Trivial

No me gusta el frío
No me gusta el calor
No me gusta el estío
Ni sueño un mundo mejor,
Me gusta la mañana
Ver chapotear al gorrión
mirar por la ventana
Y tu dulce corazón.

Te destapa

Ahora que la felicidad
se embotella cada día
y donde la libertad
es comprar hasta el Suquía,
ya se puede celebrar
( aunque esté vacío el vaso )
ocultá bien tu pesar
( aunque ese no sea el caso )
que se te puede tildar
cuando se acerque el ocaso
de evitar acaparar
y de haber perdido el paso
a ese ritmo mercantil
de la urbe que te acoge
y de ya no ser servil
al esquema de tributo,
relajá la billetera
y comprate lo que quieras
si querés felicidad
o un muñequito de Pluto.

Aprendiz

Estudió letras
Aprendió palabras
Escribió libros
Habitó corazones
Silencios
Situaciones
Ilustró momentos
Pensamientos
Emociones
Enhebró deseos
Sentimientos
Ilusiones
Despejó temores
Inquietudes
Y rencores
Despertó visiones
Ensueños
Creaciones
Recreó existencias
Vivencias
Sensaciones.

Tanta letra muerta

Letra muerta ya marchita
tinta gruesa que no palpita,
en tus trazos no hubo vida
no es como lava fundida
que no toca, que no hiere
que no llega, que no quiere
trasmitir algo al ser leída
comunión con tierra querida,
aunque un alma se derrita
con tu muerte no se excita.

Letra muerta está en la vía
que en un antro se recita,
no hay en tu sino alegría
pues nunca más resucitas.
Ni tu palabra regurgita
ni tu emoción se vomita.
Letra muerta y conocida
que te citan con porfía
cadáver de una estampida
no vive en ti la poesía.

En común

Fotografía de Jorge Guardia

El espejo en que nos miramos y las telenovelas románticas,
El baile menos soñado y las ideologías neuróticas,
Las horas matutinas y la existencia digital,
Los recuerdos post mortem y el talento prenatal,
La sonoridad mecánica y la amplitud mental,
La noche apacible y el perfume pluvial,
El dolor de muelas y la epístola papal,
El sexo en el zaguán y la frivolidad trivial,
Las notificaciones sobre el cristal y los anuncios con megáfonos,
Lo que sobre la almohada escuchamos y un coro de reidores autóctonos.

Mariposas y donaire

Estimados lectores de pacotilla:
Que leéis cada tanto alguna frase,
¿No creéis que la luna en una fase
Os sonríe y guiña un ojo, la muy pilla?

¿No pensáis que el cometa en su viraje
Os saluda con su cola y su coraje?

¿No observáis la mariposa que se posa
Sobre la rosa en vuestras narices,
Tan jocosa que se jactan las perdices
De su vuelo rozagante que rebosa?

¿No creéis que esa frase de algún sabio
La haya dicho en verdad uno en escabio?

A ver tú que te creéis tan importante
Con tus aires y tus humos de triunfante
¿No observáis que te conoce hormiga alguna
Y siquiera la abeja reina a ti te juna?

Seguime, la corriente

A vos que me vas a seguir
te tengo nomás que decir
que no me vas a alcanzar
pues sé viajar por el mar.

No quiero seguidores
de blog, ni consumidores
de tiempo libre, señores,
ni quiero mil aduladores.

No me vengan a decir
que todos serán lectores,
curiosos observadores
de a ratos han de venir.

Qué estás buscando, pregunto,
que das vueltas por la red.
¿Es que acaso quiere usted
matar el tiempo en conjunto?

Si acaso buscás poesía
yo te entrego el alma mía.
Si el tiempo querés ceder
te invito a retroceder.

Si buscás una distracción
te ofrezco alguna canción,
si entonces querés volar
la mano dame al despegar.

Tal vez ya no quieras nada
de emociones estás cansada,
capaz no escribas una carta.
Del amor, tal vez, estás harta.

¿Hay algo llamado destino?
¿O es tan sólo desatino
de nuestra parte pensar
que todo se da al empezar?

Importante es que el camino
le sirva sólo al peregrino
para saber que al pasar
nada él se podrá llevar.

Esa es la ley de esta vida.
Por eso te quiero decir
que no olvides que venir
es sólo un viaje de ida.

Como una droga perdida
vos la quisiste buscar
pero te vas a encontrar
con una vida consumida.

Entonces, ¿me vas a seguir?
Hoy que ni vengo ni voy
lo que recuerdo lo doy
es mi modo de servir.

La corriente nos lleva al mar
de regreso, a nuestro hogar,
allí no hay ni ir ni venir
ni existe eso de seguir.

Seguime igual, si querés,
algo podés encontrar:
cuentos, poesía y el mar,
que me ha llevado, ya ves.

Tormento de escritor

Se sienta frente a la hoja en blanco
recuerda las batallas de Lepanto
que no sólo lo dejarían manco
llenaran de pasmo y del espanto.

Y surca como el mar el pensamiento
divaga en su pesar, en su tormento,
se deja atravesar por todo el viento
por lluvias y granizo, el firmamento.

En un rapto de súbita impresión
surge un vendaval de inspiración,
¿son musas o guía de constelación?
Lo cierto es como una revelación.

Escribe, va luchando con molinos
que le cierran el paso a sus caminos,
escribe a pesar de los torbellinos
de ráfagas intensas, de remolinos.

Y encuentra que el escrito es bueno
es pulcro, el manuscrito es ameno,
quizá en su tormento hay truenos
relámpagos que lo iluminan menos.

No es que sienta un bloqueo creativo
a pesar de la muerte se siente vivo,
pues la resurrección es paliativo
y está en la eternidad ser recreativo.

Le dice a su compadre nos marchamos
y el otro le pregunta a dónde vamos,
a buscar señal de que cabalgamos
si no encontramos perros les ladramos.

La cita



Ella camina, vestida de agua, donde reviste el maquillaje,
anda, camina, sigue de viaje y todos miran su blanca enagua.
Cosas y gente le abren paso, y caminando redime el ocaso
ellos que visten trajes de piel, ella tan dulce como la miel.
A la mirada de los señores no se le escapa su cabellera,
no la distraen ni los motores, ni las baldosas, ni billeteras
cuando el semáforo la habilita cruza tranquila la callecita,
en la vereda, mientras transita, piensa una frase para la cita.
Limpia su mesa la camarera, saca el teléfono de la cartera
pide un café, como cualquiera, manda mensajes mientras espera.
Se hace de noche, sale la luna, ante las faltas tiene vacuna.
Pero otra vez hoy le fallaron y hasta los loros tristes callaron,
pagó la cuenta sin dar propina y se marchó hacia la esquina.
Brota de un ojo una amapola, mientras se aleja, camina sola.

El momento presente

Hay cosas que tocan el momento
Lecciones que sirven de escarmiento,
Vistas que encubren el paisaje
Hay aves que nutren el follaje.

Hay algo en el momento presente
Destaca lo actual noble y vigente,
Hay ciertos vestigios de tu ausencia
El amor de ser está en la esencia.

Hay ciertos sabores en el goce
Dolores que ceden ante el roce
De nuestra limitada condición
Y hay además destino e ilusión.

Se amigan tu alma, la naturaleza
Y sin nada te sientes la realeza,
Hay también intuición y libertad
Y hay dicha, sublime majestad.

El ruido

¿Es la imagen adicción?
Suscita imaginación,
Un mosquito es picazón
Despertando comezón,
El ruido, similarmente,
Transita verbal en mente
La palabra, contradicción,
También suple la función
Como una triste canción,
Un verso es comunicación.

Palabras que comunican

Vivimos en mundos de ideas
Ideas que a su vez son palabras,
Palabras útiles para estar bien,
Palabras innecesarias
Palabras que a veces nos ayudan
Nos ayudan a evitar el mal,
Palabras huecas, palabras secas
Las que calientan y las que alientan
Palabras vivas, palabras ciertas
Palabras torpes, palabras muertas
palabras aparentemente importantes
Y las que se lleva el viento,
Palabras ágiles, palabras hábiles
Palabras que no son cuento,
Palabra era la de antes.
Palabras que comunican, transmiten
Las que suplican, las que remiten
Palabras que vuelven con furia
Palabras amorosas y bondadosas
Y las que quedan en las baldosas,
Palabras húmedas, palabras tiernas
Las que agradecen, ¿y las eternas?
Palabras sencillas, palabras varias
Palabras que nos cuentan historias.
De palabras se teje nuestro mundo
Sin palabras es el sentir profundo
Donde las vidas se estremecen
Donde palabras y amores florecen.

Cuentos

Me encontré escribiendo
Me perdí leyendo,
Naufragué sintiendo
En dramática seriedad
En cuentos de libertad
En cautiva actualidad
Divagué creyendo,
Si me sigo yendo
Volveré viviendo.

Cascarón

Va picando el pollito el cascarón
desde adentro es a puro corazón,
se disfraza de alegría tu intuición
en un año que renueva la ilusión,
la felicidad no es baja condición
es deseo y sueño, es premonición.

20xx

Se va un año
Se va al baño,
Se va por los acueductos
Escapa del calendario
Y los días hacen el empaque
Cambiando a nuevo almanaque,
Y vendrán otros domingos
Otros martes, otros agostos
Transitando vientos y mares
A traer viejas novedades
A traer antigüedades
Noticias y vaguedades.
¡Adiós año vencido!
Ahí viene tu reemplazante
Tal vez sea estimulante
Ver qué trae de conocido
Y qué trae por conocer,
tan sólo intriga saber
cómo llegará vestido.

de ideas y sensaciones

La vida es una maraña
de ideas y sensaciones
la vida a veces engaña
con sus contradicciones.

El año se me escabulle,
arena entre los dedos,
quizá el tiempo engulle
a todos nuestros credos.

Y sobreviven creencias
que adoptan las modas,
atisbos, reminiscencias
como baile en las bodas.

El día se ve tan claro
como agua de manantial,
quizás nos parece raro
un averno en lo celestial.

Despega, surca los aires
en vuelo tan magistral,
navega y cruza los mares
el crucero fenomenal.

Es el viaje una estadía
que obnubila sufrimientos,
pasajero de la osadía
que detiene pensamientos.

El silencio cobra sentido
cuando la palabra derrapa,
ruge el león malherido
siente que la vida escapa.

Se va

Se va un año del calendario
se va una vida del vecindario,
se pierden los sueños a diario
como gotas que deja el rocío
se pierden nubes en el estío
cual parábolas ante el hastío.

Y se van yendo de paseo
los refranes en el ajetreo
también se van del museo
los visitantes de la ciudad,
se va también la pubertad
y crecen ansias de libertad.

Seguro se irán los temores
pasiones ciegas, los rencores
pasan y pasan los motores
pasan aves, pasan palomas
se van malestares con bromas,
es la serenidad que asoma.

Novedad



La música tiende a relajar
las tensiones de este mar,
el alma tiende a cacarear
las piernas quieren bailar.

Y en la cabeza ya suena una canción
y el corazón se extasía en diversión,
en un día que celebra la bendición
es un nuevo muy antiguo notición.

El presagio de la noche es un rumor
los estruendos van augurando color
hasta el cielo tiene ese toque de humor
En la noche de paz, noche de amor.

El tiempo corre sin piedad
busca alcanzar la eternidad,
se detiene en osada libertad
y celebra el día la novedad.

Edad nueva para el hombre sin temor
sus preceptos iluminan lo interior
como el sol refulge en el exterior
y se funde toda luz ante el dolor.

Como un rey al que se hace alusión
es vivir la vida un canto a la redención,
Si la muerte dicta el fin de la ilusión
Ya habrá dicha para la resurrección.

La orquesta

En el medio de la noche
Un grillito vitoreaba
y cantaba una canción,
Unos sapos hacían coro
Y una rana el acordeón
Con maestría ya tocaba
Que la orquesta se formó
Con murciélagos, renacuajos
Tocando flauta y trombón
Y un búho al contrabajo
La vista no le despegaba.
El público estaba formado
Por multitud de mosquitos
Luciérnagas y escarabajos
Que aplaudían a rabiar,
Y un gato en la cornisa
Iluminaba con celular,
La luna como testigo
Del espectáculo natural
Se apareció con piyama
Y se olvidó maquillar,
Las arañas muy contentas
Con la orquesta y el croar
Tejían las telarañas
Mientras escuchaban cantar,
Al rato se despidieron
La noche y las cucarachas
Embargadas de emoción
Y el grillo, con voz serena,
Los invitó a descansar.
Mañana, con luna llena,
Los espera doble función

Señales

Sensaciones, pensamientos
que decoran el momento
rostros viejos, educados
cámaras por todos lados
no registran las ideas
ni qué sienten las mareas,
va quedando en el archivo
lo que pasa, lo que ha sido
y lo que será proyectando
cómo el mundo va marchando
cómo avanza y retrocede
lo que pasa, o se sucede
cada paso que transita
el peatón o en calesita
el tránsito vehicular
el acontecer crepuscular
compras, ventas, trueques
en efectivo o con cheques
con tarjeta o con postales
lo que pasa, sus señales,
cada beso en la cantina
los que esperan en la esquina
y palabras en letreros
teléfonos monederos,
las prisas, viene la noche,
el apuro, timón del derroche
de dinero, de energía
que se cubre con la orgía
todos sedientos de carnes
lamentos de cada lunes,
lo que pasa, cada semana
pelos rebeldes por la mañana
las canas que aparecen
recuerdos que estremecen
todo parece marchar
es el vaivén al viajar
es el paso en el camino
es destreza ante el destino.

Lo vivido

Todo lo vivido
Todo lo pensado
Todo lo soñado
Todo lo desado
Viaja a ningún lado
Sigue de costado
Queda cual legado
Como lo heredado,
Como por traslado
Sigue recostado
Cerca del tejado
Cerca y alejado
Junto a lo cargado
Duerme aletargado
Y al ser despertado
Vuelve recreado.

Lágrimas

Truena el campanario celestial
Celeste llora lágrimas de sal,
Malestar que se vuelve habitual
Donde todo siempre le resulta igual.
Nunca sale de su caja de cristal
Solamente a dar un paseo virtual.

Sin pensamiento

¿Qué son las palomas sin el viento,
qué es del hombre sin pensamiento?
¿Qué es del mar sin el oleaje,
qué es la boda sin el traje?
¿Qué es del alba sin la tierra,
qué es la madera sin la sierra?
¿Qué son los peces sin el río,
qué es de la nieve sin el frío?
¿Qué es de la tormenta sin el trueno,
qué es esto que cada vez sé menos?

Lo que fuere

Si es fruto del trabajo
O es obra del destino,
Si estafa es desatino
Algunos lo llaman bajo,
Si se asemeja al trueque
Al trocar tiempo, esfuerzo,
Si vale lo que un cheque
Y se cobra con escuerzos,
Si todo lo simplifica
O en falta la complica,
Si es también gratificación
O redunda en emoción,
Si es centro de atención
Ya de cualquier nación,
Si manda sin criterio
O es coima en ministerio,
Si a las personas mueve
O se moja cuando llueve,
Si te saca de apuros
O se cambia por duros,
Si es deuda o agujero
O es cobre en monedero,
Si en números se mide
O con palabras se pide,
Si paga el alimento
O es ladrillo y cemento,
Si me importa un cuerno
O te lleva al infierno,
Si sólo es un invento
O le hacen monumento,
Si sirve a buenas obras
O lloras si lo cobras,
Si sólo es que va y viene
O ayuda y entretiene,
Si es vil metal rastrero
O es cuenta del banquero,
Si es cambio o se acumula
O a la felicidad emula,
Si es tierra para sembrar
O facilita el bienestar,
Si es culpable de males
También tiene sus rivales,
Si es eso o tal vez un poco
O es lo nos vuelve locos,
Si lo damos por perdido
O le encontramos sentido,
Si es causa de distancia
O no se le da relevancia,
Si es un café, un licuado
O es algo del pasado,
Si al mundo lo involucra
Y por ello se lucra,
Si es un mal necesario
O un bien del recetario,
Si mal se distribuye
O al bien lo constituye,
Si es una recompensa
A una labor inmensa,
Si es amo o esclaviza
O si a todo relativiza,
Si sólo es la jactancia
O no le da importancia,
Si se pierde en los vicios
O se gana en los juicios,
Si es modo de intercambio
O no tiene recambio,
Si sólo es pasajero
O un turista de acero,
Si ronda el pensamiento
O te lo trae el viento,
Si es como aire en la rueda
O es sólo una moneda.

Luz

El sol sale para todos
Para todos, sí señor,
Pero de todos modos
El sol sale a lo mejor
Pese al dolor de codos
Del otro lado, señor;
Y si eso nos desorienta
Seguro que no amedrenta,
El sol que nunca nos falta
De Tokio hasta Punta Alta
Sale -pues nunca duerme-
Así no quiera al quererme,
Pues su luz hace alusión
Al hombre y a su ilusión
Que así la viva en poesía
Es grata la travesía,
Con dolores que nunca faltan
En colores, que a la vista saltan,
Con luz disipando la oscuridad
Con luz todo es claridad.

Dónde

 

Aquí comienza la vida
quién sabe dónde termina,
Aquí, sin más preámbulos
sino dónde pudiera ser,
Aquí comienza enseguida
quién sabe cuándo culmina,
Aquí, sin tanto ángulo
sólo es donde puede nacer.

Recortes

 

Entre frases y sentencias
recortan con vehemencia
de una pieza tan singular
como un texto al circular,
pierde sentido lo escrito
y torna breve el escrito
-disculpe si me repito-
perdiendo su integridad,
como si al ser recortaran
su particular capacidad,
miembros, su percepción
y de tal modo esparcieran
su nobleza, su condición
pintando azul con pincel
tan sólo una parte de él.
Con esto tan sólo digo
hay una voz que persigo,
es la voz de aquél autor
de un sentimiento rector,
que los recortes mutilan
sin ánimos de hacerlo
y aún debo reconocerlo
en esas frases anidan
sus huestes, lo que dejaron
de textos que conquistaron
a muchos lectores atentos
que se quedaron contentos
y entonces los recortaron
y a los libros olvidaron.
Así funciona el esquema
de las frases y fonemas,
pero si se siente perdido
entonces busque el sentido
del texto, de lo escrito
lo que transmite el escrito
-disculpe si me repito-.

La luna sobre un charco

 

Buscando la luna en el reflejo
no me dirás que es de viejo,
que el corazón no envejece
da la luz donde todo crece
que florece y que fructifica
y que a todo el mal rectifica.

La encuentro sobre un charco
nítida, como al mar un barco,
que ni el viento precipita
en su tenue movimiento,
y en sutil descubrimiento
es el corazón quien la recita.

Como agua de lluvia

 

Llueve sobre la tierra
sobre los techos
sobre el cemento,
también sobre el pavimento
y sobre las baticuevas,
y todos los superhéroes
dormidos en la ciudad
no hacen más que soñar
un remedio pa´ la verdad.

Soñando ya no con luchas
soñando, soñando están
y los males al acecho
las miserias no se irán
con el agua de la lluvia
que al corazón lavará,
y el cerebro entristecido
no se dará por vencido
con paraguas a las calles saldrá.

Recorriendo las vidrieras
caras largas en la acera
encontrará alguna sonrisa
que viajando a toda prisa
algún charco pisará,
¿encontrará felicidad,
amor, carisma, ansiedad?
Seguramente lo hará
buscando con libertad.

Llueve sobre la tierra
sobre las cabezas
sobre los árboles,
también sobre el campanario
sobre las aves, los trenes,
y todos, todos mojados
mojado el abecedario
las palabras y los bienes
soñando que se secarán.

Algún día nos dirán
por qué el cielo bendice,
y seremos, quién te dice,
como agua de lluvia nomás,
llegando en las estaciones
rechazada y esperada
pisoteada, también amada,
despertando sensaciones
como algarabía, mojada.

Y al irnos habrá una fiesta
con el sol a toda orquesta,
las aves nos cantarán
y todos los corazones
secos, enloquecerán,
ya no habrá superhéroes
el bien se marchitará,
quizás, con tanta sequía,
un día nos recordarán.

Persistencia

 

Escribo y escribo
con pluma de ganso,
tecleo si vivo
escribo y me canso,
y varía lo que digo
lo que dejo en remanso
escribo y le sigo,
al soñar descanso.

Y repito rimas
y versos que auguran
resabios de paz
que en ti se inauguran,
cual si fueran obras
donde voces murmuran
ecos del sol y su haz
de luz que perdura.

En una canción
escrita en poesía
vibra de emoción
tu alma y la mía
cual premonición
de la fantasía,
real situación
de serena alegría.

Persisto escribiendo
en verso y en prosa
tecleando, sintiendo
que no es poca cosa,
y usted lo va viendo
cual profana diosa,
aún sigo viviendo
persisto en la rosa.

Voces de milenios

El celular es una vía
de escape a otro lugar,
nadie sabe muy bien
dónde está, dónde se es,
pues en un santiamén
la mente viaja también
de aquí p’allá y viceversa.
El pensamiento conversa
En aras del porvenir
Del omnipresente presente
Y de un pasado vigente,
El movimiento al lucir
Lo va cambiando de estado
Lo lleva de lado a lado
Tornando al mar inestable,
Volviendo todo descartable
Como una foto o un verso
E incluso el mismo universo
Que como no tiene entidad
Reviste libre identidad,
Y la noche, entre silencios,
Entre ruidos y entre sueños
Nos repite hasta el cansancio
Son las voces de milenios
Que en la aurora todo nace
Que en el día ya reluce
El estigma de las cruces
Cuando la esperanza yace
En la palma de la mano
Que te acerca al de un fulano
Al amigo y al hermano
Pues el mundo es novedad
Que de tantas, infinitas,
El goce en la variedad
Cubre espacios de lucecitas
De imágenes, palabra escrita
Poesía, magia y realidad.

Justifica

Imaginando cosas,
que toma por realidad
Daba vuelta las creencias
Que suponía verdad,
El perfume de las rosas
Que se esparce en libertad
Le dio sentido a sus vivencias
Fructificando en cualidad.

Con una Biblia en la mano
Justifica la insolencia
Con la violencia en la otra
Siempre tiene una sentencia
Que conjetura los males,
Y se olvida que un hermano
Es semejante por tales
Sentimientos fraternales.

Sólo al hacer lo correcto
Se limpia así de impurezas,
Y por un sendero más recto
Donde no crecen malezas
Transita su alma ligera,
Que morigera los pesares
Y si su intuición acelera
va alcanzando certezas.

Espuma de mar

Tan cerca el mar, el cielo
Como tus labios, tus cabellos
Sobre la arena, tu pecho
Entre las nubes tus manos.

Los pies cubiertos de espuma
La mirada, cántaro de lluvia
Cesa al sol, vuelo de gaviotas
Corazón encallado en las rocas.

Es la voz que al aire toca
Suavizante del carácter,
La marea, el pensamiento
El viento se torna horizonte.

Sobre las piernas, la sal
En la espalda un pejerrey,
Cantas sirena en el mar
El cielo es toda tu ley.

Magia y Música

 

La música no sólo amansa fieras
también espanta a los temores,
coincide con tus contradicciones
ronda en tus sueños como esferas.

Repite en ritmos y sentencias
sonidos que otrora fueran ciencias
se quedan grabados en la mente
a veces al acontecer presiente.

Dice cosas más que interesantes
diplomas para genios pensantes
cual dioses que tocan las guitarras
con armonía te quitan de las garras.

Quien oye quizá se vuelva loco
no todo, quizá tan sólo un poco,
y cantando retorne a la cordura
alimento del alma cual verdura.

Encuentra el sabor en una nota
arpegio que la magia denota,
silencio que se toca cual coma
si escucha otra cosa se embroma.

La música subyace al universo
de todo parloteo es el anverso,
de paz es la bandera que levanta
la guerra y el barullo ella espanta.

Pero en todo murmullo reticente
la música es el símbolo elocuente
de un vivir benévolo en la gente
que baila y que canta displicente.

 

Lo que no cambia

El pensamiento
las opiniones,
un sentimiento
el rostro
los pantalones
el ánimo
los humores,
el tono de voz
los amores
el juicio
los temores,
las creencias
las tradiciones
el peinado
la mirada
las sensaciones
las impresiones
las conclusiones
las percepciones,
la cuenta bancaria
la billetera
la postura
la imagen,
la forma
los gustos
el empleo
los vehículos
las decepciones,
los valores
las tenencias
los parientes
los dirigentes
el tiempo
los colores.

 

Poema lúdico

Me tiraste las cartas
e inventaste un futuro,
no parecía tan duro
cual batalla de Esparta;
pero fuiste mezquina
al beber de mi copa
nos quitamos la ropa
caímos en la banquina,
entre tanta insolencia
olvidamos dolencias,
el placer nos excita
y al amar nos invita;
si la piel nos sofoca
respiramos por boca
entre besos y roces
entablamos el goce;
el amor como juego
empieza con el fuego
y termina en cenizas
entre abrazos y risas,
nos dormimos soñando
entre sueños volando
el cielo es el colchón
dulce es tu corazón,
y el hambre me devora
ya no veo la hora
( caníbal sin razón )
de darle un mordiscón.

Compuesto

 

Cobrando intereses al interés
le sacan todo el jugo al ciprés,
te lo prestan, no sólo por interés
también por ponerte un arnés.
No creas que es todo interés
lo piensan por si tal vez te caés.

Pagando intereses al interés
un día quizá hasta te lo creés
que todo conlleva su interés
el prestamista, la tarjeta al revés
pues el lucro no cede interés
quizás un día el juego perdés.

Si atención ese día no le ponés
a la cuenta que tiene interés,
o interesante vos no lo ves
a otro le resulte de interés,
seguro que entonces debés
pagarle un compuesto interés.

El sutil espacio

 

El sutil espacio entre dos
sublime entre la multitud,
en la mente, entre palabras,
hilando fino en el silencio.

Alucinando e imaginando
en el roce de los sentidos,
voy hablando lo profundo
del vacío y la sustancia.

El temor la decepciona
ella esperaba otra cosa,
y vanidosa, en su orgullo,
cual capullo a mariposa
desenvuelta en la pirueta
resuelta a surcar el viento.

Temores de mariposas
que olvidan la eternidad.

Porque a veces avanzar
se asemeja a retroceder,
de a ratos la eternidad
pareciera el instante,
al momento que pasa
y al pasar es olvidado.

De la sustancia, en el vacío
tan profundo voy hablando
que los sentidos me rozan,
e imagino y te alucino.

Mas en el silencio, hilo fino
entre palabras, en la mente,
la multitud en lo sublime
y entre los dos, sutil espacio.

El día

 

Entre el alba y el crepúsculo
late cual poesía un músculo,
con ritmo, pausa y cadencia
que denota ser su presencia.

Y entra la aurora y el ocaso
no pierde la gracia al paso,
si el pensar se torna locura
al sentir entonces lo cura.

Mas luego, en el anochecer
persiste el impulso a crecer,
bajo una tenue luz artificial
sueña con la pura celestial.

El latido se vuelve cíclico
el anhelo tórnase lúdico,
como juega la mariposa
cuando la sombra reposa.

Lo mágico del epicentro
es que se lleva ahí dentro,
y fuera en todas las cosas
palomas, grillos, babosas.

Pensar que ocurre en el día
y que un verso da la poesía,
sentir que el destino sería
el pintar todo con alegría.

Presencia

Se aferra a la vida con tenazas
protege a los suyos de amenazas,
amar es cuidar y querer bien
a veces se preocupa hasta la sien.

Entonces, las manos a la obra
despejan temores cuando cobra
y el tránsito de todo lo vivido
se nutre de dicha, de sentido.

Porque la vida no tiene nombre
palpita en el corazón del hombre
se siente presente en la mujer,
bendice de luz cada amanecer.

 

Rumbo

Decir lo mismo
con otras palabras,
usar las mismas
y decir otra cosa,
variar el rumbo
tan discursivo
nadar el mar
desconocido,
soltar la voz
de la garganta
tomar impulso
y amar el paso,
tomarle el pulso
a la sed vital
cruzar el charco
de lo pluvial,
al pronunciarlo
sentir el alma
brillando en calma
sobre las cosas
y vivenciarlo
como las rosas.

 

Malestares en tu boca

 

Malestares en tu boca
se disparan como flechas
cuando expresas tus enojos
en tu rostro se reflejan
acusando y condenando
con retóricas afrentas.

Mas con el correr del tiempo,
desde tu tierna mirada
emerge el juicio, el castigo
y si a distancia te nombro
regresa la sonrisa esquiva,
la dulce pausa en el habla,
el amor, el gusto, lo digno.

Será que la inestabilidad
es el estado habitual
un modo de comportarse
una manera de hablar,
quizá una forma de pensar
el ser al relacionarse,
con el mundo, con la gente.

Y es quizá al diferenciarse
que se pierde lo singular
el atractivo tan magistral
que entre tanta diversidad
coincide con la igualdad,
y el encuentro lo fagocita
confundiendo la libertad.

Es el tacto el que reconcilia
verdad con la soledad,
se acompaña en la vigilia
los sueños de pubertad
y la realidad no trastoca
si tu boca tiende a besar,
vibrando tu alma se enfoca
desechando el malestar.

Sonidos

 

Te fuiste de compras como haciendo zapping
entre vidriera y vidriera caminaste el shopping,
compraste alpargatas al volver del camping
y en la playa nudista practicaste el running.

El viejo sol se ocultaba tras los rascacielos
el refrescante viento te mecía los pelos
algunas sombrillas cubrían tus anhelos
cuando las siluetas ya no daban celos.

Te metiste al baño pensando en ducharte
en sacar las sales de tu piel al bañarte
mientras yo pensaba otra vez conquistarte
como a un territorio explorarlo con arte.

Y explotó la noche con sonoros ruidos
de autos, de motores, bocinas y sonidos
como dos que se aman juntos en el nido
donde las palabras pierden el sentido.

Aves

 

El chimango que se posa sobre el poste
observando a la distancia nueva presa
es como el apostador, calcula el coste
de su juego para fundir a la empresa.

Y ese ave que cantando por la tarde
sobre el árbol solitario entre la gente
es como aquél laburante sin alarde
que cumple con su labor y tan decente.

La paloma que aletea sobre techos
y se posa en el cableado en la ciudad
es como el observador de los hechos
que al contemplar alcanza libertad.

Y ese ave que se va con la tormenta
a buscar que algún refugio lo proteja
es como quien se cobija de la afrenta
en un abrazo que lo acerca, que la aleja.

El canario que en su jaula no se cansa
de silbarles al aurora y al ocaso
es como quien ve la vida como danza
cordial y sin apuro cede el paso.

Y ese ave que no sé cómo se llama
que cuida a sus pichones hasta el vuelo
es como el hombre que al día le reclama
al buen cielo que le guíe en este suelo.

El sabor de la pureza

 

Ya celebran los pequeños como brujas
los del medio, como muertos vivientes,
y los viejos sueñan con resurrecciones;
el calendario nos propicia diversiones
la limpieza la mantienen los sirvientes
los desechos los reciclan los cirujas,
si el orden es la norma en este juego
el bombero presto a combatir el fuego
con la lluvia que también rinde servicio,
viento y barrenderos comparten el oficio
de los ríos van surgiendo las bebidas
campo y huertas nos proveen la comida,
se amalgaman sociedad y naturaleza
y la vida tiene el sabor de la pureza,
de lo sagrado, con aroma a bendecida,
tal como cuando te sentís agradecida.

Residual

La acidez estomacal
es jodida y hace mal,
la calvicie residual
se reduce con la sal,
levantás muros de cal
y la arena entra igual,
cada tanto un zorzal
canta tras el vendaval
y mirando el ventanal
gente cumple su ritual,
de una charla tan trivial
surge lo trascendental.