Con quién hablar cuando no queda nadie

A veces tengo la sensación de estar hablando en soledad
( edad edad edad )
No sé, pareciera como que nadie me da bola
( hola hola hola )
Y sólo me queda acudir a algún recuerdo
( cuerdo cuerdo cuerdo )
O quizá me creo el centro del universo
( verso verso verso )
Por momentos siento que me descoloco
( loco loco loco )
Y no tengo más remedio que hablar en un recoveco
( eco eco eco )
Aunque lo escucho y se parece bastante a mi pensamiento
( miento miento miento )

¿Dónde están los otros nueve?

Uno pasó por una cervecería y se pidió una pinta con fritas. Cuando se quiso acordar iba por la décima.
Otro se quedó jugando a la play y se le pasó toda la noche. No se acordó.
El tercero tenía raptos de amnesia repentina.
El cuarto era nihilista.
El quinto, ateo.
Otro se tomó un colectivo y cuando se acordó estaba muy lejos como para volver.
Otro se engripó y cayó en cama.
El octavo era muy haragán y no le gustaba caminar.
El último estaba por volver cuando se acordó que lo esperaban para jugar al póker.

En el periódico de mañana

Un afianzado escritor francés mató a un turista en París, en una situación trágica, cargada de metáforas, simbolismo y alegorías. A pesar del lamentable deceso, la tristeza de familiares, amistades y allegados, las erguidas coronas de flores y el largo cortejo fúnebre en un suburbio londinense, la novela fue todo un éxito de ventas y sería llevada a la pantalla grande por un destacado director de Hollywood.

Estados inestables de lo inmaterial

Tengo que apurarme a leer esto rápido para tener el tiempo suficiente de ver todo lo demás que si no llego me quedo rezagado y me desafilian del clú.


Me llegaron comentarios que comentaron que se comentaba que comentan que habían comentado que andan comentando que se comentó.
Todavía no lo puedo creer…


Había uno muy desubicado; otro infraubicado; y otro sobreubicado. A otro lo reubicaron, y a otro lo concubicaron. Y había otro ubicuo.


En el futuro inmemediato la publicidad será un meme, la noticia será un meme, la música será mememorable y nosotros seremos mememoriosos.


El zapping inauguró una era que heredó el scroll-down donde lo efímero e irrelevante consume vidas -continua y consistentemente- de voraces consumidores.


Se perdió perdiz, responde al nombre de Liz, andaba perdida sin directriz, perdió el rumbo y la bisectriz, viaja sola y se cree actriz, la busca su institutriz. Si la ven no la pierdan de vista y reporten aquí su desliz.

Píldoras sin contraindicaciones

Estimada Yolanda:


Si está leyendo esto es gracias a que decidimos no abortarla en su momento, por lo que técnicamente está en deuda con nosotros y esperamos logre saldarla con creces, si es que no lo ha hecho todavía.
Como habrá escuchado, aún ( pero solamente aún ) no hemos podido hallar la fuente de la eterna juventud; no obstante, a cambio de eso, le hemos obsequiado con la cultura globalizada una existencia de adolescencia perpetua, que incluye partículas de creencias vagas, marihuana, licores finos, recetas a pedir de boca, series de frases de motivación y sexo libre, todo hasta su hartazgo.
Cuando éste llegue, y Usted con cierta edad como para justificarlo, podrá acceder a una píldora letal si así es su deseo y ver qué le depara el más allá ( aunque en definitiva, tampoco creemos en eso ).
Respetamos sus decisiones por sobre todas las cosas por lo que le auguramos un eterno libre albedrío.
Le deseamos un buen viaje a su última aventura.

Atentamente, CCESyCVSE  ( Círculo de Criadores de Embriones Subhumanos y Creadores de Vacío Sin Envasar )

Inconclusas

“Por breves momentos efímeros o fugaces instantes, recibimos como en una ráfaga de viento, un cachetazo a lo que creíamos cierto, palpable e incontrastable. Puede ser la palabra de un ser querido, una imagen cuasi imperceptible, un pensamiento entre medio de otros, una nota en una canción, un sueño, ese suspiro que debería resultar con el efecto de un gran alivio, misteriosamente, lo rechazamos como tortuoso, como una espina clavada en nuestra sien, como un arrebato de una joya muy preciada. Mi tío Silvio tenía una frase que lo sintetizaba; decía: haz pensar a un hombre y huirá despavorido. Él hablaba de la duda como regeneración de todo lo hasta ahí pensado, mecánicamente”.

Extracto de Inconclusas, de Albert de Bom Passar

Retiro espiritual

Me gusta romper esquemas, sacar diálogos del contexto al que se someten, diseccionar el libreto en el que vivimos, responder por ejemplo:

-¡Leo! ¿Cómo andás??
-Anoche, a las dos cuarenta y cinco.

-¿Cómo ves la situación económica del país?
-Siete a uno, codificado.

Romper los cánones:
-¿Qué decís? ¿Qué contás?
-La epístola papal dio resultados negativos, mientras el euro cotiza estable a la espera de un posible quórum en Pisa.

Destruir algoritmos de pensamiento arraigado:
-¿Qué hacés Leo?¡Tanto tiempo!
-Tu actitud escatológica me provoca glamorosos espasmos, tu tormento será flores en días donde la fauna sea exiliada por los terratenientes, ávidos de minería de alta rentabilidad.

Tocar puntos ocultos:
-Sr., ¿me dice la hora?
-La tarde no tiene parangón, en todo caso, si el calor cede, abrácese.

Purgar condenas socioculturales:
-¡Buen día!
-Será vuestro siempre y cuando calle el alba previo al ocaso de gallos ciegos y gallinas cojas.

En definitiva, me gusta el yodo, el ácido fólico, la taragüí y tu desconcierto.

A prender velas

Los santos que quedan en el almanaque pagano para este mes:

21.Santo patrono de la vanidad
22.Santo patrono de la frivolidad
23.Santa patrona de la delgadez
24.Santo patrono de la liviandad
25.Santa patrona del desinterés
26.Santo patrono de la tozudez
27.Santa patrona de la dejadez
28.Santo patrono de la indiferencia
29.Santa patrona de la usura
30.Santo patrono de la rivalidad
31.Santa patrona de la irrelevancia

Palabras cruzadas

Para los amantes de los juegos de mente y el entretenimiento intelectual, aquí presentamos unas definiciones ( diagrama a contra reembolso )

VERTICALES

1-Compuesto químico no nomenclado como tal.
2-Declaración de amor de un país a otro.
3-Sinfonía de motores a explosión.
4-Compositor de pizzas y empanadas.
5-Célebre escritor malo que escribe bien.
6-Desencanto, fascinación.
7-Dios del pedo.
8-Antigua civilización que sobrevivió al estrago cultural de las redes sociales.
9- Número de clics que detenta en su historial el índice promedio.
10-Horda de imbéciles.

HORIZONTALES

1-Adquirió y acumuló conocimientos estériles durante décadas.
2-Inteligencia nata.
3-Trío dual de quince vientos, siete cuerdas y cuatro pares de vírgenes.
4-Reconocido escritor bueno que no publica sus textos.
5-Cantaré en código binario.
6-Ave omnípoda.
7-Sistema operativo chino empleado en mates uruguayos.
8-Se irán por las nubes.
9-Contemplo, ignoro.
10-Bella mujer con conciencia de fealdad.

DIAGONALES

1-Mujer fea con conciencia de belleza.
2-Culto pagano al temor a la gordura.
3-Discutirás todo en pos de razón.
4-Es poeta en sus ratos libres y dictador full time.
5-Te daré un domingo por semana y un 29 en febrero cada cuatro años.
6-Tiene voluntad pero carece de motivación.
7-Desaliño de planetas.
8-Quinto inciso de la Ley del rechazo.
9-Leo fotos e imagino lo que dicen.
10-Plenitud existencial.

CÓMO CONVERTIR UN TEXTO MALO EN UNO BUENO EN MINUTOS

Lo primero a tener en cuenta es que un texto malo se puede obtener tanto de producción propia como ajena ( salvo que usted tenga una opinión de sí mismo demasiado alta y se crea incapaz de escribir textos malos ). En este último caso se debe tener en cuenta que la obra puede ser denunciada como plagio por lo que se debe tener preparado algún tipo de defensa de la misma, si se desea conservar los derechos de la obra.

Lo siguiente es llevar el texto escogido previamente a un estado en que se visualice claramente como incompleto. Para ello, se puede suprimir uno o varios párrafos, oraciones o simplemente algunos sustantivos. Una vez realizado esto procedemos a la lectura del texto en voz alta, para percibir cómo suena al oído. Si es posible, se lo leemos a alguien que nos pueda llegar a dar una opinión valiosa del mismo, si sabemos que nos valorará positivamente mucho mejor.

Posteriormente, añadimos párrafos u oraciones ( no importa si son malas o buenas ya que el veredicto lo obtendremos al final por la obra en su totalidad ) en el sentido que más nos plazca. No escatimemos deleite. Hacer lo que más nos gusta es importante porque eso es lo que después leerá el destinatario de nuestra agraciada obra. Utilice oraciones en imperativo con moderación. Interactúe con la comprensión del lector, pero no lo adule en demasía pues puede ser muy perspicaz y quizá abandone la lectura antes del éxtasis final al que se lo que quiere llevar.

Luego, para darle mayor importancia a lo que usted ha escrito y/o robado por ahí, reemplace varios verbos por otros que no necesariamente compartan el mismo significado. No se preocupe aquí por el sentido del texto y cuestiones fútiles de esa índole. Recuerde que usted tenía entre manos un texto malo, por lo que aquello que decía allí era pura vanidad, nada de mayor relevancia. Emplee verbos desconocidos para el lector común, quien sin dudas tendrá por usted la mayor estima cuando tenga que recurrir a un diccionario para entender qué ha estado expresando usted.

Utilice libremente su sexto sentido: el humor. Hacer reír y dar qué pensar es siempre valorado por la inteligencia del ser humano. A veces la combinación de dos o tres palabras puede justificar una lectura de poco genio. Si tiene pocas ocurrencias manifiéstelo con lo mejor de su capacidad: yo no sé.

Cada vez que incorpore un párrafo, piense si realmente hay necesidad de él. Si la respuesta es negativa, añádalo sin culpas pues para todo lo innecesario hay un mercado gigantesco que comercializa un sinnúmero de productos y, finalmente, su obra no escapa a esta ley.

Si puede establecer dentro del texto alguna polémica, como por ejemplo declarar que a pesar de tanto entretenimiento que se vende aquí y allí el hombre sigue sufriendo como hace dos mil quinientos años, o peor aún, más informado, hágalo abiertamente. Recuerde que el lector agradecerá la verdad, aún cuando tenga temor a ella de manera infantil, pues es benigna y abierta. Sin embargo, si usted la desconoce no se exprese como si supiera lo que está declarando pues los reproches no tardarán en llegar y con ellos la desazón del lector.

Finalmente, quite toda ambigüedad que el texto pueda dar. Borre sin límites todo aquello que invite a la duda y a la desconfianza. Usted debe brindar certezas. Un texto endeble seguirá siendo malo, mientras que aquél que le dé cierta saciedad al lector será considerado por éste como aquél que le salvó el día, y no digo que lo tenga como uno de los mejores que leyó, pero sí como uno al que considerará sinceramente bueno.

Y… ¡voilá! Lo ha logrado.

Inconclusas

“Ocurría en aquella tierra que la gente escuchaba consejos desde los cuatro vientos, pero no lo hacía con afán de aplicar a su vida cotidiana sino como un modo de acumular algo para tener qué difundir o qué decir en situaciones que implicaban su presencia, la escucha a su interlocutor que algún problema lo aquejaba y que lo ameritaba; y resultaba que aquellos que efectivamente estaban buscando alguna guía o consejo, escuchaban las frases remalladas de estos que se contradecían en la misma persona como formuladas por una máquina o autómata y que divergían hacia los cuatro puntos cardinales.”

Extracto de Inconclusas de Albert de Bom Passar.

Fiesta con invitados

Había un tipo útil y un escritor.
Uno alegre, sabio y un escritor.
Uno discreto, elegante y un escritor.
Un hombre sin importancia y un escritor.
Había un servidor y un escritor.
Un empresario y un escritor.
Un brontosaurio y un escritor.
Un comandante y un escritor.
Un vigilante, recto y un escritor.
Un poeta, simple y un escritor.
Un músico, sofisticado y un escritor.
Había un vaquero y un escritor.
Un vampiro, un payaso y un escritor.
Había un teniente y un escritor.
Un subalterno y un escritor.
Un zapatero y un escritor.
Un astronauta y un escritor.
Un enfermero y un escritor.
Un comerciante y un escritor.
También había un charlatán.
Y había además un escritor.

Parte médico

Parte médico de los pacientes que se atienden en esta institución:

Dulce tiene diabetes.
Concha, ladillas.
Amapola, alergia al polen.
Ventura, mala suerte.
Tristán padece tristeza.
Mar, escorbuto.
Aurora tiene insomnio.
Luna, vacío existencial.
Sol, fiebre.
Margarita, desamor.
Nieves, frío.
Lidia, ira.
Y por último, Angulo tiene un dolor intenso al final del nombre.

De todo lo que hice

Hice un curso de antropomorfismo
Y me dio negativo.
Me hice el test de alcoholemia
Y aprobé con ocho.
Hice terapia de grupo
Y gané la de plata.
Me hice el sota en la cola
Y saltó la banca.
Me hice mates con peperina
Y perdí por cuatro.

La inmoralidad de los inmortales

¿Qué perdura en este mundo? Una estatua ecuestre puede durar cientos de años, pero finalmente se funde y da nueva forma a otro jinete. Mi fotografía caduca a la velocidad de las noticias irrelevantes que salen con frecuencia cardíaca al tiempo que el rostro que la animó se avejenta con lentitud animal. La arquitectura garantiza un confort por un período más extenso que lo que duran apenas las penas, las glorias y el fatuo éxtasis de los triunfos. De parabienes, las cosas que compro y no se pudren ni corroen son viejas para el mercado en un santiamén y pronto darán vida a los cerros residuales de la civilización. Todo conjunto que se crea como construcción social es una metáfora del individuo, dando sensación de continuidad, un retazo de la existencia como síndrome del imperio, el mundo o la sociedad. La pilcha se desgasta, los pelos se caen, la sangre se dona. El berretín de que la vida es una sola fue apropiado para envilecer el consumo como mística del capitalismo. Las obras pictóricas se admiran durante siglos pero el vaivén del entramado artístico las relega al olvido. Los inmortales trascienden con su obra, o mejor dicho su obra trasciende la muerte, he aquí la inmoralidad sublime con que desentraña la cultura aquella pieza viva que descubre el hombre, como el Sol que ha estado allí, al unísono de su haz de luz, nosotros, las estrellas y el arte genuino. Esto lo revelan los beduinos al afirmar: nada será eternizado, lo eterno es siempre, de hecho polvo.

Necesitamos un post

Necesitamos un post que no nos haga pensar
Necesitamos un post que no nos dé qué opinar
Necesitamos un post que no nos impulse a juzgar
Necesitamos un post que no nos haga emocionar
Necesitamos un post que no nos dé de postear
Necesitamos un post…re.

Sepanlo

En la época presente, entre los avances conocidos en ciencia y tecnología, con todos los conocimientos disponibles y accesibles que hay es relativamente sencillo adquirirlos y acumularlos, por lo cual decir ‘yo sé’ no es enteramente erróneo pero no es toda la verdad, ya que el hecho de que uno sepa no concluye en lo que sabe; de ahí que resulta indispensable resaltar y destacar que no solamente yo sé, sino que simultánea o paralelamente yo sabo.

Eloy

Si investigamos un poco el calendario, todos los días del mismo es el día de algo. El perro y el gato tienen el suyo, el médico, el arquero y el escritor, el técnico, el enfermero y el ruiseñor, la mujer, el pavo y el escultor. Nadie se queda afuera del calendario, cada profesión, cada oficio, cada animal tienen un día al año para homenajearlo. Padre, niño, jubilado; maestro, secretaria y el tarado; trabajador, teniente y el sonado.
Hay homenajes que se superponen, pero no se contraponen: el día del imbécil no se celebra el de la astucia, ni el día de la gaita festejamos el de la guitarra.
Por todo esto y por más, hay quien piensa que todavía falta un día o que está por llegar, y es el día menos pensando, pues simplemente es el día del hoy.

Ni más ni menos

Eres más de lo que crees y menos de lo que imaginas
Eres más de lo que supones y menos de lo que digas
Eres más de lo que sueñes y menos de lo que tengas
Eres más de lo que pienses y menos de lo que veas
Eres más de lo que quieres y menos de lo que pierdas.

Confortable

Con todo lo que te costó llegar sentirte cómodo con la vida, aparece un sesudo y te dice que tus problemas se deben a que estás apegado a una zona de confort. Entonces vos, resuelto, tirás el sommier, sacás los muebles a la calle y vivís como si estuvieras en un camping: dormís en una lona, comés en posición de loto con las manos y compartís baño con los vecinos. Y pensás: ¡ahora sí! Logré salir de mi zona de confort.
Pero los mismos problemas, temores y angustias siguen ahí, sólo que ahora no tenés dónde acostarte a contemplarlos y el terapeuta se quedó con tus últimos recursos, disfrutándolos en su privilegiada zona de confort.

Quinientas entradas sin salida

Hace un tiempo, WordPress me felicitaba por haber escrito y publicado 500 entradas. Lo que no sabe esta plataforma, es que hay tantas entradas que pareciera disímil que la salida fuera sólo una, lógica, y no quinientas como lógicamente se creería. No obstante, les aconsejo entrar por la puerta grande, no sea cosa que después uno golpee por entrar y no sea atendido por el personal de seguridad, ya sea por estar mal vestido o por llegar en un horario poco habitual para este tipo de presentaciones.
Por lo tanto, vale decir que las entradas publicadas carecen de salidas efectivas, y uno podría quedar navegando en un bucle sin fin por la eternidad, quizá buscando La otra mitad, sin saber que en ella está.

Las redes nos dan qué pensar

Yo. Siempre yo.
Grande yo.
No hay lugar para dos.
No hay espacio para vos.
Sólo yo.
Ni más ni menos que yo.
Viva yo.
Hay yo para rato.
¿Querés más yo?
Uruguayo. Lacayo. Bagayo.
¿Quién era yo, antes? Yo.
Y después, yo también.
A donde vaya, yo.
En toda foto, yo.
Yo soy, sin dudas.
Y dudando, yo voy.
Vivo o muerto, yo.
En toda vida, yo.
En cada muerte, yo.
Ante el agravio, yo.
Y yo frente al elogio.
No digas yo,
si no hablás del mismo yo.
Aquí yo. Más allá, yo.
A cada instante, yo.
Eternamente, yo.
En el recuerdo, yo.
Aventurando, yo.
Como un murmullo, yo.
Y si me olvido, yo.

Al ritmo de cada día

La tierra gira, gira y se va de gira
El mundo avanza, avanza y se te abalanza
El búho ladra, ladra y eso no te cuadra
El coro canta, canta, y no se atraganta.
El tipo tipea, la sombra asombra, el ombligo te obliga.
El sapo zapa y se amiga la hormiga, todos al ritmo del tun-tun danzan y dan alabanzas. Se agotaron las entradas, se angostaron las salidas y todos coreaban la vida, unos parados, otras sentadas.
Las estrellas asomaban a la escena, los cometas se peleaban por la cena, los planetas exhibían sus lunas, las vedettes siderales, sus plumas.
Los grillos tenían repertorio, las polillas surcaban el purgatorio, los escarabajos proseguían el trabajo a destajo que les daba el contrabajo mientras que las termitas lo terminaban.
Y todo volvía a comenzar, como cada día al salir el sol, al vibrar el corazón con la palabra y con la voz, en un universo lleno de magia.

 

Preferencias

-¿Qué deporte te gusta?
-Cualquiera que no usen pelotas.
-¿Tu banda de rock favorita?
-Las pelotas.
-¿Tu color preferido?
-Ocre, creo.
-¿Una fruta que no te guste?
-La uva, la detesto.
-¿Cuál es tu bebida favorita?
-El vino, ¡Salud!
-¿En qué creés?
-En la justicia.
-¿Tu película favorita?
-Los sospechosos de siempre.
-¿Cómo te gustan las milanesas?
-A caballo.
-¿En qué te gusta viajar?
-En caballo.
-¿Una canción?
-Dos: Golpeando las puertas del cielo y El infierno está encantador.
-¿Una moda que te guste?
-Rascarse la espalda con el cuchillo.
-¿Algo que no te guste?
-El mal gusto.
-Por último, ¿qué nombre elegirías para un can?
-Gengis.

El tiempo y la naturaleza

 

La mentalidad conservadora no admite lo cambiante y se relame en la constancia. Por eso, no es sorprendente que se sorprenda cuando durante un mismo día, llueva, salga el sol y se nuble, exclamando “qué tiempo loco”. Y puede ser que el tiempo ( y la naturaleza ) no esté en sus cabales, por lo que los diferentes cambios de humedad, nubosidad, presión y temperatura hagan del día algo inestable. Porque la estabilidad se define por continuidad de un estado común: lluvioso, soleado, caluroso, frío; y para ella debería ser así desde el amanecer hasta que cae la noche.
Pero eso no es todo. Si tres días seguidos estuvo soleado, debería ( en su lógica ) estar soleado otros tantos, plasmándose en estabilidad del tiempo imaginado por ella. Pero además, esa estabilidad debe ser agradable, pues un estado estable pero insufrible no es tolerado por demasiado tiempo. En casos así, el tiempo no está loco sino que simplemente es guacho y la quiere joder.
En todo caso, la lógica conservadora se mantiene centrada en sí misma aislándose del tiempo y la naturaleza con diversos inventos, como la calefacción, techos, aire acondicionado, paraguas, ventiladores, etc. facilitándole creer que hay una constante de un día a otro, permitiéndole atravesar lo cambiante sin cambiar demasiado, qué loco, ¿no?

Estadía

Los gases suben por ser más densos que el aire. Allí arriba en una parábola se juntan las moléculas idénticas y forman una suerte de nubes. En algunas de ellas, como en las de metano, suelen alojarse algunos pensamientos y es allí donde se quedan a vivir muchos, desconociendo que más allá de las nubes existe el firmamento; otros esquivan el destino que creían tener asignado y se van a vivir a la luna, llevando un cargamento de agua mineral, hamburguesas y un celular de última generación. Otros incluso van mucho más allá y viven en estrellas, el anillo de Saturno o algún planetoide por descubrir; pero estos son casos raros de estudio e investigación por científicos que se calzan el traje de astronauta y salen a recorrer el espacio en chancletas.
Quienes se quedan en las nubes ignoran otras realidades; o mejor dicho: ignoran la realidad y se la atribuyen a fantasías de otros. Para ellos todo pende de su condición. Pero esto no les impide llevar adelante su existencia embebida en vahos de gases, que algunos tratan de disimular con caros perfumes, aunque sus expresiones los delatan.
Más abajo quedan todos aquellos que coinciden en ciertos aspectos y discrepan en opinión, comen cuando el capital se derrama como leche hervida y, cada tanto, observan el cielo con añoranzas.

La esfera de pensamiento

Los pensamientos suelen ser aves que anidan. Muchas veces, las espantamos por momentos, pero estas, con tenacidad, regresan; otras veces, las queremos retener a toda costa, pero se escapan veloces hacia otros hemisferios como golondrinas de estación.
Las aves tienen vida propia y pueden estar cargadas de emoción, a veces nos acarician, cuando otras esperan como rapiña nuestro cadáver; algunas nos cantan al amanecer para felicidad, mientras que otras emiten gorjeos insoportablemente lúgubres cuando buscamos serenidad.
Hay veces en que a estas aves las queremos enjaular, para que no salgan a recorrer el mundo, o las buscamos silenciar, y hacemos bien; mientras que a otras quisiéramos darle voz, esa que no tienen pero insinúan.
Muchas, pero muchas veces, las aves disputan entre ellas, buscando dominación, buscando concordancia; a veces se ponen de acuerdo y nos sentimos en paz, como en  un cielo puro; pero otras, las disputas se hacen interminables y algunas aves perecen en la contienda.
Algunas llegan sin darnos cuenta; otras, como palomas, se acercan con un mensaje en una de sus patas; y otras llegan malheridas en alguna de sus alas, buscando sanación.
Nuestro cielo, si bien abierto, a veces es como una esfera donde las aves vuelan y juegan, hacen el amor y dan a luz a hermosos pichones que pronto poblaran ese cielo, algunos para placer, otros para dolor.
A veces, al observar el cielo, vemos que estas aves se nutren y crecen, vuelan lejos y se van a poblar otros cielos, a disputar con otras aves o a hacer amistades.
En breves momentos, creemos reconocer aves que han poblado nuestro cielo en el de un amigo, en el de un vecino.
Nuestro cielo es el mismo, prístino y sin fisuras, el colorido está dado por las aves que lo pueblan y las nubes que acechan.

Revolucionarios

Pero sí, viejo, te digo que las redes sociales empoderan a los pueblos. Si no fijate lo que pasó en Kurdistán, o tenés el caso de Nepal. O mirá, mirá lo que pasa con Andorra. Todos liberados del yugo de los otrora poderosos que querían masas ignorantes, sin conocimiento, estúpidos y faltos de información. Acá se da todo lo contrario de lo que ellos anhelaban. Hoy podemos decir que tenemos pueblos libres y soberanos, íntegros y educados, la plenitud y el apogeo de las democracias, y eso se lo debemos en gran medida a las puertas que abrieron las redes sociales y a todo el trabajo que se ha hecho allí en nombre de la revolución. ¿No te parece? Y gracias a todos los revolucionarios hoy quedan sepultadas las ansias de fascismo y el sueño anarquista que nos perseguían como un fantasma. ¡Pero basta de cháchara! Es momento de acción, pues la revolución es palabra en acción y hay que sumar manos a la causa.
Poné la pava: Es hora de darle duro al like.

Expectativas

Las cosas no siempre salen como esperamos, esto es claro; por ejemplo, llamás por teléfono a un amigo y atiende un cardenal y te ligás un sermón; o le jugás todo a la cabeza y sale espalda o bíceps; pero en otros casos, las cosas no sólo no salen como esperamos sino que ni siquiera salen; por ejemplo, ante una situación dada querés decir enfático ‘recórcholis’ y te das cuenta que te falta el sacacorchos; o vas a aplaudir ante algo que te genera emoción y se te quedan los dedos pegados del frío. Y en otras, las cosas no sólo no salen como esperamos sino que salen de un modo arbitrario; por ejemplo, tirás una moneda eligiendo cara, y no sólo no sale cruz, sino que sale carísima; o querés recordar el nombre de esa canción que pasan por radio y recordás aquello que tanto habías creído olvidar. Pero además, hay veces que las cosas se presentan de modo espontáneo, sin comparación con otras situaciones que nos den directivas de cómo habíamos obrado entonces, lo cual nos da la oportunidad de improvisar o, en su defecto, de probar con salidas alternativas.
Pero en esta relación convexa entre nosotros y las cosas, vemos muchas veces que no son las cosas en sí las que nos provocan diversas sensaciones, sino que es lo que esperamos de ellas. ¡Qué cosa caprichosa!

Somos

Hay quienes dicen que somos gotitas en un vasto océano; que somos fueguitos en lo infernal; estalactitas en un gigantesco glaciar; hormigas en una extensa llanura; palomas en el amplio horizonte; que somos como estrellitas en lo sideral; lucecitas en la oscuridad; humanos en lo natural; sombras de la luminosidad; que somos voz en el tierno silencio; murmullos en la sociedad; sueños en la noche apacible; palabras en la historia antigua; vida soñando eternidad.

Un agujero

Un agujero cumple con diversas propiedades. Una de ellas es la capacidad para el ingreso de objetos, animales, personas, dependiendo de sus dimensiones. Aunque el egreso podría ser un poco más complejo que el mismo. No obstante, el ingreso puede ser por caída, si el agujero se sitúa en el suelo, o por elevación, si el agujero está, digamos, en el cielo. Pero como el cielo es inmenso y sin fisuras, los agujeros suelen ubicarse más bien en el suelo, por lo que dejamos de llamarlo agujero, sino pozo.
En el pozo puede haber compañía tanto como sentir una soledad que agobie, tales son las características de un pozo. Y la soledad en un pozo, donde la carencia fundamental es de luz, puede ser un signo de investigación. Nos podríamos preguntar por qué caímos en ese pozo, por qué fuimos nosotros quienes caímos en él, por qué no cayó alguien más con nosotros o, un poco más lúcidos, por qué caemos en pozos ´separados´ unos de otros. Este último punto es fundamental para nuestra investigación.
A partir de él, sabemos que la caída es solitaria, pero que no es única, por lo que tendríamos –potencialmente- que afrontarla solos pero valiéndonos de la experiencia de los demás y propia, de quienes han pasado o pasan por lo mismo, vale decir, caer en un pozo, cosa habitual para todo caminante. Y esa condición, la de caminantes, la de quienes recorren el sendero, es la que se ve truncada con la caída, porque cesa el movimiento. Entonces, una buena medida sería la de ´andar´, estar en el ruedo, y aunque momentáneamente nos parezca que lo hacemos como hámster en una rueda dentro de una jaula, es lo que quizá nos dé la posibilidad, al desengañarnos, de retomar la senda de lo que consideramos nuestro bienestar. Porque agujeros en el suelo hay muchos, algunos más profundos y oscuros que otros, pero –como decía Marilina Ross- aunque no lo veamos, el sol siempre está.

Enredados

Las redes nos están volviendo cada día más peloponesos.
Te lo digo con conocimiento de caries.
Pero hablar de esas cosas en las redes es al pesto.
Porque nadie usa las redes para comunicarse con ostras.
Sino para otras cosacos.
Como publicar lo que hice horacio,
Buscar algo que me haga freír,
O para despotricar contra todo un rataplán.

 

Fotografía: Camila Cariac

¿Pensar?

El otro día, alcancé a escuchar a una mujer que le decía a quien pudiera ser su nieta, en tono de consejo sabio, “vos no tenés que pensar”, enfática, a lo que podríamos aventurar cómo terminó la frase:
-porque eso no se usa más ( otros piensan por nos ).
-porque pensar pasó al olvido ( ni se recuerda cómo se hace ).
-porque el que piensa pierde ( fruto del exitismo ).
-porque es lo contrario de hacer ( cualquier cosa por más estúpida que sea ).
-porque así me dijeron mis padres ( Dios tenga en la gloria ).
-porque no sirve para nada ( ni menos a la ideología consumista ).
-porque es cosa de filósofos ( esos tipos raros que nadie entiende ).
-porque somos buenos ciudadanos ( que pagamos los impuestos ).
-porque hay que seguir las modas ( y para eso votamos ).
-porque es muy aburrido ( tanto como chupar un clavo ).
-porque no debe ser bueno ( sino sería bastante caro ).
-porque no te puedo controlar ( salvo que lea tu mente ).
-porque está prohibido por ley.

Publicidades

Normalmente la publicidad supera el producto. A diario, se invierten fortunas en publicidad e incluso en campañas para desinformar acerca de lo que se consume, además de las estrategias engañosas de venta. Normalmente, compramos la publicidad, eso es lo que queremos, el producto pasa a un segundo plano.
A continuación, algunas publicidades donde el producto -esperemos- la supera.

****
Vendemos milanesas. Chotas. A veces nos salen crudas. Pero más baratas que en el restaurant.

****
Vendo auto. No frena. Consume mucho. Se rompe seguido. O permuto por modelo más nuevo. Diferencia a mi favor ( el que avisa no traiciona).

****
Vendemos bebidas. No calman la sed en verano, pero ¡Qué deliciosos químicos!

****
Vendemos hamburguesas de soja. No tienen gusto ni engordan. Es como comer cartón pero sin el estigma de la pobreza.

****
Se vende terreno. Lejos del centro, lejos de algún barrio y comercio, lejos de todo. Tan lejos de cualquier referencia que ya no sé ni dónde está.

****
Vendo fondo de comercio con muy buenos ingresos por no poder atender en 12 horas 5 clientes ya que es una lástima y una pérdida de tiempo.

Illusion

La experiencia a veces nubla la razón y nos puede llevar a arribar a conclusiones erróneas, a comprensiones equivocadas que son las que moldean el pensar.
No obstante, puedo afirmar sin culpas que ‘el fin de semana no existe’, es un mito, y me avala la continuidad de las actividades. Aquellos que creen lo contrario viven bajo lo que se conoce como “ilusión de estatismo” de la maquinaria productiva. Sin embargo, nosotros, la maquinaria, continuamos a todo vapor trabajando para que ustedes puedan distraerse un rato.
¡Feliz domingo!

Fotografía: Norma Russi

Ruido que agobia

Y pensar, que de todo el ruido que tanto agobia, hay una voz que llega y toca, cual lira antigua, cual piano choca, teclas y dedos que al cuore embocan, y en ese musical bagaje de palabras, que dicen cosas, algunas dulces otras hermosas, de sensaciones maravillosas, que en tres compases -como en canciones- obsequian frases, tan contundentes como elocuentes que uno las piensa, o las reflexiona, marea inmensa que la emociona y a veces tensa si la presiona, porque de tanto volver al canto el pensamiento con fundamento sostiene bases con sus disfraces para quien viene con sus preguntas, que algunas juntas -de malas lenguas- de vez se expanden, en otras menguan, mas le conviene cambiar de envases pues sus secuaces serán mordaces con esa crítica que mortifica y se desentiende, entonces se eleva por la pendiente de aquél surgente que se subleva, natura dona, y luego entona canción de cuna, para que duermas envuelta en piernas y sueltes riendas -también tus prendas- así lo intentes, como la gente. Que alguien te escriba: vive tu vida; si la descuidas, causa perdida, muy cuesta arriba se hará tu testa, un paso atrás, que otrora resta, será el impulso hacia la dicha. Y tú muy bicha tomando el pulso, irás andando, irás volando, cual ave regio, como un arpegio, y esa tonada es la explanada hacia un estado, reconquistado, del ser, que puedes ver es conocer. Entonces libre de vanidades, vivir verdades, vivir verdad es, es la respuesta que te contesta con alegría una poesía.

El último post

De acuerdo a la orden expresa del Emperador del Universo, sir Francis Quo Topolli, este es el último post que se publicará en toda la Triple W y se mantendrá bajo esa etiqueta por tiempo indeterminado.
Siguiendo con sus directivas, absolutamente todos nos detendremos a pensar si cada post tiene valor, es bueno, aporta, enriquece al lector, etc. Y hasta tanto no tengamos una respuesta fehaciente y valedera, nos abstendremos de postear.
Asímismo, podremos debatir -en privado- las cuestiones a postear y cómo las encararemos de aquí en más.
Puede resultar que no estemos de acuerdo con la orden del Emperador, pero no nos queda otra que acatar o iniciar una revolución para derrocarlo.
Aquellos imberbes que se declaren en rebeldía y posteen a pesar de la orden del Emperador deberán afrontar los castigos pertinentes, según corresponda: horca, guillotina, hoguera o jaula de los leones. Además, no podrán presentar como alegato el desconocimiento de la orden, porque va contra las leyes y quedarían en ridículo.
Podemos tener como resultante de todo esto el acaecimiento de la locura en muchos de nosotros, ya sea por estar impedidos de postear o por estar privados de recibir posteos. Para ello, deberemos afrontarlo de la manera más civilizada posible, evitando todo tipo de desmanes y salvajadas los cuales podrían llevarnos a castigos más severos, como el ostracismo.
Procuremos sortear esta difícil situación de la mejor forma posible, con hidalguía, puesto que sabemos no hay mal que dure cien años.
Y entonces, cuando el Emperador deponga su actitud antiredsocialista, podremos postear nuestras mascotas o desayunos con total desenfado.

O quizás, si trabajamos para la causa, el Imperio caiga antes de lo pensado.
Recuerden que ‘el post mueve montañas’.

La predisposición a la lectura

Condición sine qua non a la hora de leer es la predisposición. En la actualidad es casi infinito lo que hay para leer y, además, lo que hay para leer se entremezcla en lo que hay para observar, a diferencia de lo que pasaba hace unos años con la televisión. Los medios digitales ofrecen esa amalgama de letras, símbolos e imágenes de la cual el espectador es, no sólo, receptor, sino que parte activa en su interpretación.
No obstante, para aquellos –inmensa mayoría en América Latina- que esquivan la lectura, cuando se interpone delante un texto ( y ni hablemos si excede lo que su paciencia puede tolerar ) la actitud es la de “¡Ufa! ¿¿Tengo que leer??”, que se evidencia en el salto de la lectura o la omisión. En esos casos, no hay ningún tipo de predisposición y la lectura se presenta como algo que le genera tedio a la persona. Esto se ve mucho en redes sociales como Facebook, que aún conserva la posibilidad de ofrecer textos casi sin limitaciones salvo en su extensión. Cuando los textos son informativos, se da el caso que apenas si se leen los titulares, como un sacrificio o salto de excepción a la corriente de imaginación.
La sociedad pasó de analizar desde un simple saludo de buen día hasta un gesto involuntario a reaccionar inmediatamente por el insignificante vuelo de una mosca o con una tonta imagen que desata los sentimientos e ideas que carga el espectador. Y esto tiene consecuencias directas en la lectura. Los textos ya no son “tragados”, quizá sean analizados por aquellos que vienen rezagados en los dogmas dominantes de la sociedad actual, pero por norma general, lo que se busca es el efecto inmediato, plasmado en emoticones y comentarios que se observan, los que dejan huella. Esto, a su vez, puede tentar a muchos de quienes escriben a propiciar eso mismo, arrastrados por la corriente, ya que todos compiten por un instante de atención: el escritor, el músico, el artista en general, el famoso, cualquier hombre o mujer, e incluso niños y adolescentes, que pueden llegar a tener mayor influencia que gente de conocimiento, talento o experiencia ante un gran número de público. La lectura va quedando relegada y se circunscribe a personas que saltan las vallas de la dificultad que le imponen las ideologías de la época, o que han hecho sus deberes y encuentran en la lectura diversas cosas que le aportan como ser: entretenimiento, diversión, información, conocimiento, visiones, interpretaciones, puntos de vista, consejo, compañía y un largo etcétera.
Pero para esto es fundamental la predisposición a la hora de la lectura, la cual no es la misma al leer una noticia en el diario que la que se ejerce al leer una poesía. Leer tiene sus matices; el tiempo, finito, apremia.
¿Y qué pasa entonces con la predisposición hacia la lectura de literatura? Si bien se han abierto espacios de publicación como nunca antes, la literatura, que es un arte, compite no sólo por un instante de atención sino por un tipo peculiar de predisposición. A diferencia de lo que ocurre con series, donde lo visible es “tragado” por el peso del impacto visual, a la hora de leer literatura el lector tiene que entregarse a creer y/o confiar en lo que lee para adentrarse en la lectura, en lo que el escritor plasma a través del texto, y después con el correr de las palabras podrá, sí, descreer, interpretar, saborear, reformular y operar el mismo por medio de sus facultades. Empero, la predisposición se da al comienzo de la lectura de la pieza en cuestión, lo cual no siempre se da entre aquellos que suelen leer, mucho menos o nulo en aquella mayoría que rechaza la lectura. Cabe preguntarse si quedan espacios para la lectura, porque escritos vemos diariamente que abundan, pero no hablemos ya de la lectura de twitts sino de textos literarios.
Para finalizar, cabe añadir que la predisposición a la lectura facilita y favorece la comunicación, pero sólo surge en aquellos que creen que la literatura, o alguna literatura, tiene ´algo´ que aportarle a sus vidas, algo que no encontrarán en otro tipo de textos como libros de autoayuda.

Si todos se tiran a un pozo

Nuestros viejos, es decir, los viejos de nuestros viejos, eran muy inteligentes. A los chicos les hacían preguntas para incentivarlos, como por ejemplo, cuando esos chicos querían hacer como todos, les preguntaban: ¿si todos comen mierda, vos vas a comer mierda?
Algo se despertaba en el interior del chico, el chico crecía, y esos viejos eran tenidos como gente realmente grande, y no sólo por los años.
Pero ahora no. Nuestros viejos quieren hacer como todos nosotros, que pasamos nuestro tiempo comiendo mierda.

 

Veraz

El ciego quiso ver y el genio se lo concedió. Al ver, el ciego dijo: bien, es verdad. Ya no necesito ver. El ogro habló así: por tu desconfianza, ahora verás. Y el ciego se quedó mirando esperando castigo.

 

Fotografía: Mariana Coca

Para qué sirve el face

Hoy, en un nuevo capítulo de Para qué sirve el face veremos para qué sirve el face.

El face sirve para reciclar juicios.
Se pueden reutilizar juicios viejos que refloten odios profundos por cuestiones de razas, géneros, condición socioeconómica o varieté cultural y darles nueva utilidad con sus variantes actuales. Esto también sirve para preparar alegatos.

El face sirve para cosechar opiniones y tener un amplio panorama de lo que se dice para así tener la posibilidad de decir algo a tono o contrario o neutro, según su gusto. La clave está en no perderse ninguna opinión, pues sería fatal.

El face sirve para conocer, pero no para conocer a otros ni siquiera para conocerte a ti mismo como decía la máxima, sino para conocer lugares como Beijing, La Quiaca o el Culo del Mundo.

El face sirve para largar todo lo que llevamos adentro y vomitarlo sobre la pantalla, como el esófago, los intestinos o el estómago, para que nuestros pares puedan degustar los restos.

El face sirve para compartir, cualquier cosa menos dinero y alimentos, lo cual en cierto sentido nos permite operar a una distancia prudencial ante situaciones de dolor y sufrimiento que podrían llegar a tocar nuestra sensibilidad.

El face sirve para mirar fotos que jamás se nos ocurriría pagar para ver y para pasar por alto aquellas otras que nos abrirían puertas a la realidad que todo lo contiene.

El face también sirve para aprender a cliquear y tomarle cariño a las pantallas y los emojis simpáticos, y para rechazar toda forma de comunicación verbal.

El face sirve también para no detenernos, para no tener que escuchar y para no irse a dormir ni despertar de la pesadilla.

El face también sirve para prescindir de recordar caras y nombres que, como hay que actualizar a diario, en la realidad es un poco más complejo y estos se llegan a confundir, máxime con las cirugías estéticas.

Y en tu opinión, ¿para qué sirve el face?
¡Hasta la próxima!

Sin definición

Sin acudir al diccionario, ¿sabe usted cuál es la definición precisa de jubilado según la Real Academia?
Opciones:

A- Está lleno de júbilo.
B- Se le terminó el júbilo.
C- Cesaron sus actividades pero aún se ve jovial.
D- Se acabó la jovialidad.
E- Sacó su boleto al más allá.
F- Etapa dura para obtener medicamentos que se le recetan in crescendo con el correr de los días.
G- Subsistencia a duras penas.
H- Época de olvidos y reiteraciones.
I- Consecución del conocimiento inútil y la sabiduría tardía.
J- Proliferación de parientes, herederos y descendientes difíciles de memorizar.
K- Título que se obtiene al reconocer que no se entiende nada, y probablemente no haya nada que entender.

 

Entre todos los que respondan correctamente sortearemos un pasaje a la Conchinchina.

Agrupados

-Gracias por aceitarme en el grupo.
-Será aceptarte.
-No, aceitarme. Es un grupo de erotismo.

 

-Gracias por asectarme en el grupo.
-Este es un grupo de correctores, todos escriben bien.
-Bueno, ¿me van asectar o no?

 

-Gracias por aceptarme en la secta.
-Esto es un grupo, en las sectas en todo caso te “reclutan”.
-¡Por eso, si yo soy “reculto”!

 

-Gracias por aceptarme en este maravilloso y hermoso grupo que nunca abandonaré.
-Te aceptamos por error, pero ya mismo revocamos esa aceptación.
-¡Qué grupo tan horroroso y espantoso! Ya mismo lo abandono y no me manden la invitación.

-Gracias por aceptarme en engrupo.
-El grupo, será.
-¡Ah! Ya había algo me hacía desconfiar en este engrupo…

 

-Muchas gracias por haceptarme en el grupo.
-Va sin hache.
-Mucas gracias por haceptarme en el grupo