Versos de agua

Se me pierde un verso en el tintero
se me va como agua entre las manos,
qué serían sin humor estos humanos
un cadáver transitando el aguacero.

Una lluvia de incesante insensatez
un axioma que no logro proponer,
el orgullo que no puede deponer
cabalga como ebrio la embriaguez.

Y retorna como pájaro a su nido
como bumerang lanzado al vacío
es un verso esquivo incomprendido
va posando como gota de rocío.

Es espejo de este cielo colorido
ya contiene de las nubes el sabor
y refleja de las flores el rubor,
el color en él está comprometido.

Esa gota de rocío es parecida
a la misma que este verso pinta,
si la punta de la pluma tiene tinta
la palabra puede luego ser leída.

Entre agua y tinta hay diferencia:
si a la tinta se le rinde reverencia
y es el agua asociada a la pureza
en un verso se funden con destreza.

Sube el mar

Estoy del agua hasta la coronilla
hasta el tuétano, hasta la barbilla
brota el agua de las alcantarillas
vivo con el agua hasta las rodillas.

 

Fotografía: Car Paz

Chaparrones

La ciudad se convierte
Tras cada chaparrón
Que no llega a inundación,
Lluvia que ya no divierte,
En un pozo de dolores
En un valle de colores
Fluyen ríos de lágrimas,
Mitiga nuestras espinas
Protectoras de las flores
Que humedecen los amores.

Días grises

No me da tristeza la lluvia
ni días grises que empañan la fiesta
que opacan y embarran la siesta
en mezcla de negro y de blanco
de cabezas gachas en cola de banco
que nos recuerdan en su aleluya
que tras de sí habrá un arco iris
majestuoso, colorido, nada gris
que la luz se esconde y no huye
que el agua purga y todo diluye
y si el techo aguanta este chaparrón
el sol seguirá brillando en mi corazón.