Colorín

Cada uno hace su pinta
Como le pinta en ganas
Y todo va quedando pintado
Como un mundo maquillado
Coloreado y decorado
De caprichos y ocurrencias.
Los días lluviosos opacos
Donde los colores resaltan
Las fachadas de las construcciones
Aparecen los intelectuales
Hablando para dar lecciones
A explicar la lógica del todo.

Agua en la piel

Agua que viertes sobre el mantel
Termo caliente, gota en la piel,
Mate a primeras de la mañana
Café con leche tras la ventana.

Medio vacío observas el vaso
De vino está lleno la otra mitad,
Agua cayendo cuando el ocaso
Goza pintando tu libertad.

Desde los ojos se palpa el brillo
Brilla en tus labios, dulce humedad,
Lluvia rodando bajo el flequillo

Sólo una gota en ebria soledad.
Brilla el esmalte de tus colmillos
Fluye agua fresca sin vanidad.

Dimensiones

Hay un mundo que no sale en las noticias
Es la dicha del amor y sus caricias
A la gente no le llama la atención
La ternura no vende en televisión,
La sonrisa del niño cuando asoma
A la vida como signo de paloma
La mirada y el gesto afectuoso
Los consejos del viejo bondadoso
La palabra sincera cuando calma
Todo aquello que te enaltece el alma,
Es un mundo del que no te quieres ir
Donde todo se está por descubrir
La bondad, la gracia, tu contento
Los más nobles humanos sentimientos,
El deseo también de compartir
La radiante ventura del vivir.

Temporada de jazmines

Acecha la temporada de jazmines
De floreadas tardes de jardines
Iluminados con azules del ocaso
De peatones aminorando el paso.

Mañanitas de claveles y gladiolos
Saludando en color al nuevo día
Saludando en petalitos de alegría
A las abejas que nunca los dejan solos.

Con cantos de los pájaros contentos
Entre ramas o bajando hacia la acera
La dicha de encontrar los alimentos.

Y la noche, tierna noche de aluminio,
Se contrae en la sensible primavera
Al cobijo y la sombra del plenilunio.

Se me pianta lo que cuento

Se me pianta lo que estaba por contarte,
No tenemos más remedio que artes
Que nos saquen del profundo conflictivo
Panorama de sopor y tedio relativo
Al imán de sensaciones relatadas
Que se esmeran por ser bien representadas
Y no son más que historietas, caricatura
Situaciones de baja literatura
Ambientadas en un odio que subyace
Podredumbre que no cubren los disfraces.

Se me pianta lo te iba a contar,
Si mi alma no pretende remontar
Es momento de escuchar con valentía
Lo que calla ante la aurora la poesía
Que en un verso armado y uniforme
Decanta en la metáfora que conforme
El número que otorgue satisfacción
Para poder pagar la calefacción
En su oficio de ordenar las callejuelas
Donde todos cuentan, tíos y abuelas.

Se me pianta lo que digo, lo que cuento
Y en un rapto lo que olvido te lo invento
El poema que no tiene espectadores
No hipnotiza, no claudica en sinsabores
Cual teatro programado con doble función
Manejar las voluntades, primera condición,
La segunda es doblegarlas con fluidez
Y de yapa lo colman de estupidez.
En fin, no es ser agente de la inteligencia,
En un descuido te roban hasta la decencia.

Domingoz

Un domingo cualquiera
Este domingo incluso
O el anterior,
Se dispone a pensar
No ya en el caprichoso calendario
En el matemático esquelético calendario
Sino en lo azaroso o fortuito
En lo gratuito de la existencia
En la encarecida subsistencia
En la ambivalente supervivencia
En fin, en todo lo que no piensa
Durante el trajín semanal,
Por eso un domingo
Porque pronto es lunes
Y las actividades apremian
Con sus premios y castigos
Con sus bondades
Con el regocijo de la acción
Y el entretenimiento
Con la premisa de cumplir
Por eso en el receso de un domingo
Carente de preocupación
El pensamiento baila
Danza acrobaticamente
En la tarde solitaria
En el yerro conceptual
En la alegría crepuscular
Bajo un manto de preguntas
Que no se le dio por refutar,
Como una transición entre sueños
De la tarde del domingo a la mañana siguiente
Percibe vacío
Siente que se pierde en la nada
Como si fuera algo
O un lago profundo
Donde nadar no alcanza
Hay que flotar
Como nube de azúcar
Con un hilo de voz
Donde se atragantan los gritos de gol
Donde mueren las historias
Donde mueren las palabras
Y algo muere en mi interior.
Cuando las olas cesan
Cuando no todo marea
Reina la calma.
Todos los lunes
Los terapeutas resucitan.

El presente evanescente

Fluye como torrente de residuos
Corriente vertiginosa de desechos,
Restos de recuerdos, movimientos
Entre ellos algún bello pensamiento
Variante de palabras suscitadas
Y un abrazo furtivo en la cascada.

Recorre lo sinuoso en los caminos
Trazando en la memoria los destinos
Que surca los peñascos del trayecto
En un fluir intenso y poco recto,
Es liquido, oscuro, fluorescente
O es ámbar o es cristal evanescente.

Se mira a través suyo, estimulante,
En la felicidad ronda el instante
Como un beso fugaz cálido urgente
Que espabila y nutre en el presente,
Porque a la noche le sigue la aurora
Porque la vida brilla en el ahora.

Tapanapias

Entró en crisis el comité de crisis
Saltó de fase con un nuevo envase
Y desde acuario hasta los de piscis
Se movilizaban portando disfraces.

Algunos cubrían nariz y sus bocas
Pero a ninguno le daba vergüenza
Ni siquiera aún a esas viejas locas
Que en las sienes cargan virulencia.

Desde una gripe a un nimio resfrío
Se pescan grises en austeras playas,
Si en este agosto no hace tanto frío
La hipocondria nos mantiene a raya.

Poco atractivo como una enfermedad
Alejado del umbrío océano existencial
Añejo destino en sueños de libertad
Acoplado entusiasmo por lo vivencial.

Los poemas

Hay poemas que conmueven
que sorprenden y promueven
la ternura, encanto y pasión
llenos de delirio y decisión
soberbios, pacatos, precisos
de magnas metáforas, concisos
llenos de simbología e ilusión
que al lector se unen por fusión,
poemas regios y preciosos
simples, libres, luminosos
con ritmo, tono y melodía
llenan el espacio de alegría,
hay poemas dulces, bellos
y éste no es uno de ellos.

Los colores del crepúsculo

En el violáceo de las tardes invernales
brotan auras de espectros fantasmales
que suscitan sombrías imaginaciones
como tinta que cambia en las estaciones.

De ellas surgen muchas elucubraciones
con atisbos de un millón de sensaciones
de resabios de armonías celestiales
de divinidades de aspectos originales.

La belleza se observa en ensoñaciones
regocijo en la visión de lagrimales,
que vibran en emoción crepusculares
cuando caen con el sol alucinaciones.

Fotografía de Jorge Guardia

Lobizón

Luna dorada sobre el cielo azul
luna plateada en terciopelo gris
luna soleada con sabor de anís
luna que asoma vestida de tul.

Luna porfía en la nítida fantasía
luna brillando sobre el horizonte
luna bailando más allá del monte
luna que pinta todo de poesía.

En mi sueño eres tú

Otro sueño que se esfuma
Esperanza de esta pluma
Por darle voz al corazón
Que navega sin timón.

Otro sueño a la deriva
Sin embargo sigue viva
La connotación lasciva
De esta lengua primitiva.

Otro sueño que despiertan
Disgresiones encubiertas,
Conclusiones tan inciertas
Que ni al viento lo conviertan.

Otro sueño que se aplaza
Que derrapa y se desplaza
Cual paloma de la plaza
Picoteando una calabaza.

Otro sueño, otra muerte
Me engaña y me divierte,
Y aunque no tenga la suerte
Tengo el gusto de quererte.

En el antro literario

En el antro literario
se dice entre infelices
que Oscar Wilde no era humilde,
que Baudelaire vivió del aire.
Neruda no tenía dudas
que Bukowsky le daba al whisky
que Cervantes era elegante
y que Quevedo no veía un pedo.
Fontanarrosa salteaba baldosas
Jardiel Poncela cosía la suela
Rubén Darío pasaba frío
y Galeano fumaba en verano.
Se dice en las biografías
que todos con sus manías
los escritores rumiantes
seductores o pedantes
manchaban su voz de tinta
y su palabra se pinta
de acuarelas en la tela,
que Lope de Vega ahora navega
donde Alfonsina lee cansina
o donde Sábato lustra el zapato.
Los libros que han dejado
hoy se leen en el tejado
como gatos bosquimanos
por complacidos humanos
que pernoctan, letras mediante,
en viajes imaginarios estimulantes.
Se ha dicho y no se confirma
que alguno obsequió su firma
y en más de una dedicatoria
regaló frases conciliatorias,
si Lugones, o quien se supone,
si Shakespeare o quien te parece
han escrito no pocas veces
como Kafka algún proceso
que asemeja un retroceso,
será Eco quien deje en seco
el vaso de vino, como Calvino,
ya que a Verne no le concierne
si Chesterton odiaría el reguetón
y tanto Poe como Defoe
escribían y componían
cual mansas macabras danzas
al escuchar llover y al luchar
con pandemonios sin moños
y que en la estación del otoño
Chejov nunca lo dejó
ni al vicio ni al sano juicio,
que Quiroga dejó la toga
y Felisberto daba conciertos,
cuando Coehlo les dé consuelo
o Stephen King se suba al ring
a la sazón de Ruiz Zafón
con el temple de la razón
naufragaremos en sus plumas
o en carnavales de espumas
que Machado nos ha legado
poesía de plusvalía
y mientras aquí anochecía
en Murakami amanecía,
si Saramago sería un mago
o si Bolaño celebró al año
de hacer un curso al concurso
o de emplear sus recursos
para estampar la composición
de su regia posición,
se dice y se comenta
que un error no es afrenta
que el escritor es solitario
y habla con el abecedario,
que escribe con maestría
a la luz de una vela o al día
con desparpajo, con gallardía
su alma que claman por siglos
los lectores que con sigilo
se pierden, se compenetran
y en otros mundos se adentran,
de Borges a Macedonio
de grandes hasta un retoño
si no los ven lo imaginan
lo que plasman o adivinan
en holgada literatura
de clara mente tan pura,
y nos nos regocijamos
leyendo nos aventuramos
a descifrar el contexto
a saborear un buen texto
pues la lectura es pretexto
para pasar un buen rato
y, claro, si el libro es grato
lo conjuramos contentos,
la voz, el quinto elemento.

Mímica en la literatura

Se escribe mucho y bien
Que dice poco y mal,
Letra blanda se desubica
Literatura que comunica
En un relato o cien
O en poemas sin final.

Cómo decirlo y a quién
Como degustar sin sal
Al silabear la mímica
En videos sin métrica.
Se le soltó el sutien
Al construir sin cal.

Al pronunciar la frase
No es enunciar verdades
Sólo esbozar retórica
Que a veces suena lógica
Y si cambia de envase
Sostiene veleidades.

A la postre, expresase
Repitiendo nimiedades
Que ni pobre ni rica
De oropel nos salpica,
Y el canto que versase
Contiene sus bondades.

Vacío de silencios

Vacío de sonidos, de palabras, de alaridos
libre de contenidos, murmullos y aullidos
una capa espesa de silencio cobra vida
y se yergue sobre el césped extendida
a lo ancho y a lo largo, como avenida
que derrite los discursos de bienvenida.
Oscura capa insomne vigila sin dormir
tu solemne insolencia tiende a malherir;
subyace lo que dijimos por las noches
entre recuerdos, discusiones y reproches
sostiene lo que callamos por raciocinio
como látigos que golpean en vaticinio
de lo que viene o se acerca, de lo que acecha
del malogrado oleoducto entre la cosecha,
los disparates que penetran en la escritura
serán las flechas que clavarán con la lectura
entre ceja y ceja o cual punzantes escarbadientes
aflorarán viejos recelos que a veces sientes
pues el ahínco no es otra cosa que ronroneo
para los ricos hay esperando gran mausoleo
que lo visiten entre coronas algunos pobres
que a sus pesares y lamentos les lleven flores.
De un vago ruido se han tejido furtivamente
miles de cuentos que sacraliza porfía gente
y en la espesura de ese silencio, oportunamente,
yace el ocaso de nuestros días genuinamente.

Gotitas

Suaves gotas, dulces gotas
gotitas que se esparcen por el aire
que vuelan, que planean, se distraen
gotas que atraviesan el espacio
que muy rápido, ni lento ni despacio
estampan su sello en superficies,
gotitas de saliva, de estornudos
gotitas de aguardiente, de cerveza
que irrumpen lo sonoro del ambiente
como el agua del algún termo caliente.
Gotitas tristes, gotitas de alegrías
desparraman por el aire las alergias
al cruzar por la avenida te saludan
que con sus caras tapadas se escudan
las gotitas que surcan sin tropezón
el sentimiento que envuelve tu corazón.

Brotan palabrotas

La fina finalidad final
Empieza por el principio
En el medio medianeras
Separan parándose,
El traslado a cada lado
De numerosos números
Deambulan en ambulancia,
Revelados dos velatorios
Confirmaron con sus firmas
Del célebre cerebro
La carátula del caradura
Rechazó con un hachazo
Que mató al quemado
Tomando el mando
El servil ser vil,
Quien escucha en cuchas
Cucharadas de cucarachas
Estrenando al entrenar
Zapatillas y patillas
Como dato en comodato
Que la tónica retórica
Vomitó sus mitos propios
Y enajenado en ajenjo
Suprimió a su primogénito
Reencontrándose en contraste
Con su modo consumado
Al perecer de pereza al parecer.

Aunque no lo veamos, el cielo siempre está

Rondan la Tierra, entre brumas recuerdos
de los pelos al viento, de frente al sol
bicicletas rodando por la ancha avenida
de la gente paseando, festín, distendida,
de que el confinamiento era del caracol
y de su paso lento, de caminantes lerdos.

Al mirar hacia arriba, esquivando pantallas,
sólo veo los techos que dibujan montañas
y detrás de barbijos la sonrisa se empaña
si los números cuadran, hospital de campaña
seguirá con su vida si al mirar tras pestañas
quien la dificultad va sorteando cual vallas.

Aunque no lo veamos, reflejando infinito
en su aura majestuosa que redime las vidas
que se lleva en el pecho, junto al corazón,
ese sol tan radiante que brilla en la razón
y en palabras sencillas va curando heridas
si reflejan valientes este cielo bendito.

Cuarenta

Son cuarenta los colores de este cuarto
y son cuarenta los dolores en el parto,
son cuarenta los parientes del reparto
son cuarenta anzuelos que me ensarto.

Luego cuento, uno a uno, los agujeros
de este queso, aún sin saber de números,
luego cuento con palabras los veleros
también canto con palabras los boleros.

Son cuarenta los días que me quedan
y cuarenta las noches que me esperan,
son cuarenta los ladrones que se llevan
las cuarenta canciones que me elevan.

Luego escucho, una a una, la melodía
los sonidos y las voces en la armonía,
no se estanca en la quietud la travesía
vibra el corazón, en la música confía.

Tenemos brújula

La mente cósmica
Lamento típico
La menta rítmica
La manta ríspida
El manto o túnica
El monte lúdico.

El mito estético
El mote impúdico
La mata clínica
El mate térmico
La meta química.
La mota rústica.

El muro ilógico
El mudo lánguido
La muda higiénica
La musa insípida
La masa tórrida
El mazo acérrimo.

Y sin esdrújula
Nos queda el cúmulo,
Tenemos brújula
En la currícula
De algún forúnculo
saldrá la música.

Que digan vértigo
No es la carátula
Es sólo el término
Que no es recíproco.
No espero el látigo
(Tan sólo un céntimo).

Hay algo utópico
Y un deber cívico
Que como mínimo
Me deja pétrido,
Y tan poco lúcido
Que quedo incrédulo.

Pensando vívido
Durmiendo incómodo
Te escucho prístino
Tu voz nostálgica,
Y sin mecánica
Suena narcótica.

Seguidor que sigue para ignorar

Me enredé en las redes
Y nada sucede,
Me morí de hambre
Y cené matambre,
Me aburrí del mundo
Y lo encontré profundo,
Te seguí siguiendo
Y tú te ibas yendo,
Me perdí en el centro
Y fue lindo el encuentro,
Me quedé sin aliento
Y brindé el momento,
Me acalló el ocaso
Y fue el primer paso.

Lectura ensangrentada

El boicot a la lectura
orquestada en sociedad
derrama ensangrentada
a la poderosa literatura.
Se ofrece con vigor
un cristal para observar
la irrealidad televisiva
al aventurado lector
declarando en su misiva
su atención ha de captar.

Mire aquí, vea allá
¿Esto es nuevo?
¿Qué pasará?

La neurosis se acrecienta
el espectador se impacienta.
Lo quiero todo
and i want it now.

Lee, que si sólo fuera eso
sería insigne problema
pero el fuego a veces quema
si se queda con tu seso.

Aunque todo se avejenta
no replicaré a su afrenta
la lectura está clavada
como hacha bien afilada.

La tensión que se prolonga
en la imagen diva oblonga
me ha de dejar sosegado
tras haberte lejos besado
bella joven de recta figura.
Brindo hoy por tu hermosura
mañana, por tu linda locura,
pasado, por la firme literatura
que de moda no ha pasado
y al vivir te ha despertado.

Sin voz ni voto

No tenemos sofá para recostarnos
No tenemos piojos para rascarnos
No tenemos sed para emborracharnos
Ni tenemos voto para acomodarnos.

No tenemos voz para expresarnos
No tenemos guita para adornarnos
No tenemos cartón para acostarnos
Ni tenemos mugre para bañarnos.

No tenemos ringtón para atenderte
No tenemos amor para quererte
No tenemos ni fortuna ni suerte
Ni tenemos siquiera lecho de muerte.

No tenemos palabra que hable muy fuerte
No tenemos loción para conquistarte
No tenemos noción de lo que era el arte
Ni tenemos siquiera ganas de verte.

No tenemos sueño para ir a dormir
No tenemos tiempo ni para morir
No tenemos a quienes seguir
Ni tenemos burdas formas de vivir.

No tenemos nada que construir
No tenemos que ir ni venir
No tenemos ya qué consumir
Ni tenemos nada ni para aplaudir.

No tenemos dónde relajarnos
No tenemos cómo tensionarnos
No tenemos razones para complacerte
Ni tenemos bronca para odiarte.

No tenemos cómo presentarnos
No tenemos forma de ausentarnos
No tenemos preguntas para formularte
Ni tenemos altura para responderte.

El arte no es información

El arte no es ninguna información
él es más bien sutil comunicación,
la poesía es la rama de un frondoso
y sublime árbol que te llenará de gozo
con su sombra, tan gentil, benevolente
que apacigua enervaciones de tu mente
y te lanza una soga si caes a un pozo
para que escales con todo alborozo,
pues se dice que también es redención
y es del alma la más regia expedición.

La poesía, que no tiene explicación,
da motivos para recobrar el amor
que en trayectos de odios de rencor
de temores, de dolores y de sopor
ha perdido la tenacidad y el vigor
se ha rendido ante la vulgar tentación
y en apariencias de vistosa ostentación
se ha quedado recluido en su interior
y el vacío ya no le ofrece un sabor,
pero un verso le otorga satisfacción.

Cuando llega la palabra tan preciada
podrá entonces la poesía ser venerada
y cortar el mal que te tiene aprisionada
como espada, si está muy bien afilada,
liberar al transmitir y tanto al comunicar
que te puede trastocar, llegar, obsesionar
como algo curioso, como toda obra de arte
como el cosmos del cual todos somos parte
que busca cuidarte, intrigarte, conquistarte
y como la luz del día, la poesía, recrearte.

Recuerdo

Si el presente es un recuerdo del futuro
y el futuro es proyección de algún pasado,
si el momento siempre es tan inoportuno
que como este, el de ahora, no hay ninguno,
no recuerdo, no lo sé, no estoy seguro
cómo fue que a este punto hemos llegado.

Raíces

Asciende por un árbol genealógico
desciende a las raíces de la humanidad,
entre tanto follaje, atisbos de claridad
todo artificio cultural suena lógico
y entre ensueños y deseos infantiles
quiere ser como un perro, como gato
por lo libre, por lo simple, por lo grato
de vivir en dimensiones poco hostiles
o que un pequeño diccionario ilustrado
le revele entre lo real, lo paradójico
o por qué mierda pueda ser escatológico
como un bosque con bananas decorado
y así tanto lo emparientan con el mono
que del árbol gigantesco va colgado;
con Natura ya se siente muy a tono
es la parca quien lo espera sin cuidado.

Al natural

En la naturaleza suelo escuchar
de las ranas, dulce croar,
de los gatos, tierno maullar,
del canario, bello cantar,
del ratón, dale cliquear
y de ti, vida mía, roncar.

Cada mañana suelo pensar
cómo me pude olvidar
de esa manera de actuar
tan frágil, sublime, de estar
en este escenario vital
que vida has osado llamar.

Si tu mirada puede ocultar
tu amor por mí sin piedad,
a ello he de considerar
quizá una falta a la verdad,
que tú has olvidado buscar
por temer a la libertad.

El libre sentir de expresar
con gozo, alegría y pensar
que lindo es vivir a la par
en dúplex, cantar y brillar
bien alto, reír y volar,
al amor un poco jugar.

El juego tan dulce de amar
nos puede algún día tocar,
quizá tú has de participar
y amando a la vida llegar
muy hondo, profundo calar,
tu alma mi cielo alcanzar.

De noche me gusta cantar,
un día te puedo encantar
y tu vida así trastocar,
tal vez te has de maravillar
con lo que puedas escuchar.
Por eso ahora debo callar.

Quisiera sólo acariciar…
termino y te dejo soñar.

Te destapa

Ahora que la felicidad
se embotella cada día
y donde la libertad
es comprar hasta el Suquía,
ya se puede celebrar
( aunque esté vacío el vaso )
ocultá bien tu pesar
( aunque ese no sea el caso )
que se te puede tildar
cuando se acerque el ocaso
de evitar acaparar
y de haber perdido el paso
a ese ritmo mercantil
de la urbe que te acoge
y de ya no ser servil
al esquema de tributo,
relajá la billetera
y comprate lo que quieras
si querés felicidad
o un muñequito de Pluto.

Aprendiz

Estudió letras
Aprendió palabras
Escribió libros
Habitó corazones
Silencios
Situaciones
Ilustró momentos
Pensamientos
Emociones
Enhebró deseos
Sentimientos
Ilusiones
Despejó temores
Inquietudes
Y rencores
Despertó visiones
Ensueños
Creaciones
Recreó existencias
Vivencias
Sensaciones.

Tanta letra muerta

Letra muerta ya marchita
tinta gruesa que no palpita,
en tus trazos no hubo vida
no es como lava fundida
que no toca, que no hiere
que no llega, que no quiere
trasmitir algo al ser leída
comunión con tierra querida,
aunque un alma se derrita
con tu muerte no se excita.

Letra muerta está en la vía
que en un antro se recita,
no hay en tu sino alegría
pues nunca más resucitas.
Ni tu palabra regurgita
ni tu emoción se vomita.
Letra muerta y conocida
que te citan con porfía
cadáver de una estampida
no vive en ti la poesía.

En común

Fotografía de Jorge Guardia

El espejo en que nos miramos y las telenovelas románticas,
El baile menos soñado y las ideologías neuróticas,
Las horas matutinas y la existencia digital,
Los recuerdos post mortem y el talento prenatal,
La sonoridad mecánica y la amplitud mental,
La noche apacible y el perfume pluvial,
El dolor de muelas y la epístola papal,
El sexo en el zaguán y la frivolidad trivial,
Las notificaciones sobre el cristal y los anuncios con megáfonos,
Lo que sobre la almohada escuchamos y un coro de reidores autóctonos.

Mariposas y donaire

Estimados lectores de pacotilla:
Que leéis cada tanto alguna frase,
¿No creéis que la luna en una fase
Os sonríe y guiña un ojo, la muy pilla?

¿No pensáis que el cometa en su viraje
Os saluda con su cola y su coraje?

¿No observáis la mariposa que se posa
Sobre la rosa en vuestras narices,
Tan jocosa que se jactan las perdices
De su vuelo rozagante que rebosa?

¿No creéis que esa frase de algún sabio
La haya dicho en verdad uno en escabio?

A ver tú que te creéis tan importante
Con tus aires y tus humos de triunfante
¿No observáis que te conoce hormiga alguna
Y siquiera la abeja reina a ti te juna?

Seguime, la corriente

A vos que me vas a seguir
te tengo nomás que decir
que no me vas a alcanzar
pues sé viajar por el mar.

No quiero seguidores
de blog, ni consumidores
de tiempo libre, señores,
ni quiero mil aduladores.

No me vengan a decir
que todos serán lectores,
curiosos observadores
de a ratos han de venir.

Qué estás buscando, pregunto,
que das vueltas por la red.
¿Es que acaso quiere usted
matar el tiempo en conjunto?

Si acaso buscás poesía
yo te entrego el alma mía.
Si el tiempo querés ceder
te invito a retroceder.

Si buscás una distracción
te ofrezco alguna canción,
si entonces querés volar
la mano dame al despegar.

Tal vez ya no quieras nada
de emociones estás cansada,
capaz no escribas una carta.
Del amor, tal vez, estás harta.

¿Hay algo llamado destino?
¿O es tan sólo desatino
de nuestra parte pensar
que todo se da al empezar?

Importante es que el camino
le sirva sólo al peregrino
para saber que al pasar
nada él se podrá llevar.

Esa es la ley de esta vida.
Por eso te quiero decir
que no olvides que venir
es sólo un viaje de ida.

Como una droga perdida
vos la quisiste buscar
pero te vas a encontrar
con una vida consumida.

Entonces, ¿me vas a seguir?
Hoy que ni vengo ni voy
lo que recuerdo lo doy
es mi modo de servir.

La corriente nos lleva al mar
de regreso, a nuestro hogar,
allí no hay ni ir ni venir
ni existe eso de seguir.

Seguime igual, si querés,
algo podés encontrar:
cuentos, poesía y el mar,
que me ha llevado, ya ves.

Tormento de escritor

Se sienta frente a la hoja en blanco
recuerda las batallas de Lepanto
que no sólo lo dejarían manco
llenaran de pasmo y del espanto.

Y surca como el mar el pensamiento
divaga en su pesar, en su tormento,
se deja atravesar por todo el viento
por lluvias y granizo, el firmamento.

En un rapto de súbita impresión
surge un vendaval de inspiración,
¿son musas o guía de constelación?
Lo cierto es como una revelación.

Escribe, va luchando con molinos
que le cierran el paso a sus caminos,
escribe a pesar de los torbellinos
de ráfagas intensas, de remolinos.

Y encuentra que el escrito es bueno
es pulcro, el manuscrito es ameno,
quizá en su tormento hay truenos
relámpagos que lo iluminan menos.

No es que sienta un bloqueo creativo
a pesar de la muerte se siente vivo,
pues la resurrección es paliativo
y está en la eternidad ser recreativo.

Le dice a su compadre nos marchamos
y el otro le pregunta a dónde vamos,
a buscar señal de que cabalgamos
si no encontramos perros les ladramos.

El momento presente

Hay cosas que tocan el momento
Lecciones que sirven de escarmiento,
Vistas que encubren el paisaje
Hay aves que nutren el follaje.

Hay algo en el momento presente
Destaca lo actual noble y vigente,
Hay ciertos vestigios de tu ausencia
El amor de ser está en la esencia.

Hay ciertos sabores en el goce
Dolores que ceden ante el roce
De nuestra limitada condición
Y hay además destino e ilusión.

Se amigan tu alma, la naturaleza
Y sin nada te sientes la realeza,
Hay también intuición y libertad
Y hay dicha, sublime majestad.

El ruido

¿Es la imagen adicción?
Suscita imaginación,
Un mosquito es picazón
Despertando comezón,
El ruido, similarmente,
Transita verbal en mente
La palabra, contradicción,
También suple la función
Como una triste canción,
Un verso es comunicación.

Palabras que comunican

Vivimos en mundos de ideas
Ideas que a su vez son palabras,
Palabras útiles para estar bien,
Palabras innecesarias
Palabras que a veces nos ayudan
Nos ayudan a evitar el mal,
Palabras huecas, palabras secas
Las que calientan y las que alientan
Palabras vivas, palabras ciertas
Palabras torpes, palabras muertas
palabras aparentemente importantes
Y las que se lleva el viento,
Palabras ágiles, palabras hábiles
Palabras que no son cuento,
Palabra era la de antes.
Palabras que comunican, transmiten
Las que suplican, las que remiten
Palabras que vuelven con furia
Palabras amorosas y bondadosas
Y las que quedan en las baldosas,
Palabras húmedas, palabras tiernas
Las que agradecen, ¿y las eternas?
Palabras sencillas, palabras varias
Palabras que nos cuentan historias.
De palabras se teje nuestro mundo
Sin palabras es el sentir profundo
Donde las vidas se estremecen
Donde palabras y amores florecen.

Cuentos

Me encontré escribiendo
Me perdí leyendo,
Naufragué sintiendo
En dramática seriedad
En cuentos de libertad
En cautiva actualidad
Divagué creyendo,
Si me sigo yendo
Volveré viviendo.

20xx

Se va un año
Se va al baño,
Se va por los acueductos
Escapa del calendario
Y los días hacen el empaque
Cambiando a nuevo almanaque,
Y vendrán otros domingos
Otros martes, otros agostos
Transitando vientos y mares
A traer viejas novedades
A traer antigüedades
Noticias y vaguedades.
¡Adiós año vencido!
Ahí viene tu reemplazante
Tal vez sea estimulante
Ver qué trae de conocido
Y qué trae por conocer,
tan sólo intriga saber
cómo llegará vestido.

de ideas y sensaciones

La vida es una maraña
de ideas y sensaciones
la vida a veces engaña
con sus contradicciones.

El año se me escabulle,
arena entre los dedos,
quizá el tiempo engulle
a todos nuestros credos.

Y sobreviven creencias
que adoptan las modas,
atisbos, reminiscencias
como baile en las bodas.

El día se ve tan claro
como agua de manantial,
quizás nos parece raro
un averno en lo celestial.

Despega, surca los aires
en vuelo tan magistral,
navega y cruza los mares
el crucero fenomenal.

Es el viaje una estadía
que obnubila sufrimientos,
pasajero de la osadía
que detiene pensamientos.

El silencio cobra sentido
cuando la palabra derrapa,
ruge el león malherido
siente que la vida escapa.

Novedad



La música tiende a relajar
las tensiones de este mar,
el alma tiende a cacarear
las piernas quieren bailar.

Y en la cabeza ya suena una canción
y el corazón se extasía en diversión,
en un día que celebra la bendición
es un nuevo muy antiguo notición.

El presagio de la noche es un rumor
los estruendos van augurando color
hasta el cielo tiene ese toque de humor
En la noche de paz, noche de amor.

El tiempo corre sin piedad
busca alcanzar la eternidad,
se detiene en osada libertad
y celebra el día la novedad.

Edad nueva para el hombre sin temor
sus preceptos iluminan lo interior
como el sol refulge en el exterior
y se funde toda luz ante el dolor.

Como un rey al que se hace alusión
es vivir la vida un canto a la redención,
Si la muerte dicta el fin de la ilusión
Ya habrá dicha para la resurrección.

La orquesta

En el medio de la noche
Un grillito vitoreaba
y cantaba una canción,
Unos sapos hacían coro
Y una rana el acordeón
Con maestría ya tocaba
Que la orquesta se formó
Con murciélagos, renacuajos
Tocando flauta y trombón
Y un búho al contrabajo
La vista no le despegaba.
El público estaba formado
Por multitud de mosquitos
Luciérnagas y escarabajos
Que aplaudían a rabiar,
Y un gato en la cornisa
Iluminaba con celular,
La luna como testigo
Del espectáculo natural
Se apareció con piyama
Y se olvidó maquillar,
Las arañas muy contentas
Con la orquesta y el croar
Tejían las telarañas
Mientras escuchaban cantar,
Al rato se despidieron
La noche y las cucarachas
Embargadas de emoción
Y el grillo, con voz serena,
Los invitó a descansar.
Mañana, con luna llena,
Los espera doble función

Señales

Sensaciones, pensamientos
que decoran el momento
rostros viejos, educados
cámaras por todos lados
no registran las ideas
ni qué sienten las mareas,
va quedando en el archivo
lo que pasa, lo que ha sido
y lo que será proyectando
cómo el mundo va marchando
cómo avanza y retrocede
lo que pasa, o se sucede
cada paso que transita
el peatón o en calesita
el tránsito vehicular
el acontecer crepuscular
compras, ventas, trueques
en efectivo o con cheques
con tarjeta o con postales
lo que pasa, sus señales,
cada beso en la cantina
los que esperan en la esquina
y palabras en letreros
teléfonos monederos,
las prisas, viene la noche,
el apuro, timón del derroche
de dinero, de energía
que se cubre con la orgía
todos sedientos de carnes
lamentos de cada lunes,
lo que pasa, cada semana
pelos rebeldes por la mañana
las canas que aparecen
recuerdos que estremecen
todo parece marchar
es el vaivén al viajar
es el paso en el camino
es destreza ante el destino.

Lo vivido

Todo lo vivido
Todo lo pensado
Todo lo soñado
Todo lo desado
Viaja a ningún lado
Sigue de costado
Queda cual legado
Como lo heredado,
Como por traslado
Sigue recostado
Cerca del tejado
Cerca y alejado
Junto a lo cargado
Duerme aletargado
Y al ser despertado
Vuelve recreado.

Sin pensamiento

¿Qué son las palomas sin el viento,
qué es del hombre sin pensamiento?
¿Qué es del mar sin el oleaje,
qué es la boda sin el traje?
¿Qué es del alba sin la tierra,
qué es la madera sin la sierra?
¿Qué son los peces sin el río,
qué es de la nieve sin el frío?
¿Qué es de la tormenta sin el trueno,
qué es esto que cada vez sé menos?

Lo que fuere

Si es fruto del trabajo
O es obra del destino,
Si estafa es desatino
Algunos lo llaman bajo,
Si se asemeja al trueque
Al trocar tiempo, esfuerzo,
Si vale lo que un cheque
Y se cobra con escuerzos,
Si todo lo simplifica
O en falta la complica,
Si es también gratificación
O redunda en emoción,
Si es centro de atención
Ya de cualquier nación,
Si manda sin criterio
O es coima en ministerio,
Si a las personas mueve
O se moja cuando llueve,
Si te saca de apuros
O se cambia por duros,
Si es deuda o agujero
O es cobre en monedero,
Si en números se mide
O con palabras se pide,
Si paga el alimento
O es ladrillo y cemento,
Si me importa un cuerno
O te lleva al infierno,
Si sólo es un invento
O le hacen monumento,
Si sirve a buenas obras
O lloras si lo cobras,
Si sólo es que va y viene
O ayuda y entretiene,
Si es vil metal rastrero
O es cuenta del banquero,
Si es cambio o se acumula
O a la felicidad emula,
Si es tierra para sembrar
O facilita el bienestar,
Si es culpable de males
También tiene sus rivales,
Si es eso o tal vez un poco
O es lo nos vuelve locos,
Si lo damos por perdido
O le encontramos sentido,
Si es causa de distancia
O no se le da relevancia,
Si es un café, un licuado
O es algo del pasado,
Si al mundo lo involucra
Y por ello se lucra,
Si es un mal necesario
O un bien del recetario,
Si mal se distribuye
O al bien lo constituye,
Si es una recompensa
A una labor inmensa,
Si es amo o esclaviza
O si a todo relativiza,
Si sólo es la jactancia
O no le da importancia,
Si se pierde en los vicios
O se gana en los juicios,
Si es modo de intercambio
O no tiene recambio,
Si sólo es pasajero
O un turista de acero,
Si ronda el pensamiento
O te lo trae el viento,
Si es como aire en la rueda
O es sólo una moneda.

Luz

El sol sale para todos
Para todos, sí señor,
Pero de todos modos
El sol sale a lo mejor
Pese al dolor de codos
Del otro lado, señor;
Y si eso nos desorienta
Seguro que no amedrenta,
El sol que nunca nos falta
De Tokio hasta Punta Alta
Sale -pues nunca duerme-
Así no quiera al quererme,
Pues su luz hace alusión
Al hombre y a su ilusión
Que así la viva en poesía
Es grata la travesía,
Con dolores que nunca faltan
En colores, que a la vista saltan,
Con luz disipando la oscuridad
Con luz todo es claridad.

La luna sobre un charco

 

Buscando la luna en el reflejo
no me dirás que es de viejo,
que el corazón no envejece
da la luz donde todo crece
que florece y que fructifica
y que a todo el mal rectifica.

La encuentro sobre un charco
nítida, como al mar un barco,
que ni el viento precipita
en su tenue movimiento,
y en sutil descubrimiento
es el corazón quien la recita.

Como agua de lluvia

 

Llueve sobre la tierra
sobre los techos
sobre el cemento,
también sobre el pavimento
y sobre las baticuevas,
y todos los superhéroes
dormidos en la ciudad
no hacen más que soñar
un remedio pa´ la verdad.

Soñando ya no con luchas
soñando, soñando están
y los males al acecho
las miserias no se irán
con el agua de la lluvia
que al corazón lavará,
y el cerebro entristecido
no se dará por vencido
con paraguas a las calles saldrá.

Recorriendo las vidrieras
caras largas en la acera
encontrará alguna sonrisa
que viajando a toda prisa
algún charco pisará,
¿encontrará felicidad,
amor, carisma, ansiedad?
Seguramente lo hará
buscando con libertad.

Llueve sobre la tierra
sobre las cabezas
sobre los árboles,
también sobre el campanario
sobre las aves, los trenes,
y todos, todos mojados
mojado el abecedario
las palabras y los bienes
soñando que se secarán.

Algún día nos dirán
por qué el cielo bendice,
y seremos, quién te dice,
como agua de lluvia nomás,
llegando en las estaciones
rechazada y esperada
pisoteada, también amada,
despertando sensaciones
como algarabía, mojada.

Y al irnos habrá una fiesta
con el sol a toda orquesta,
las aves nos cantarán
y todos los corazones
secos, enloquecerán,
ya no habrá superhéroes
el bien se marchitará,
quizás, con tanta sequía,
un día nos recordarán.

Persistencia

 

Escribo y escribo
con pluma de ganso,
tecleo si vivo
escribo y me canso,
y varía lo que digo
lo que dejo en remanso
escribo y le sigo,
al soñar descanso.

Y repito rimas
y versos que auguran
resabios de paz
que en ti se inauguran,
cual si fueran obras
donde voces murmuran
ecos del sol y su haz
de luz que perdura.

En una canción
escrita en poesía
vibra de emoción
tu alma y la mía
cual premonición
de la fantasía,
real situación
de serena alegría.

Persisto escribiendo
en verso y en prosa
tecleando, sintiendo
que no es poca cosa,
y usted lo va viendo
cual profana diosa,
aún sigo viviendo
persisto en la rosa.

Justifica

Imaginando cosas,
que toma por realidad
Daba vuelta las creencias
Que suponía verdad,
El perfume de las rosas
Que se esparce en libertad
Le dio sentido a sus vivencias
Fructificando en cualidad.

Con una Biblia en la mano
Justifica la insolencia
Con la violencia en la otra
Siempre tiene una sentencia
Que conjetura los males,
Y se olvida que un hermano
Es semejante por tales
Sentimientos fraternales.

Sólo al hacer lo correcto
Se limpia así de impurezas,
Y por un sendero más recto
Donde no crecen malezas
Transita su alma ligera,
Que morigera los pesares
Y si su intuición acelera
va alcanzando certezas.

Espuma de mar

Tan cerca el mar, el cielo
Como tus labios, tus cabellos
Sobre la arena, tu pecho
Entre las nubes tus manos.

Los pies cubiertos de espuma
La mirada, cántaro de lluvia
Cesa al sol, vuelo de gaviotas
Corazón encallado en las rocas.

Es la voz que al aire toca
Suavizante del carácter,
La marea, el pensamiento
El viento se torna horizonte.

Sobre las piernas, la sal
En la espalda un pejerrey,
Cantas sirena en el mar
El cielo es toda tu ley.

Magia y Música

 

La música no sólo amansa fieras
también espanta a los temores,
coincide con tus contradicciones
ronda en tus sueños como esferas.

Repite en ritmos y sentencias
sonidos que otrora fueran ciencias
se quedan grabados en la mente
a veces al acontecer presiente.

Dice cosas más que interesantes
diplomas para genios pensantes
cual dioses que tocan las guitarras
con armonía te quitan de las garras.

Quien oye quizá se vuelva loco
no todo, quizá tan sólo un poco,
y cantando retorne a la cordura
alimento del alma cual verdura.

Encuentra el sabor en una nota
arpegio que la magia denota,
silencio que se toca cual coma
si escucha otra cosa se embroma.

La música subyace al universo
de todo parloteo es el anverso,
de paz es la bandera que levanta
la guerra y el barullo ella espanta.

Pero en todo murmullo reticente
la música es el símbolo elocuente
de un vivir benévolo en la gente
que baila y que canta displicente.