DECIR

Se me escapa el día y tengo la sensación de que hay que decir algo, no importa si una pequeña verdad o una gran mentira o viceversa, o en todo caso decir lo contrario de algo ya dicho, vibrante escuálido estúpido inteligente, algo que no se sepa cómo surge la ocurrencia ni hacia dónde se dirige un mensaje como tal, algo sin igual sin final casi casi medieval, adaptado a la cultura de los tiempos que corren, de agitada atención, de inusitada distracción, de los tiempos que corroen las entrañas por la abundante información, mucha de ella descartable, pero toda opinable, y no es loable largar las cosas así como me vienen sin trabajarlas un poco antes, porque tiene que llegar lo dicho y no es capricho, decir lo justo, si breve bueno, si malo ameno, sin susto, decirlo sin pudor, sin pedir algo a cambio, sin cambiar, decir algo que cambie con una segunda mirada, no me tengo que quedar con esta sensación de que el día pasó y no lo he dicho. No, algo tengo que decir y decirlo sin más.

Comente ad honorem

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s