrado tenazmente, asustadas por la tormenta.
La lluvia nos trajo gripe y resfríos y el delivery los medicamentos para paliarlos.
El año nuevo nos trajo un día más en este enero, un interludio entre el 4 y el 5, que llamamos 4 bis, como el colectivo, pero después de disfrutarlo en la pileta con una sensación térmica más que agradable, nos enteramos que ese día nos lo iban a descontar en febrero.
Ya el 6 nos sorprendimos con lo que trajeron los reyes, a saber:
-Un paquete espurio de cacao rancio
-3 limones verdolagas
-Un camello en comodato
-Un rosario de ternura
-Y una réplica de lo que creímos sería el niñito Jesús, aunque luego comprobamos que se trataba de Ken, el novio de la Barbie.
Y a cambio de tan generosa empresa, los reyes se llevaron algunos víveres y como eran magos hicieron desaparecer el aguinaldo.
Finalmente, otra de las cosas que trajo el nuevo año fue una palangana a motor que nos regaló Paty para nuestro aniversario.


Fotografía: Maru Coca

Felisa felisa felizaño

En el mundo hiperconectado tenemos que reaprender a despedirnos, decirnos chau o hasta la próxima nos recuerda que el tiempo, el nuestro, no es infinito y las personas pasan y no siempre están. Y si están, no están siempre igual, más allá de la forma que es lo más estable en cada uno. Conocernos es reconocer lo cambiante sobre lo que no cambia, reconocer las virtudes propias y ajenas. Y al despedirnos algo nuestro se va con esas personas y algo suyo se funde en nosotros, y en esa homogeneidad entre la diversidad celebramos la unidad vital.
Por eso hoy les digo hasta el año que viene ( y en los próximos en los que tengamos por suerte encontrarnos ).
¡Feliz año!

Fotografía: Manu Coca

19 FORMAS DE PERDER EL TIEMPO

1-Hablar del tiempo.
2-Debatir acerca de los cambios del tiempo.
3-Contar el tiempo.
4-Filosofar en torno a los cambios del tiempo.
5-Vivir para recordar el tiempo.
6-Imaginar lo que traerá el tiempo.
7-Adelantarse en el tiempo.
8-Quedarse en el tiempo.
9-Querer ganarle al tiempo.
10-Aferrarse al tiempo.
11-Dejar pasar el tiempo.
12-Correr al tiempo.
13-Tratar de definir el tiempo.
14-Estudiar definiciones del tiempo.
15-Tratar de guardar tiempo.
16-Prestar tiempo.
17-Robar tiempo.
18-Escribir, publicar y leer 19 formas de perder el tiempo.
19-Darle megusta a este post.

 

43519561

Como pasatiempo

Este año no me dí cuenta, pero sí medí cuentas. Aprendí poco y me prendí bastante. No canté odas ni cantos aunque conté cosas y cuentos. Tuve revelaciones y no me desvelé. Amé, llamé, clamé y reclamé. Obtuve respuestas sin preguntar. Hablé y callé entre calles y cables. Tuve calle pero no cancha. No anduve en lancha, ni voy en tren, voy en avión. Viajé de un viaje. Subí bajé sin subibaja. Contraje vínculos con traje. Contrabajo no toqué, con trabajo conté. Tuve aventuras con desventura. Me reí del Rey. Cada vez que se va un año se me da por repasar el pasar del tiempo y los años.

Diálogos y discusiones

En una discusión, los partícipes se van con sus ideas previas fortalecidas. El interés radica en defender una postura, por lo que se producen choques y encontronazos. Sin embargo, en un diálogo, hay un interés mutuo de comprender la otra punta de la comunicación. Las fronteras que separan tienden tienden a disolverse y se produce el encuentro.
Por ende, dialoguemos más, discutamos menos.

Es un mensaje de la Secretaría de Relaciones Humanas y la de tu hermana.

Historia universal de la Historia

La Historia de cualquier cosa es algo que está en proceso de transformación, no sólo por los acontecimientos sino además por cómo se cuentan tales, quién los cuenta, etc. Por lo tanto, no es sólo pasado, salvo cuando tratemos de una historia ( de un pueblo, de una relación, etc. ) que ya no corre.
La Historia de ese algo vigente está cargada de presente y por tal tiene un devenir. Ese algo como parte de La Historia puede ser muy variado y puede estar compuesto por diversos factores como involucrados, sucesos y demás; pero me explayé demasiado en un tema que no es mi competencia, porque a mí lo que me gusta son las historietas.

Con sentidos

Además del…

…gusto ( y una rica cerveza )
olfato ( qué bien huele tu cabello )
vista ( hermoso paisaje )
oído ( tus dulces palabras )
tacto ( tu suave piel )
el sexto sentido
el doble sentido ( ese )
el sentido del humor
respirar, alegrarse, llorar y deambular
la música que toca el corazón
vivir sintiendo
sentir la vida
y verte feliz…

…no le encuentro mucho sentido a todo esto.

Fotografía: Leandro Coca

Arte, literatura y comodidad

Uno de los motivos de por qué no se lee literatura en la actualidad ( o se lee poco y nada con respecto a otros modos de esparcimiento), pienso, es por la excesiva comodidad en nuestra sociedad occidental y la búsqueda de tal. Cuando el lector se enfrenta a un texto, debe ‘moverse’ para interpretar, entender, descifrar, reformular lo escrito. El lector es partícipe, no mero espectador y este punto no es poco relevante. Esto no siempre pasa con otras artes, como las audiovisuales, o debería pasar, pero no se evidencia mucha receptividad, debido a la explotación del entretenimiento para con los sentidos de la vista y el oído. El arte, en esos casos, no siempre mueve, o la experiencia artística es limitada. Pero más allá de eso, si es una apreciación pobre o carece de vigor, lo paradójico del asunto es que para leer,como condición casi necesaria, se tiene que estar cómodo .

Usos prácticos del té

Si bien todos conocen los usos medicinales del té, por aquí les dejo un listado de usos prácticos de las distintas variedades de té.

Boldo: para cuando se te cae el toldo.
Manzanilla: para combatir ladillas.
Menta: para que otro pague la cuenta.
Canela: si se te gastó la suela.
Negro: si te hace bromas tu suegro.
Tilo: por si te quedás en vilo.
Frutilla: si se te rompe una silla.
Durazno: si tu presidente es un asno.
Vainilla: cuando te clavás una astilla.
Caramelo: para cuando te caés al suelo.
Ensueño: si no tenés dueño.
Tisana: cuando te grita tu hermana.
Naranja: si te pica la … nariz.

¿Cómo?

-Amor, ¿Preferís milanesas con puré, ensalada de atún o pollo con papas?
-Como cualquier cosa.

-¿Te diste cuenta que hay cosas que no son para siempre, relaciones, trabajos, lugares, posesiones?
-Como cualquier cosa.

-¿Cómo puede ser que algo que sólo apareció en la imaginación de un hombre cobre forma como idea tangible y se materialice en un objeto?
-Como cualquier cosa.

-¡Me tenés podrido! ¡Que te cocine tu vieja!
-Como cualquier cosa.

En la balanza

Hay cosas que quisiera cambiar
Hay dolores que quisiese evitar
Hay veces que quisiera murmurar
Momentos que quiero vivir.

Hay cosas que no cambiarán
Hay dolores que debo afrontar
Hay veces que debo callar
Momentos que se escaparán.

Hay cosas que van a cambiar
Hay dolores que puedo evitar
Hay veces que voy a expresar
Momentos que puedo vivir.

Decálogo para el lector posmoderno

1-En cada palabra que lea imagine un concepto alternativo que podría reemplazarlo hasta alcanzar la satisfacción que el texto no brinda.
2-En literatura el orden de los factores altera el producto, por lo que un texto se puede leer de infinitas maneras brindando resultados diferentes en cada ocasión, enriqueciéndolo a pesar de su aparente pobreza.
3-Saltéese los párrafos aburridos y deje su lectura para cuando se crea merecedor de semejante castigo.
4-Si un texto no le dice nada su lectura ha sido exitosa, pero si le busca la vuelta algo que no dice le terminará diciendo.
5-Comprender lo que un texto dice es una práctica en desuso, muerta. No se moleste en intentar resucitarla o el que quedará en desuso será usted.
6-A las palabras que desconoce deles provisoriamente el significado que usted desee, que será el que terminará utilizando durante el resto de su presencia en el éter, sin que nadie venga a rectificárselo.
7-Si la lectura lo ha llevado por diferentes mundos, usted se distrajo de la lectura arrastrado por los términos utilizados en el texto.
8-Relea todo aquello que simplemente entendió sin mediar inconvenientes hasta que piense que en verdad lo entendió, así sabrá que no ha entendido pero podrá decir sin culpas que lo entendió, descartando todo aquello que lo haga reflexionar.
9-Si un texto se revela per se, el escritor ha estado ausente. Felicítelo por haberlo permitido pero no tanto como para que se lo adjudique como un logro.
10-Lea hasta que descubra que usted es el último lector verdadero del cosmos. A partir de allí, escribirá lo más bello que se ha escrito hasta aquí para su propio deleite. Regocíjese.

La quinta encarnación

Thor, o el dios del trueno, también tuvo su crisis existencial, como cualquier inmortal. Se dice en alguna biografía publicada en los países escandinavos que el mismo dios encarnó en la figura de una princesa, hija de un rey tirano, y que decidió por motus propio recorrer los caminos de la perdición, de drogas y de alcohol. Una noche, yacía en los brazos de un soldado de Odín, tras descontrol orgiástico, le confesó a éste pasada de opio que era la quinta encarnación de Thor. Nadie dudaba ya de su irreversible deterioro cerebral, por lo que la leyenda nórdica la homenajeó con el mote de Thorquemada.

Diálogo crucial

-¿Creés en la evolución?
-Si, desde ya. Todo cambia y nada permanece idéntico, y en ese movimiento hacia adelante existe una suerte de evolución.
-¿Creés en la revolución?
-Si, desde ya. Todo cambia y no hay sociedad que permanezca idéntica, y ese movimiento tiende hacia adelante en una suerte de revolución.
-¿Creés en la devolución?
-Si, desde ya. Todo cambia de manos y nada permanece en las mismas perpetuamente, y ese movimiento tiende a volver a la fuente para su devolución.
-¿Creés en la resolución?
-Si, desde ya. Todo cambia y ningún problema permanece idéntico, y en ese movimiento vertiginoso se vislumbra la resolución.

Su Señoría

Pedro: Mi mayor amigo es el Señor. Si tengo Su presencia, nada me falta.

-Señor, ¿una monedita para la birra?
-Me quedé sin cambio, disculpá.

-Señor, ¿una moneda para mis hijos?
-Disculpe, pero ya di.

-Señor, ¿una moneda que estoy sin trabajo?
-No tengo, pibe.

-Señor, ¿una monedita para los puchos?
-Mirá que te voy a pagar los vicios…

 

Pedro: Señor, a Ti te encomiendo mi pesar. Acuérdate de mi en la hora de nuestra muerte.
Coro: ¡Con mucho gusto!

 

Memorias difusas

Me cruzo con gente que reconozco pero por esas cosas de la memoria olvidé su nombre. También con gente que me reconoce pero ignoro de dónde. Así mismo recuerdo nombres que desconozco a quiénes identifican. La memoria tiene rasgos de tirana, en Facebook todo es más fácil…

Decálogo del pesimista

1-Esto es malo pero lo que viene puede ser peor.
2-Estamos mal pero vamos muy mal.
3-No todo es malo; hay cosas pésimas.
4-No todo lo que se hace está mal, a veces se cometen errores.
5-Cuando todo va mal, sigue así.
6-Cuando parece que las cosas mejoran, empeoran.
7-No hay mal que por mal no venga.
8-Lo que se hace mal tiende a repetirse.
9-Cuando estamos mal se ve el transcurso de las cosas como van realmente: mal.
10-Al buen tiempo, mala cara.

Bonus track:
*Si veo que me siento bien, mejor me quedo parado

Hiperconectado

Todo tiene que ver con todo
Desde los riñones a un golpe en el codo.
El terciopelo con la conectividad
Las redes sociales con los adoquines
El neoliberalismo con la pubertad
La religión con las papas fritas
La vejez con la metafísica y la libertad
La estupidez con la palabra escrita
La adolescencia con los gorriones
El dolor con los emoticones
La inteligencia con los banderines
El cerebelo con la mar en coche
Y el sueño que tengo con las buenas noches.

Amanece el conocimiento

Cierta tarde, en el patio de la casa de mi infancia, donde aún vivían mis padres, sentados en un banco a la sombra, entre humos, mi viejo, ya mayor y jubilado, dijo por lo bajo:
-Qué lindo que es estar al pedo…
En ese momento, comprendí que había alcanzado la sabiduría.

Regístrate

Bienvenido a Facebook o, en lenguaje nativo, la Escupidera. Deposite aquí sus comentarios con amabilidad para que nuestros criteriosos juzgados lo evalúen a fin de considerarlo apto para la sociabilidad en nuestra comunidad. No olvide escupir sus opiniones evitando caer en la tentación de callarla y que las mismas mueran ahogadas en pena alguna. Escupa a diestra y siniestra, purgue sus flemas.

En redes la gente sólo lee el título o reacciona a la imagen

Bueno, eso es todo lo que tenía por decir. Este texto es sólo demostrativo de aquello, para evidenciar coherencia, no es que intente llamar la atención para luego no decir nada que lo justifique, aunque en definitiva no diga mucho más que aquello. Podría decir, empero además, que aquella afirmación y/o sentencia deja en evidencia la situación social actual, que perdió y cercenó todas sus posibilidades de comunicación, sumando a la nula escucha que se gesta en casi todos los ámbitos, dejando al ciudadano en una situación de completa penosidad ( aunque pueda alcanzar algún tipo de pomposa gloria ) donde la soledad es el factor común, aunque sea difícil y rara cualquier desconexión de esta sociedad que ha globalizado la vanidad y procura banalizar cualquier vestigio de comunicación entre algunas de sus partes, a través de la ridiculización y la marginación de aquellos que se han tomado la molestia de intentarlo. Por lo tanto, cabría la posibilidad de sentenciar que no es necesario buscar y navegar en cualquier tipo de debates ( máxime en redes ) que sólo lo dejarán aferrado a su postura y con la oscura sensación de que todo es una mierda y cualquier noticia que se jacte de buena no torcerá el rumbo de los sucesivos tristes acontecimientos conducentes al mar cloacal de la estupidez, que seguirá propagándose como enfermedad virósica y todavía hay quienes aplauden cual eufóricas focas que se ha encontrado la cura. Mas no, no hay cura. O si hay cura, él no nos curará pues estará abocado a atender las confesiones de sus feligreses que, al menos, le dan cada tanto una limosna para costear sus hostias ya que el Estado no lo solventará en un tiempo. En definitiva, este texto -como decíamos- no amplía ni niega ni describe ni suple lo dicho hace tantísimas letras, en aquél título que acompañó la imagen que usted ( ¿vio, lector, que se lo ha tenido en cuenta, incluso en este momento de calma y despedida? ) puede observar debajo o al costado, dependiendo del dispositivo en que la observe, como motivo que le incite a tener una reacción consecuente o no, pero que no lo dejará indiferente, como el presente texto.

El silencio

En la relación interpersonal el silencio puede cumplir múltiples funciones, desde dar espacio y tiempo para pensar lo que se habla, dar lugar a una respuesta, medir el tiempo de la expresión o simple y profundamente compartir la compañía, entre muchas.

En la música, el silencio también tiene sus funciones, el cual lo puede dotar de belleza y sutileza, dependiendo del uso que se le dé y de la sensibilidad y talento del músico, y la atención del oyente.

En literatura el silencio también cumple su función, el cual se puede manifestar a través de diversos signos y usos que propician la pausa en la lectura, dependiendo de la obra literaria y, otra vez, del escritor y de sus cualidades para comunicar y, nuevamente, de la atención en este caso del lector.

En redes, casi del lado opuesto, encontramos que el silencio ofrece diversas interpretaciones desde apatía a falta de interés y participación, y tales prejuicios derivan cotidianamente en juicios hacia las personas que por diversas cuestiones no ofrecen nada a la comunicación. No participan. En muchos casos apresurados, debido a que la dinámica de la redes cargada de ruidos continuos sin silencio impiden al que está del otro lado frente a alguna pantalla encontrar algo sustancioso en lo que se esté comunicando. En todo caso, en redes el silencio no es comunicativo, a diferencia de lo que ocurre en la relación interpersonal, la música y la literatura donde el silencio tiene mucho por decir.

Los emisarios del tiempo

En todas las épocas han operado en las sociedades diversos tipos y géneros de organizaciones secretas tendientes a algún fin, con algún objetivo particular que las movilizaba, de las cuales luego los estudiosos de las mismas divulgaban, sin ningún tipo de crédito por parte de quienes tenían la desgracia de prestarle atención, sus casi siempre lúgubres fines y desarrollaban teorías alrededor de ellas con el sólo hecho de desentrañarlas, pero no arribaban a ninguna salida satisfactoria, quedando relegados al margen de la félix societé que, indiferente, seguía sucumbiendo a todo lo que ellas sembraban entre el crédulo público. Los tiempos actuales no se quedan rezagados en tal sentido y, a riesgo de quedar marginado como paranoico, estoy abocado a desenmascarar a una mafia que ha tenido gran preponderancia en la cultura de los últimos años en la sociedad que la vio crecer.

Uno de los modus operandi de ella es tal que, asistida y apoyada por la tecnocracia dominante, ha desdibujado una situación que se presentaba cotidianamente entre los integrantes de la sociedad como de lo más habitual, llevándola al motus de ridícula o de befa, quedando quienes la practican –antes como partícipes al día- ahora como pasados de moda o relegados en las antinomias de los vientos vigentes. Me refiero a la mafia del tiempo y todos sus agentes del pronóstico. Hasta hace no mucho tiempo, uno se podía pasar horas hablando en balde de lo que podría pasar, si garuaría, si haría frío, calor, ¿caerá granizo? ¿lloverán sapos? Si cambia el viento o a qué hora amanece mañana. Decenas de minutos, horas e incluso algunos días hablando del tema más común y trivial que la sociedad le había dado un lugar preponderante en sus principales temas de conversación. Hasta incluso se han escrito libros y se han filmado películas con ello como eje central y/o argumento. Es diferente a casos en donde en algún recinto, como puede ser un estadio de fútbol, un templo o una facultad, uno sabe de lo que se habla y está casi obligado a saber lo mismo, pues esa es su regla del juego. Pero desde hace algún tiempo, el tiempo mismo es un saber más en todo ámbito, una mercancía de intercambio que se troca, un conocimiento indispensable para poder vivir en plenitud. A la hora que se me ocurra, puedo (y debo) tener el conocimiento de todos los detalles del tiempo con quince días de antelación, y no importa si son aproximaciones, estimaciones o certezas, lo fundamental es que lo sé de buena fuente y con ello se terminaron todas las especulaciones que tanto tiempo le restaban a la gente en nimiedades para poder destinarlo, por ejemplo, a elegir cuál será el próximo celular que me dará el pronóstico extendido que me voy a comprar. Pero lo que es seguro es que no voy a mirar hacia arriba cómo está el tiempo porque lo sé bien desde hace dos semanas, y no quiero que se malinterprete, porque no es una crítica a este nuevo beneficio que vino de la mano de la globalización ( dicho sea de paso, si Das Chagas hubiese contado con una app que le dijera que iba a llover torrencialmente el 2 de julio de 1817 sobre Apóstoles, con criterio, hubiese postergado la batalla para otro día favorable a su tropa con lo cual hoy hablaríamos portugués y seríamos probablemente el imperio al que todos le rinden tributo, pero Andresito Guazurary, viejo conocedor del clima, lo derrotó bajo la lluvia dejándonos como herencia un país soberano y una yerba de primera calidad), pero lo que se debería observar con atención es que ya no podremos prescindir de él mismo, pues nadie en la calle te va a saber decir si tenés que llevar bufanda o por las dudas traer paraguas cuando los que se divierten manejando el ánimo y la predisposición de la población decidan abandonar sus prácticas tétricas de dar aviso a través de los medios o aplicaciones en teléfonos, tablets, computadoras y nuevos dispositivos por venir qué tiempo hará, pues a pesar de que lo saben a la perfección, tendrán otros medios más ingeniosos para captar la atención de sus fieles y ya aparecerán otros detrás de mí para sacar a la luz sus objetivos. Para ese tiempo, ya se habrá creado tal religiosidad del asunto que ni los más escépticos serán escuchados. Cada tanto alguna anciana se queja del frío pero enseguida le aclaran que estaba anunciado desde hacía tiempo y uno siente un poco de pena por aquellos que se vieron vilipendiados por el desarrollo. Ligado a esta tradición posmoderna, se encuentran aquellos que indirectamente te obligan a entrar en sintonía con tales vaticinios y, más allá de que tengas guardia el sábado o sepas mejor que nadie que caerán soretes de punta, te desean de corazón abierto “buen finde”. Pero nadie puede sospechar de su buena fe ni elevarle reclamo alguno. Ellos, quizás, enfrascados en saber que Cariló los espera con 30 de térmica, le auguran buenos designios a todo prójimo que se interponga en su trayectoria. Pero basta por el momento. Time is money. Hace un calor insoportable. Eso sí, el pullover no me lo pienso sacar hasta que caigan sus máscaras.

Nominando al nominador

Otra vez hemos resultado nominados para un premio, en este caso gracias a Roxane Bravo a quien le estoy muy agradecido por el gesto y que uds. podrán leer cómo tras devorar el mundo a bocanadas escribe cosas sumamente interesantes y publica en su blog que, aunque dice hablar a veces con sí misma, ofrece al lector un variopinto mundo de palabras, sensaciones y sentires.
Vale decir que La otra mitad ya tuvo otras nominaciones como ésta y ésta que podrán leer hasta saciarse.
En atención al premio, pasamos a responder las preguntas que fueron formuladas por ella misma.

 

  1. ¿Te gusta tu nombre?
    Si.
  2. ¿Cuál es una de tus palabras favoritas?
    Cuál es una de mis palabras favoritas.
  3. ¿Qué tres cualidades admiras más en una persona?
    El talento, el temple y la profundidad de espíritu.
  4. ¿Cuál es una de tus películas favoritas?
    Una de las últimas que me gustó fue Medianoche en París. Pero te voy a nombrar tres que me provocaron un gran impacto en su momento( hace añares): Carrera contra la muerte (Arnold Schwarzenegger ), Los sospechosos de siempre ( Kevin Spacey ) y Nueve Reinas ( Ricardo Darín, argentina ); en las tres hay un factor común: la estafa.
  5. ¿Sobre qué temas prefieres escribir?
    Comúnmente, escribo sin elección de un tema particular, pero con algún tipo de inspiración que me mueve a hacerlo y el resultado es una pieza artística que habla.
    Esporádicamente, escojo un tema para hablar de él, como puede ser la situación política, socioeconómica, etc. pero en esos casos resultan artículos de opinión y no artísticos, que es básicamente lo que publico en este blog.
  6. ¿Qué lugar elegirías para irte a descansar y meditar?
    Para descansar mi casa y para meditar cualquier momento y lugar es bueno.
  7. ¿Qué afición te gustaría retomar?
    La música.
  8. ¿Qué tipo de lectura es tu preferida?
    Aquella que descubre aspectos, cosas y factores en los que no había pensado. Puede ser cualquier género, desde poesía a novela. Si algún autor me resulta interesante trato de leer la mayor cantidad posible de sus obras.
  9. ¿Cuál es tu animal preferido?
    El esturión.
  10. ¿A qué lugares viajarías mañana mismo?
    Mañana tengo asuntos que atender que me impiden viajar siquiera a Pehuen Có ( una de las playas más cercanas ), aunque quizá me escape y viaje, es -como un escritor tituló- un bosque junto al mar.
  11. ¿Qué sensación te producen las fiestas de fin de año?
    Es un momento en el que se liberan todas las tensiones del año ( aunque el aspecto mercantil de las mismas puede generar diversas tensiones ), todo el sinsentido y malestar que pueda llegar a vislumbrarse en la escena social adquiere algún tipo de sentido y placidez incluso para el que se declara ateo, en el imaginario colectivo brilla alegría y euforia y, quizá, algo de locura, por qué no.
    Para el Sunshine Blogger Award voy a nominar a:
    Vik, y su positivismo real.
    Cami, con sus andanzas de luna llena.
    Eva, y su sensibilidad para decir ciertas cosas.
    Meli, y su paciencia inquebrantable para propiciar el encuentro.
    Aileen, y los dos lados de su ser.
    Julia, brindando luz a los corazones.
    Roxane, ¡estás nominada!

    Y las preguntas son:
    1-¿Qué momento del día es el que más disfrutás?
    2-¿Cuáles son los músicos que más escuchás?
    3-¿Cómo surge en vos la inspiración a la hora de escribir?
    4-Menciona una decepción que hayas tenido con la literatura.
    5-Si tuvieras que elegir una opción, ¿escribir o leer?
    6-¿Qué sensaciones te produce la lluvia?
    7-De tener autoridad, ¿Qué aspecto de la sociedad cambiarías en la actualidad?
    8-¿Crees que tu palabra ( escrita u oral ) puede servir para que una persona cambie algo de sí?
    9-¿Qué es lo que más valorás de otra persona?
    10-Ponle un título a tu vida como si se tratase de una obra artística.
    11-Escoge una de las preguntas que me han formulado y respóndela a gusto.

¡Saludos y feliz domingo!

Otros nos

 

Y en otra charla descontracturada llena de contracturas
nos bajamos unas facturas, del gas llorábamos facturas
con sangre, ludor y ságrimas, desvariando para variar
¿Alguien fabrica buzones? Nosotros se los vendemos.
Es que lo desconocemos, por eso le preguntamos
será tan bueno avanzar, ¿nosotros a dónde vamos?
No lo sabemos nosotros, nosotros sólo sabemos
que su locura, paradójicamente mental, lo curó.
¡Qué lo tiró, qué lo tiró! Gritaba rítmica la religión
y era un caballo alazán, su porfía del carro lo tiró
acometió pagar cometas, le reclamaba la comisión
quién sabe si agitó o sorbió, no se supo si enfermó
pero nadie al fin comprendió, cómo fue que murió:
era alérgico a la salsa de caballa. Tenía ají, puta parió.

El foco

 

El foco de la atención
cambia cambia cambia
de una línea a la siguiente
ya cambió ya cambió
de una foto a un rostro enfrente
cambió y envejeció
la atención atentamente
a toda novedad cambiante
y si es viejo o ya la vio
cambió cambió cambió
hasta que un mal día muera
cambió, cambio y fuera.

Dequeísmo

Deque te conozco duermo poco
Deque te besé sufro como loco.
¿Deque me acuerdo? Usar el bidet.
Deque te prometí ya lo olvidé.
Deque te vi, sólo en ti pensé.
¿Deque me alegro? No lo sé.

En mi pensar pequé.
Tu belleza me desahucia.
-¡Oh! ¡Muchas gracias!
-No hay dequé.

Fe de e-ratas

Debido a una mala traducción, que pasó del indi al inglés británico de ahí al cantonés, del cantonés al italiano posmoderno y de éste al español globalizado de nuestros días, la frase cabecera de los new age que tanto se esmeraron en difundir a los cuatro vientos y diseminar en toda la www no era cabalmente lo que los sabios orientales habrían querido señalar, por lo que deberán realizar las correcciones necesarias para que las cosas retomen el curso que efectivamente tendrían que haber tenido de no ser por esa errata, sino que es ( maomeno ) así: TODO INFLUYE.
Quedan bajo aviso.

Imperfecciones

El imbécil sabe perfectamente que no hay perfección en la manifestación. Podrá haber un estado de suma belleza, un acto sublime, una pose suprema, una disertación magnífica que capte su atención. Sin embargo, el imbécil estará pendiente del momento en que se te vuelque el mate, yerres una palabra, patees una silla o equivoques un nombre para decirte:
-¡Eres un estúpido!

Cruce de palabras

Para los amantes de los juegos de mente y el entretenimiento intelectual, aquí les presentamos una definiciones.
( Diagrama al dorso )

1- Derivado de la derivación.
2- Unicornio acéfalo con cuerpo de ganso.
3- Término con el que se designa todo aquello que desconocemos o es difícil mencionar.
4- Dispositivo natural adherido al rostro humano que viene en diversas tonalidades provista de dos orificios generalmente de similar diámetro donde suelen alojarse palillos puntiagudos que de allí surgen con el objetivo de detener el ingreso de todo tipo de suciedad y microorganismos mediante el cual se perciben las sensaciones exteriores provenientes de diversas fuentes esparcidas a través del aire en el cual finalmente se pierden.
5- Diferencia, similitud.
6- ( Peter … ) Célebre compositor austrohúngaro que radicado en el País Vasco compuso melodías características de Grecia, consideradas por los romanos como precursora del rock argentino, desechada por sus pares uruguayos quienes la despreciaron por ser poco representativa del reggaetón caribeño, más conocido como cumbia-artesanía fundada en República Dominicana.
7- Sintomatología de ecología lógicamente patológica.
8- Síncope de tú.
9- Teoría formulada por Herz Zog mediante la cual expresa que toda teoría es, salvo que exprese lo contrario.
10- Complete a gusto, libre albedrío.
11- Sátiro pérfido sicótico de nuestra misericordiosa señora de la divinidad.
12- Capital del estado de Wakshalaban Obai en la península de Silifrings de la república oriental de Xantarabi Demó en la quinta luna de Plutón, según la literatura rusa.
13- Brebaje que surge de la mezcla de té, azúcar, sodio, silicio, solsticio invernal, sal, sacarina, harina, sacarosa, pétalos de rosa, uña de gato pardo, pluma de pingüino disecado, restos fósiles de momia árabe, orina de murciélago, ojo izquierdo de bacalao, pluma de tero alzado, astillas de metegol gastado, saliva de camello, agua, pan rallado, carbón hidratado, acidofotolesconcetedorinagalondopina y yerba mate.
14- Número primo de pi.
15- ( Hans… ) Inventor del teleperidonocoto.
16- Muy evidente.

Consejos para Lucecita

I  CUIDA LA SALUD.

La salud es algo que no valoramos hasta que perdemos parte de ella. Esto es así porque la salud generalmente viene “de fábrica”. Sin embargo, gozar de buena salud no es poco y es el soporte de otros disfrutes. La salud se puede ir deteriorando por sus descuidos, más allá del desgaste natural del cuerpo. Cuidarla incluye comer bien, dormir bien y realizar actividad física.
Gozar de buena salud es parte integral de tu bienestar.

II ALIMENTA LA CURIOSIDAD.

El anhelo de conocer es innato, pero con el ajetreo y lo cotidiano se va obnubilando. Por eso es importante redescubrirlo y permitirle que se abra. “Conocer” es una palabra que nos ayuda a conducirnos en la vida. Conocer algo o alguien es profundizar en él. Cuando conocemos algo lo podemos llegar a amar, y el amor ayuda a conocernos, nuestras limitaciones, nuestras particularidades y nuestra infinitud.

III FOMENTA EL CONOCIMIENTO

Dale tu mayor atención a las cuestiones que sean de tu interés. Empieza por hacerlo en tus momentos libres, aunque sea leer un breve texto o escuchar a alguien que sepa del tema o lo que sirva a tu interés particular por conocer más y mejor y fomenta que se despliegue en el tiempo. Los temas que te interesen merecen ser conocidos integralmente y no sólo de oídas. Hay asuntos que deben conocerse de primera mano, a esto se le llamaba “ir a la fuente”. La opinión difiere del conocimiento.
No es posible saber todo ni entender todo, pero lo que llame tu atención debés conocerlo bien.

IV DESARROLLA TU CREATIVIDAD

Crear es una posibilidad inherente (tuya), no sólo de excéntricos. Cuando algo surge de tu interior y se plasma en algo tangible, estás creando. Cuando le das forma a algo que sólo era un pensamiento, creás. La creatividad se fomenta en muchos actos cotidianos, cuando te preguntás ¿cómo se hace esto?, desarrollás tu propia creatividad para realizarlo. Un magnífico edificio que hoy toca el cielo empezó con un pensamiento. Con creatividad, el vivir se enriquece y brilla por sí mismo.

V PROCURA LA FELICIDAD

Concíbela no como algo lejano e inalcanzable sino como un estado natural factible. Lo que está bien es lo normal. Desde ahí se parte y allí se está. Ser feliz no tiene por qué ser un logro, pero puede ser una actitud. La felicidad además te sirve para ayudar a los demás a ser felices o a vislumbrar su propia felicidad. Y la felicidad es un lindo estado en el cual vivir en plenitud.

El humor pierde

Prohibieron expresiones humorísticas por decreto. Dicen que fue para que nos convirtiéramos definitivamente en un país serio, como en otros donde el humor se reemplazó por burlas y humillaciones. Muchos festejaron contentos; otros aplaudieron con solemnidad; algunos se lo tomaron a risa.

Pero no es joda, así que no me vengas a decir que no tiene gracia.

Equis

Estimado sujeto/su jeta:
Le queremos mostrar nuestro agrado por su gesta/su gesto.
Desconocemos lo que usted genera/género.
Sabemos que lo suyo viene a tono de lamento/la menta.
Asímismo, nosotros no seguimos sus modos/modas.
Agradecemos igualmente lo que usted daría/Darío.
Entendemos que su haz de luz se apaga/sea pago.
También le debemos el tributo a Dios/a Díaz.
Un saludo/saludá.

Estudio respecto a la lectura actual

Un reciente estudio realizado por la Universidad de Cambridge reveló las razones del por qué la gente no lee literatura. Entre ellas y los argumentos dados se destacan: el aburrimiento frente a otros modos de entretenimiento ( 21 % ), la imposibilidad de tener una comunicación fluida con el autor -dejarle comentarios, poner me gusta, etc.- ( 13% ), no comprendió la pregunta (12%), no sabe de qué le están hablando (10%), leer no se usa más ( 8%) y ¿eso con qué se come? ( 7% ).
Por otra parte, entre quienes leen libros de autoayuda, el estudio arrojó las siguientes opiniones: me sirvió para entender los aspectos de mi vida ( 9%), entretenido pero eran todas mentiras ( 12%), el autor es un chanta ( 14%), diez años después de habérmelo creído me di cuenta que era mentira ( 17%), no sirve para nada y no es artístico( 17%) y entretenido pero era todo mentira (18%).
A su vez, entre quienes leen crónica periodística, las opiniones vertidas revelaron estudios muy variados: no distingue el hecho de las opiniones ( 22%), es imposible encontrar un hecho ( 15%), no hay hechos en la crónica ( 12%), las opiniones falsean el hecho ( 11%), el entramado de opiniones es el hecho ( 9%) y la opinión dada por el periodista en la crónica oculta el hecho ( 8%).
Mientras tanto, aquellos que no leen literatura, autoayuda, ni crónica periodística, ni entre líneas, no pudieron responder a las cuestiones pues el estudio se realizó por escrito y, a pesar de que en algún tiempo pretérito sabían leer, hoy día no tienen fe en esa ciencia medieval que es la lectura.

Noticias de ayer

TITULARES

-Balearon las islas Baleares.
-Connecticut perdió la conexión por dos horas.
-Ladrón ladró como perro policía y escapó con botín de Bottinelli.
-Descubren la cura para la curia.
-Teólogo afirma: Dios existe, pero no está en sus cabales.
-Despenalizarían los penales.
-Todo sube: desde hoy el nivel del mar es cien metros más caro.

Palabras de uso poco frecuente

Hay verbos que han quedado en desuso, obsoletos, perdidos en el espacio no porque sean antiguos en sí sino porque su uso ha sido muy limitado entre interlocutores de habla hispana, que no obstante aún podemos -raras veces- observar cómo se usan aunque no sepamos bien qué es lo que indican, lo que señalan. Aquí presentamos algunos ejemplos de palabras de poco uso en el español corriente de nuestra época, y si alguno conoce sus significados podría realizar una contribución a la causa.

Esa noche, la mancuerna bujía al ritmo del gong.
Acción y efecto de bujir. Se conjuga como crujir. Ejemplo: El inodoro de esta casa buje impecablemente.

Si nos viera nuestro hijo ajuar al unísono…
Se conjuga como ajar. Ejemplo: Mi amor ahora ajo en polvo.

Katia, amada mía, ¡ya basta de celular!
Se conjuga como telefonear. Ejemplo: Hoy no te puedo celular porque trabajo.

Estoy dudando entre anular o collar.
Se conjuga como callar. Ejemplo: ¡Deberías pensar en vez de collar!

Hoy quien tanto soñé durmiendo.
Acción y efecto de her. Se conjuga como ser. Ejemplo: Luke, hoy tu padre.

Somnolencia

El tiempo trae y el viento se lo lleva. La frágil sublime existencia de la hormiga está a merced de la lluvia o un pisotón. Pero las hormigas no tienen relevancia en la sociedad de los poetas tuertos. Las impresiones causan una distorsión de lo evidente que nos mantiene entretenidos en la arbitrariedad de las palabras. Cada tanto me pregunto qué debería preguntarme y encuentro que no encuentro las preguntas. Las diversas ideologías que pululan el espacio caducaron hace tiempo; sólo quedan colecciones de oraciones en un cúmulo borrascoso de vacío. Una vela se enciende y todo se inunda de luz hasta que nos tapa el agua y en penumbras, distraído, me duermo. Otra vez escucho el viento. La corriente se los sigue llevando.

Reflejos

El espejo refleja un momento de la existencia, un tiempo particular de la forma, de su apariencia. La fotografía hace lo propio, en canon invertido, y el tiempo da la sensación de que se ha logrado perpetuar la apariencia de índole puramente temporal. El divague al que sucumbe el intelecto ante las impresiones recogidas hace creer que se ha logrado vencer el plano temporal de la existencia, o al menos da la pauta de que todo lo pasajero se puede retener por algún tiempo más de lo que dure. Para ver un espejo, hay que asomarse a él; para salir en la foto, hay que peinarse.

Cómo convertir un texto malo en uno bueno en minutos

Lo primero a tener en cuenta es que un texto malo se puede obtener tanto de producción propia como ajena ( salvo que usted tenga una opinión de sí mismo demasiado alta y se crea incapaz de escribir textos malos ). En este último caso se debe tener en cuenta que la obra puede ser denunciada como plagio por lo que se debe tener preparado algún tipo de defensa de la misma, si se desea conservar los derechos de la obra.

Lo siguiente es llevar el texto escogido previamente a un estado en que se visualice claramente como incompleto. Para ello, se puede suprimir uno o varios párrafos, oraciones o simplemente algunos sustantivos. Una vez realizado esto procedemos a la lectura del texto en voz alta, para percibir cómo suena al oído. Si es posible, se lo leemos a alguien que nos pueda llegar a dar una opinión valiosa del mismo, si sabemos que nos valorará positivamente mucho mejor.

Posteriormente, añadimos párrafos u oraciones ( no importa si son malas o buenas ya que el veredicto lo obtendremos al final por la obra en su totalidad ) en el sentido que más nos plazca. No escatimemos deleite. Hacer lo que más nos gusta es importante porque eso es lo que después leerá el destinatario de nuestra agraciada obra. Utilice oraciones en imperativo con moderación. Interactúe con la comprensión del lector, pero no lo adule en demasía pues puede ser muy perspicaz y quizá abandone la lectura antes del éxtasis final al que se lo que quiere llevar.

Luego, para darle mayor importancia a lo que usted ha escrito y/o robado por ahí, reemplace varios verbos por otros que no necesariamente compartan el mismo significado. No se preocupe aquí por el sentido del texto y cuestiones fútiles de esa índole. Recuerde que usted tenía entre manos un texto malo, por lo que aquello que decía allí era pura vanidad, nada de mayor relevancia. Emplee verbos desconocidos para el lector común, quien sin dudas tendrá por usted la mayor estima cuando tenga que recurrir a un diccionario para entender qué ha estado expresando usted.

Utilice libremente su sexto sentido: el humor. Hacer reír y dar qué pensar es siempre valorado por la inteligencia del ser humano. A veces la combinación de dos o tres palabras puede justificar una lectura de poco genio. Si tiene pocas ocurrencias manifiéstelo con lo mejor de su capacidad: yo no sé.

Cada vez que incorpore un párrafo, piense si realmente hay necesidad de él. Si la respuesta es negativa, añádalo sin culpas pues para todo lo innecesario hay un mercado gigantesco que comercializa un sinnúmero de productos y, finalmente, su obra no escapa a esta ley.

Si puede establecer dentro del texto alguna polémica, como por ejemplo declarar que a pesar de tanto entretenimiento que se vende aquí y allí el hombre sigue sufriendo como hace dos mil quinientos años, o peor aún, más informado, hágalo abiertamente. Recuerde que el lector agradecerá la verdad, aún cuando tenga temor a ella de manera infantil, pues es benigna y abierta. Sin embargo, si usted la desconoce no se exprese como si supiera lo que está declarando pues los reproches no tardarán en llegar y con ellos la desazón del lector.

Finalmente, quite toda ambigüedad que el texto pueda dar. Borre sin límites todo aquello que invite a la duda y a la desconfianza. Usted debe brindar certezas. Un texto endeble seguirá siendo malo, mientras que aquél que le dé cierta saciedad al lector será considerado por éste como aquél que le salvó el día, y no digo que lo tenga como uno de los mejores que leyó, pero sí como uno al que considerará sinceramente bueno.

Y… ¡voilá! Lo ha logrado.

Alternativas al capitalismo

Una alternativa al capitalismo es el mentado cacadeísmo, que expuso explayadamente Juan K. Catúa, en su obra “Cacadeísmo sustentable”.
El cacadeísmo consiste sintéticamente en que tanto bienes como servicios se transaccionan con caca como moneda de intercambio. Al ser la caca un producto de fácil y pronta disposición, se eliminan las preocupaciones que resultan de su carencia. Además, todo el mundo tiene acceso a la caca por lo que se elimina la pobreza ( pobres los estreñidos ). Por si fuera poco, pocos tendrían inclinación a acaparar, salvo en el caso de los cagadores; mientras que los más acaudalados, serían en verdad unos cagones. Por lo tanto, cuando vayas a sentarte al inodoro tan despreocupadamente, pensá bien el destino que le estás dando a tu fortuna.

Espacial mente

Cuando nos comunicamos por escrito, los espacios son importantes ( al igual que los acentos ) y hay que saber usarlos, porque sino dan lugar a distintos malentendidos.

No es lo mismo:
mantengámonos que mantenga monos.
diversos que dí versos.
revestido que Re vestido.
simiente que sí miente.
nómina que no mina.
eximio que ex simio.

Esto es un ex orto a cuidar la cultura en tretodos.